EVOLUCIÓN DEL OJO: LOS SALTOS IMPOSIBLES

Hace unos días, me enviaron a este blog un link con las ‘científicas’ reflexiones que supuestamente explicarían la real posibilidad de que un órgano tan complejo como el de la visión, pudiera haber evolucionado desde elementales sistemas surgidos hace miles de millones de años.

http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/bookjehova03.html

Textualmente, dice lo siguiente en sus inicios:

Para este primer paso puede considerarse posible al ver el fotorreceptor que existe en Euglena, un protista fotosintético que tiene un organelo sensible a la luz, conectado con el flagelo que le permite la locomoción. No se afirma que los ojos de los humanos se remonten al fotorreceptor (eyespot en inglés) de Euglena, solo se muestra que este primer paso es posible en la naturaleza.

Muy fácil se lo ponen al raciocinio y a la lógica, sin necesidad de una inteligencia sobrenatural; solo hay que usar la que Dios nos dio a todos… al 20% de marcha, casi sin esfuerzo. Desde el primer paso, este planteamiento se manifiesta inverosímil. En el caso citado de Euglena, el eucariota fotosintético, se refieren a la mancha ocular, un orgánulo fotorreceptor, propio de las células flageladas.

La mancha ocular permite a las células detectar la dirección e intensidad de la luz y acudir a ella [fototaxis] o alejarse [“fotosock”, respuesta fotofóbica]. Así la célula busca la cantidad de luz óptima para la fotosíntesis. Pero las manchas oculares, aunque pudieran constituir los ojos más simples y comunes existentes en la Naturaleza, FORMAN PARTE DE UN SISTEMA no surgido del azar ni de falsas asociaciones casuísticas de proteínas; en realidad es un servosistema óptico INDIVISIBLE, formado por proteínas fotorreceptoras, y un mecanismo de transducción de señales capaz de generar una respuesta fotovoltaica. Elementos que no serían nada individualmente, que solo son efectivos cuando conforman un conjunto… y que aturde a los más virtuosos ingenieros actuales.

En realidad, estos ‘sistemas visuales’ se revelan en las propias bacterias, y cualquier investigador que intente demostrar que la visión evolucionó desde un factor común, terminará en un siquiátrico. Existen múltiples y distintos sistemas fotorreceptores en bacterias, no uno común… y cada uno instituye un caso de la Complejidad Irreductible presentada por Behe, como evidencia de la EVOLUCIÓN IMPOSIBLE, y de un Diseño Inteligente.

Un trabajo de científicos argentinos, publicado en la edición del 24 de agosto de Science, demostró que incluso las bacterias consideradas no fotosintéticas, tienen un mecanismo que les permite “ver” la luz azul; algo que usan para liberar distintos mecanismos, y el aumento de su actividad. Una respuesta similar a la de las plantas, al inclinarse hacia la luz, ejecutada mediante fotorreceptores con módulos de proteínas denominados LOV [luz, oxígeno y voltaje], con aminoácidos que absorben la energía lumínica.

Fue el hallazgo de una nueva familia de fotorreceptores en bacteria: las LOV-histidinas-quinasas, en las que la molécula sensible a la luz es una flavina, una proteína relacionada con la vitamina B2. Y la primera vez que se establece la activación mediante luz, de una actividad enzimática en una proteína-LOV, en bacteria. También se supo que Brucella, una bacteria patógena conocida por más de cien años y que se pensaba no era afectada por la luz, contiene en realidad una molécula capaz de detectar la presencia de esta y usar esa información para controlar un proceso vital.

Tres años antes, este mismo investigador describió a la ‘fototropina’, un fotorreceptor de luz azul en plantas, que gobierna la orientación de la planta hacia la luz (fototropismo). Una característica del girasol, la flor que siempre ‘mira’ al astro: desde la aurora, hasta el crepúsculo. Esta proteína, descubierta por el Dr. Winslow Briggs en la Universidad de Stanford, hace una década, fue la primera proteína LOV que usa flavina como pigmento fotorreceptor.

Los segmentos LOV (LOV-domains en inglés) aparecen en un gran número de proteínas, en diversos organismos en las que el resto de la proteína pueden ser moléculas tan diversas como enzimas o segmentos que se unen al ADN y controlan la expresión de genes. Ahora bien, ¿cómo puede el LOV-domain activado por la luz, propagar la señal a componentes tan diversos?

Hay distintos LOV domains bacterianos; y todos constituyen un mecanismo complejo… un Complejo Irreductible. La sigla LOV se refiere a un segmento pequeño de estas proteínas complejas, que funciona como modulo sensor de Luz, Oxígeno, o Voltaje (LOV), y la función depende de las distintas moléculas sensoras en el segmento.

La fototrofina y las histidino-kinasa bacterianas contienen flavina como detector de luz; pero también se sintetizan otras proteínas para este efecto. Los detectores de oxígeno contienen el grupo hemo (similar a hemoglobina en glóbulos rojos), casi en el mismo lugar de la molécula donde los receptores de luz contienen flavina. Los detectores de voltaje son segmentos LOV cuyo mecanismo de detección del potencial eléctrico no se ha descubierto aún… y los tres actúan en sintonía; resulta imposible aislarles. Si se anula alguno de los genes codificadores del trío, el sistema deja de funcionar. Así que no se puede entender que cada uno tuvo una función específica en un hipotético proceso evolutivo.

Otro hallazgo fue el de mecanismos de función de las rodopsinas bacterianas, unas proteínas que contienen retinal (vitamina A). Algunas rodopsinas bacterianas funcionan como convertidoras de energía: bombean iones a través de la membrana, en cuanto son activadas por la luz; otras actúan como sensoras de luz de diferentes colores (rodopsinas bacterianas sensoras).

En general, la fotosíntesis es el proceso mediante el cual las plantas, algas y algunas bacterias captan y utilizan la energía de la luz para transformar la materia inorgánica de su medio externo, en la orgánica usada en su crecimiento y desarrollo. Hay dos tipos:

1- Fotosíntesis oxigénica: liberación de oxígeno molecular (proveniente de moléculas de H2O) hacia la atmósfera.

2- Fotosíntesis anoxigénica, no libera oxígeno. Propia de un número reducido de bacterias, como las púrpuras y las verdes del azufre; pues su donador de hidrógenos es el H2S.

También hay bacterias capaces de compensar un bajo abasto de nutrientes, activando fotorreceptores: la fotoheterotrofía, muy común entre las bacterias marinas. Investigadores del Instituto Max Planck, junto a colegas de Alemania y Estados Unidos, analizaron su genoma, y hallaron los genes que codifican el empleo de energía lumínica; millones de ellas pueden verse desde el espacio, como una gran mancha.

Los fotoheterótrofos son muy abundantes; representan el 10 % del plancton marino. Varios microbiólogos marinos del Max Planck analizaron de cerca el ADN de una de las bacterias comunes halladas en costas de muchas partes del mundo: Congregibacter litoralis KT71, aislada por primera vez en aguas cercanas a la isla alemana de Helgoland.

Los experimentos de cultivo mostraron que KT71 es heterótrofa y depende de fuentes de carbono como azúcares y pequeños péptidos. Luego de investigar los datos genéticos aportados por el Instituto Craig Venter en E.U, los investigadores se sorprendieron de hallar todos los genes para la fotosíntesis bacteriana… pues la KT71 no está pigmentada como otras bacterias fotosintéticas.

Los expertos del laboratorio de la Colección Alemana de Microorganismos y Cultivos Celulares (DSMZ, por sus siglas en alemán), pudieron mostrar que cuando sus nutrientes escasean, la KT71 crece mejor con luz. Asumieron que la bacteria pasa de la combustión del carbono orgánico al sistema fotovoltaico, dependiendo de las condiciones ambientales… según dicte su programa en el ADN; si se elimina uno de los genes codificadores, muere. Otro complejo irreductible, conformando un nuevo tipo del ‘ojo elemental’, citado por la defensa evolutiva.

Las cianobacterias también forman su propio complejo irreductible; son uno de los máximos exponentes de bacterias fotótrofas. Su metabolismo forma parte de un sistema, donde todas sus partes funcionan como elementos indivisibles de un conjunto fotosensible:

1- Plastos: En la membrana celular, dentro del citoplasma. Poseen pigmentos fotosintéticos, específicos para esta función. Suelen contener una especie de clorofila [el mismo pigmento que tienen las plantas] conocida como bacterioclorofila, y de la cual existen al menos, 6 tipos diferentes, desde la ‘a’ a la ‘g’

2-Tilacoides: son las vesículas donde se activan las reacciones captadoras de luz de la fotosíntesis y de la fotofosforilación.

3- Ficobilinas: [o ficobiliproteínas] son proteínas que capturan la energía lumínica, que será luego pasada a la clorofila durante la fotosíntesis… sabiendo que todas las proteínas existen porque sus síntesis están inscritas y codificadas en el ADN.

De modo que los pigmentos de los plastos no significan nada en el sistema, sin la ayuda de las tilacoides, que es donde tendrá lugar la reacción fotolúminica. Ni las ficobilinas hacen nada sino están los plastos que serán activados por la luz; ni las tilacoides valen para nada, sin los pigmentos de los plastos ni las proteínas sintetizadas para capturar la energía lumínica. ¡Todo tuvo que surgir junto! Solo un ‘Programa’ pudo generar ese primer ‘ojo’ inexactamente llamado elemental; lo dicta la interdependencia de su funcionamiento.

No se puede hablar de ‘procesos de evolución del ojo’, mencionando como primer paso a un sistema que ha demostrado poseer en sí mismo una complejidad propia de conjuntos diferenciados. Otra evidencia de no-casualidad; una prueba más, de un programa inteligente y hábilmente diseñado, que permitió que distintos factores orgánicos se organizaran y evidenciaran una autonomía de acción, mediante distintos sensores activados al unísono… a nivel de célula.

Abanderados neodarwinistas: si pretenden evidenciar la evolución del ojo humano, desde el precepto de cualquier organismo ancestral, están obligados antes a demostrar que el sistema de ese organismo eónico pudo surgir por modificaciones aleatorias en el tiempo. Y la propia bacteria les dice que eso no es posible; de hecho, la ‘explosión’ de vuestro hipotético periodo cámbrico mostró el complicado sistema de lentes del ojo del trilobites, sin justificación fósil anterior, surgiendo completo, con ojos compuestos, como los de los insectos actuales.

De modo que la próxima vez que se pretenda decir que el ojo humano ‘evolucionó’ desde un organismo eucariota, deben recordar que la bacteria tiene un sistema similar, gracias a una actividad de conjunto, indivisible. Lo que tanto temía el afamado líder religioso:

Si pudiera demostrarse que ha existido un órgano complejo que no pudo haber sido formado por numerosas y ligeras modificaciones sucesivas, mi teoría fracasaría por completo.’ [Charles Darwin]

¡Ahí lo tienes de nuevo Carlitos, en la propia evidencia que tus seguidores pretenden propugnar!


**********

Anuncios

6 Responses to EVOLUCIÓN DEL OJO: LOS SALTOS IMPOSIBLES

  1. jolimu dice:

    Carlos:
    ¿Qué fundamento científico dice que un programa se hace solo? ¿Hay algún programa de cualquier tipo, que haya surgido por sí mismo? ¿Conoces tú alguno? ¿De verdad te parece razonable decir que los 6000 millones de bits de información que contiene el ADN humano surgieron solos?

    Si se quiere evocar a la Ciencia, la única posibilidad es sujetarse a la experiencia científica: y esta dice que todo programa exige una mente inteligente que lo diseñe y condicione. Decir que toda esa información se hace sola, es cualquier cosa menos científica.

    Y ya no se trata solo del humano; hablamos de trillones y trillones de datos ADN programando todas las formas de vida del planeta: desde bacterias, algas, plancton, hasta el resto de animales existentes, + todas las plantas.

    Todo programa precisa de un programador; y si además, la única función de este programa es INSTRUIR sobre cada paso para embrionar, desarrollar, mantener, y reparar vida, entonces se necesita también al INSTRUCTOR que lo hizo posible. ¿O a caso tú ves instrucciones cayendo del cielo constantemente?
    No es un problema de autoestima, es que tenemos neuronas y las sabemos usar; no se puede ir por ahí diciendo incoherencias y barbaridades anticientíficas, y luego jactarse de ciencia, esperando que los demás sean ciegos y no las vean.

    Sobre las enfermedades en el hombre y la muerte como consecuencia, está claro: morimos porque somos hijos del pecado: ‘Muriendo, morirás’ [Bereshit 2:17]. El ADN involuciona [no evoluciona] y eso es la causa de que actualmente haya más de 20000 enfermedades de origen genético reconocido, y que los investigadores coincidan en que tras toda enfermedad hay una componente genética fallando.

    Pero este es un mundo de tránsito. El cuerpo muere, se descompone orgánicamente; mas el espíritu que vive dentro del ser humano, regresa a su dimensión de origen, y es en esa etapa donde debe esperar por el juicio personal, según haya vivido su vida en la tierra, en contra o a favor de las instrucciones y consejos de Cristo.

    Y yo no interfiero en la vida de nadie: este es un blog creado con libre acceso. Si le haces asco, pues no entres; yo no te obligo. Pero eso no convierte en verdad a la mentira evolutiva. Y yo no desacredito a ninguna creencia; simplemente pongo a disposición de todos, cada uno de los elementos tergiversados que han catapultado al mono a la escala humana. Lo único que pretendo es que razonen las barbaridades e incoherencias evolutivas, porque nacieron en el antiCristo, y porque no tienen nada de verdad.

    Por último, no quiero cerrar sin un recordatorio: aunque se hayan esforzado mucho y lo hayan internacionalizado, a nivel casi industrial, enfrentan un obstáculo que convierte a la teoría en mentirosa: sin bacteria volviéndose eucariota, lo único que tienen en la mano es un gigantesco bote de humo: el cuento de la Tía Tata. Y eso no ha ocurrido en ningún laboratorio del planeta, pese a que existen microscopios desde los 1600, y que las bacterias crean millones de cepas nuevas cada 15 minutos.

    La teoría evolutiva necesita presentar la bacteria con orgánulos, que les convierta en Ciencia; hasta ahora, no pasa de ser una filosofía, una forma de convertir en comics, las realidades que aparecen ante nuestros ojos.

  2. Carlos Monacada dice:

    Ok no ai problema con respecto a lo del programador, y por supuesto que nuestro ADN tiene un programador, y eso no implica que un ser superior que nos ve como unos bebes “jugueteando y mordisquendo papas fritas en los Mcdonals” nos halla programado, NO! no puede se el organismo mismo, los hombres en nuestro caso, los que se programan inconcientemente a si mismo? Parece ser que los creacionistas tienen un problema de autoestima, para ellos siempre hay alguien por encima de ellos, decidiendo que pasa en sus vidas y y castigandoles cuando cree segun su criterio cuando se comportan mal, no afirmo que dios no existe, pero miestras no podamos probarlo tenemos que estudiarlo, ah! disculpame pero no recordaba que a dios no se lo puede estudiar.. Si ese ser nos programó, y de una manera perfecta, si es lo que los creacionistas dice (no estoy seguro) que serian las enfermedades o como lo quieran llamar que tienen un origen genetico? las personas que sufren sindromes o malformaciones porque ese ser superior se las otorgó, acaso se comportaron mal en el utero? o cometieron muchos pecados cuando eran espermatozoides?

    No importa lo que la gente crea, cada quien puede creer lo que se le antoje al levantarse en la mañana, lo que no pueden es interferir en lo que otros creen, y intentar comvencer y desacreditar a las personas que no piensan como los creacionistas, disculpen si los ofendí o algo asi, pero es que me da un escalofrio en el estomago cuando las personas se echan a morir por una creencia que para creersela tienen que desacreditar a la creencia rival, estudien sus principios y intenten comprenderlos lo sufuciente como para que puedan defenderla, y haganlo de una manera objetiva sin parcialidades.

  3. jolimu dice:

    No se contradigan: si crearon la Selección Natural, en el sentido de una fuerza mágica, capaz de escoger ‘los mejores’ para subsistir, tendrán que explicar por qué esos seres que ustedes ahora denominan chapuzas lograron vencen todos los obstáculos del tiempo… sin evolucionar, buscándose la vida según su diseño y programación ADN, sin alterarla y sin necesitar para nada de mutaciones auxiliares. Uds. las denominan despectivamente ‘chapuzas’, con el solo propósito de desmeritar la Creación de Dios; muy bien: si todo mejora, según ustedes plantean, bajo la mágica acción del ‘evolucionismo’ ¿por qué esos seres jamás lo hicieron? ¿Por qué se quedaron tal cual fue su diseño inicial?

    Quien ratifica el Diseño Inteligente es el propio ADN: billones de bits de información regulando al milímetro, cada momento de toda vida biológica del planeta: embrión, desarrollo, mantenimiento, procreación. Base nitrogenada, por base nitrogenada, billones de veces, creando enzimas en el momento y lugar en que son necesarias, proteínas cuando hacen falta y dónde hacen falta, sistemas imnunes, sexuales, energéticos… Creando incluso los promotores, los interruptores biológicos que determinarán en que momento se tiene que presentar una síntesis determinada, y cuando debe concluir. Instruyendo, en fin, sobre cada uno de los procesos de la vida.

    Todo está programado; y ya sabes: ¿Conoces tú, en la experiencia humana, algún programa que surja sin Programador? ¿Conoces tú algún manual de instrucciones, en la experiencia humana, que surja sin el Instructor implicado? ¿O una instrucción codificada, aparecida sin codificador?

    Pues eso; continúa dándole al riel con el mazo de goma, yo a lo mío, a lo único que me parece racional… incluso lo de los 6 días.

    Cualquier cosa menos creer las barbaridades de un mamífero hemafrodita jugueteando y mordisqueando yerba en las planicies, y metiéndose luego a hacer submarinismo profundo, para crear él solo 40 especies distintas de ballenas, mientras preaves alagartadas huyen de sus pezuñas, soñando por el momento en que papá-mamá selección natural les ponga alas.

  4. Omydog dice:

    “A mí se me ocurre la pregunta en otra dirección: si ustedes propugnan que todo evolucionó para mejorar, ¿qué situación anterior vino a mejorar ese ‘punto ciego’ que hoy se conoce en los vertebrados?”

    Eso sólo lo propugna el que cree que todo ser vivo es obra de ingeniería. No creo que ningún biólogo que se precie afirme que todo evolucionó PARA mejorar, partiendo de que la evolución no es más que cambio, no tiene dirección ni tendencia hacia la mejora. Lo que actúa preservando lo que en un determinado momento resulta beneficioso es la selección natural, pero el ambiente cambia, y lo que en un momento fue seleccionado hoy día no tiene por qué tener ninguna función, o al menos no una función óptima como lo tendría un órgano acabado de construir. Por eso tu pregunta no tiene sentido, además de que respondes con otra pregunta para no tener que darme una respuesta convincente; bueno, según tú, algún día descubriremos qué utilidad maravillosa tienen los numerosos sinsentidos arquitectónicos de nuestro cuerpo: yo diría que hay al menos tantos aspectos mejorables como unidades operativas existen en nuestro cuerpo, así que tienes trabajo. No hay nada ferpecto, lo que no quita que no sea maravilloso y fascinante el funcionamiento de todo organismo, órgano, molécula o red metabólica (mucho más que visto bajo la perspectiva de alguien que lo dispuso todo para que funcionara así). Y lo del “ADN basura”, que yo sepa son los mismos hombres de ciencia que lo están estudiando. Hay mucho que descubrir, que rectificar y reinterpretar, y siempre será así para el que hace verdadera ciencia. Pero en ningún momento es un argumento a favor del diseño inteligente.

    Y me habla de seriedad alguien que cree que el mundo se hizo en siete días. Lo mismo te digo, para eso ya está Hollywood.

  5. jolimu dice:

    Los links, no son prueba de otra cosa que un punto de vista humano, y este es erróneo, más veces de lo deseado. Si el hombre de Pitlsdown hubiera sido de esta década informática, ¿cuántos links dirigidos a más de 500 tesis que generaron doctorados, no habrían resultado fraudulentos? El propio Nature ha editado artículos que luego han resultado un fraude [jsobre las células madres, sobre la fusión fría…]

    De modo que no se trata de ver quien ha entrado más o menos veces en las páginas de Internet que tratan el tema, sino de dejar patente los criterios individuales, para que los que lean, tengan la posibilidad de compararlos y tomar decisiones.

    Y personalmente, lo que he visto con respecto a la hipotética evolución del ojo humano, es un sin sentido; y este nace desde el mismo momento en que surge un período al que se le quiere llamar cámbrico, con supuestos 540 millones de años anteriores a las personas, en el que surje de la nada un bicho con un sistema de lentes complejos a cuyo fósil se le llamó trilobite, funcionalmente idéntico al de muchos crustáceos actuales. ¿Cómo se puede hablar de una evolución en una especie y no en otra? ¿Por qué se presenta un pez celecanto, como fósil de la prehistoria, si en las aguas del Índico nadan a sus anchas en la actualidad, fisiológicamente iguales, y los nativos usan incluso sus escamas para parchear pinchazos en las gomas de sus bicicletas?

    Por otra parte, sobre el ‘PUNTO CIEGO DEL OJO DE LOS VERTEBRADOS o la DISPOSICIÓN INVERTIDA DE LAS NEURONAS RETINIANAS’

    A mí se me ocurre la pregunta en otra dirección: si ustedes propugnan que todo evolucionó para mejorar, ¿qué situación anterior vino a mejorar ese ‘punto ciego’ que hoy se conoce en los vertebrados?

    Y con respecto a la neurocirugía, esta avanza cada día más… y todo avance es confirmación de ignorancia. Se avanza cuando se aprende algo nuevo, sobre algo que se ignoraba; ¿por qué pensar que ya se sabe todo para definir la disposición invertida de las neuronas de las retinas como una chapuza? En su momento, el hombre estará en disposición de dar explicación a ese hecho… de la misma forma que estará [o no, según el tiempo del que dispongamos] preparado para dar respuestas que resulten algo más que conjeturas con respecto a los muchos misterios del cosmos. Y no hablo de las explicaciones demagógicas que suelen venir trasmitiendo desde Darwin hasta hoy, sino de evidencias.

    Una vez más, les recuerdo que la desviación de la instrucción, llevada a cabo por los pro evolutivos, llegó a describir como ‘chapuzas’ clasificadas como restos de la evolución, a casi un centenar de órganos vestigiales, cuyas funciones específicas y vitales, la Ciencia actual ha ido evidenciando unas tras otras, en la misma medida en que la ignorancia humana ha ido dando paso al verdadero conocimiento. Otro tanto está ocurriendo con el ADN que los evolucionistas, en su ausencia del verdadero dominio científico, y precipitados por sacar a Dios de todas todas, del corazón humano, decidió clasificar como ‘basura evolutiva’ sin importancia. Pero en la actualidad, la verdadera Ciencia, la que no se anda con precipitaciones malintencionadas y parcializadas, ha neutralizado tal descomunal oscurantismo, descubriendo en ese importante 95% de información despreciada por los darwinistas, verdaderas secuencias de datos que estructuran procesos activos y vitales para las células y para el metabolismo de los seres vivos.

    O sea, un poco más de seriedad y menos ficción, que para eso ya tenemos a Hollywood, y no tienen contrincantes a su altura.

  6. Omydog dice:

    (Visto que debido a algún fallo mi comentario se ha perdido en el limbo)

    En resumen:

    1. Falacia:

    http://www.yoevoluciono.com/2008/06/01/la-falacia-de-la-complejidad-irreductible/

    Razonamiento erróneo = conclusión absurda

    2. “Abanderados neodarwinistas: si pretenden evidenciar la evolución del ojo humano, desde el precepto de cualquier organismo ancestral, están obligados antes a demostrar que el sistema de ese organismo eónico pudo surgir por modificaciones aleatorias en el tiempo.”

    Ya se hizo (en 2004): http://www.laflecha.net/canales/ciencia/noticias/200411088

    Actualízate, Jolimito

    3. Tengo gran curiosidad por saber cómo explicarías esto desde el punto de vista del diseño inteligente (copio el párrafo):

    “Pór último, existe otro aspecto, ya esbozado por Darwin, que es incompatible con la doctrina del diseño inteligente: las imperfecciones. La existencia de “fallos en el diseño”, como el PUNTO CIEGO DEL OJO DE LOS VERTEBRADOS o la DISPOSICIÓN INVERTIDA DE LAS NEURONAS RETINIANAS, pueden explicarse bajo la interpretación evolutiva dado que ÉSTA TRABAJA SOBRE ESTRUCTURAS EXISTENTES, modificándolas y adaptándolas sin un diseño previo. Esto produce configuraciones que no suelen ser óptimas, sino solamente funcionales. Cabría esperar que un diseñador evitara estos errores, salvo que hablemos -más que de un diseñador- de un “chapucero inteligente”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: