CONVERSANDO CON DIOS.

mayo 22, 2008

Todo el que sea amante del deporte, o de alguna forma esté vinculado a él, ha conocido en un momento determinado a deportistas con grandes cualidades que, llegado el momento de hacerlas patentes, demostrando la valía personal, en lugar de victoria obtienen fracasos estrepitosos. Es muy posible que en estos casos, el fracaso se deba a que su mente y su corazón no estaban preparados para la alta competición.

San Pablo, a lo largo de su legado epistolar, utiliza ciertas metáforas deportivas, para establecer un nexo con la forma en que debe manifestarse la vida cristiana en lo cotidiano.

El cristiano puede ser comparado a un corredor que lucha por lograr la meta, tal como lo describe Pablo en Filipences 3:13:

“Hermanos, no creo haberlo alcanzado aún; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.”

Sin embargo, hay cristianos que fracasan en ese intento, ya sea porque son inscontantes, se cansan, desvían su atención hacia otros objetivos, etc. Las causas pueden ser muchas, pero el motivo real es uno solo: ‘no ponen su corazón en ello, alineándolo con el Señor.‘Por tanto, la pregunta que debemos formularnos es: ¿Dónde tenemos nuestro corazón? ¿Está nuestro corazón lejos de Dios? ¿Dirá el Creador lo mismo de nosotros, que lo que tuvo que decir en un momento determinado al pueblo de Israel, en Isaías 29:13?:

“El Señor me dijo: Este pueblo me sirve de palabra y me honra de labios para afuera, pero su corazón está lejos de mí, y el culto que me rinde es invento de hombres y cosas aprendidas de memoria. Por eso, con prodigios y milagros dejaré otra vez maravillado a este pueblo; la sabiduría de sus sabios y la inteligencia de sus inteligentes desaparecerán.”

Creo que una de las causas determinantes de la pérdida de la visión y la majestad de Dios en nuestra vida, está relacionada íntimamente con el abandono de algo tan importante como la ADORACIÓN. No hemos hecho suficiente énfasis en la adoración de Dios; no hemos hablado de ello en nuestros círculos espirituales, con nuestros hijos, amigos…; y así hemos perdido cada día un poco más del conocimiento de Dios, permitiendo que nuestro corazón se fuera llenando de otras cosas.

Necesitamos volver a adorar a nuestro Dios, pasar tiempo diariamente a solas con en su presencia, intentando contemplarle; así echaremos leña al fuego de nuestra relación personal con Él. Debemos poner diariamente nuestros planes ante su majestad y, desde una unión íntima, ser obedientes a la voz de Su Espíritu, que nos habla al corazón.

Hay urgencia de conocerle más cada día, estando dispuestos a sacrificar cualquier otra actividad para estar más tiempo a su lado, en actitud de adoración; si lo hacemos así, les aseguro que Él vendrá. Debemos imitar la actitud del niño que le encanta conversar y jugar con su padre; necesitamos ‘acercar nuestro corazón a Dios’.

El Señor Jesús nos enseñó como debe ser la verdadera adoración, cuando dijo que debíamos hacerlo ‘en Espíritu y en Verdad’ o sea, en consonancia con el Espíritu Santo y la Palabra de Dios. Debemos adorar con todo nuestro entusiasmo y alegría, pero, al mismo tiempo, en obediencia absoluta. ¡Es tan importante!

Nuestro corazón se está escapando lejos del Eterno, constantemente se distrae con las múltiples ocasiones que se nos plantea en esta vida gastronómica, automovilística, financiera, y Cibernética; abrumados por los adelantos en las comunicaciones: Video juegos, películas, absurdos programas de TV que lejos de enriquecer, perjudican al Espíritu…

¿Por qué no se detiene ahora mismo y comienza a adorarle? Comience dándole gracias por todas esas ocasiones en que ha acudido en su ayuda, a veces sin que le haya llamado… y a veces también, quizás, cuando ha venido sin que usted lo supiera, librándole de una mala situación que usted ignoraba. No lo deje para mañana; quizás hoy sea su día: ‘Adorar a Dios es unirse espiritualmente con Él‘.

A menudo estamos mucho tiempo con las cosas de Dios, pero hoy debemos dedicarle un tiempo también al Dios de las cosas. Digámosle por tanto:

“Padre, necesito tu presencia, necesito adorarte, necesito abrir mi corazón delante de ti.”

Nadie sabe qué pasará mañana; cualquier momento es el idóneo, ahora es su momento. Haga un balance de su vida delante de Dios, tome decisiones con buenos propósitos, a partir de ‘ya’. Y no me refiero a las buenas intenciones sin programa de actuación, que no le llevarán a ninguna parte, sino a decisiones maduras ante el Altísimo. Ore ante Él para obtener resultados positivos aquí en la Tierra, y excelentes condiciones para esa vida eterna que su Palabra nos promete.

Es lo que el Señor desea de cada uno de nosotros: un compromiso, no vanas palabras sin origen ni destino, que sean llevadas por el viento.

Con cariño, Pastor Daniel.

Anuncios

EVANGELIO, RECHAZO, Y LA CORAZA DEL AMOR

mayo 20, 2008

A lo largo de la historia han existido hombres y mujeres que siempre han sido admirados, ya sea en los perfiles sociales, militares, políticos, artistícos, deportivos… etc.

Es el caso, por ejemplo, del nadador Michael Gross, apodado ‘El Albatros’, campeón olímpico en los Juegos de los Ángeles, en 100 y 200 metros mariposa, con varios records mundiales, que cuando perdió en la final de los 100 ms, en los posteriores juegos de Seúl, recibió muchas ‘profecías’, anunciando que estaba acabado, y que ya no daba la talla en la alta competición.

Sin embargo, este formidable nadador demostró lo equivocado que estaban sus críticos, al ganar, pocos días más tarde, la medalla de oro en 200 ms, en su estilo preferido: el ‘mariposa’.

La gente es terrible; los que en un momento te alaban y te bendicen, más tarde te odiarán, aunque sigas siendo la misma persona. Salvando las enormes distancias, y solo a modo de nexo parafrasal, podemos establecer un vínculo con la situación de Jesús, a su entrada a Jerusalén. Con muy pocos días de margen, muchos malos judíos quisieron primero hacerle rey… y crucificarle después.

Cuando nuestro Señor entró triunfalmente en la ciudad que sería testigo poco después de un hecho que conmovería para siempre los cimientos de la civilización, todos le aclamaban. El grito de ‘Bendito el que viene en el nombre del Señor‘, estallaba en las gargantas de los individuos de la gran multitud que salió a su encuentro, poniendo hojas de palmas a sus pies, e incluso tendiendo sus propios mantos para que ‘Su Cristo’ no pisase tierra.

¡Querían hacerle rey! ¡Darían sus vidas por Él!

Días más tarde, esa misma muchedumbre (quizás con algunas pocas excepciones) chillaba tanto en su contra, que el gobernador romano apenas podía hacerse entender. Ya no querían coronarle y declararse sus súbditos incondicionales… ahora querían matarle.

Ya no ponían sus mantos en el camino para que Él no ensuciase sus pies en el polvo judío; sino que le quitaban el suyo al Maestro, para dejarle desnudo. Ya no estaban dispuestos a perder la vida por su causa, sino que gritaban exigiendo su crucifixión, y que en su lugar fuera liberado un asesino. ¿Por qué? ¿Cuál fue la razón de este cambio?

Solo una: el pecado de la humanidad. Que también es nuestro pecado, porque no hay ninguna evidencia que nosotros no hubiéramos hecho lo mismo de haber vivido en aquellos tiempos. La violencia actual en las calles lo confirma: hijos que matan a sus padres y hermanos, madres que matan a los propios hijos que llevaron en sus vientres durante nueve meses, maridos que matan a sus compañeras de vida…

Jesús dijo: “Si esto lo hacen en mí, ¿qué no harán en vosotros?”

Muchas veces pensamos que nuestra vida puede ser mejor que la de nuestro maestro. Pero es una gran equivocación; si a Él le persiguieron, lo mismo harán con nosotros. A menudo nos preocupamos sin razón, porque no hemos aprendido a vivir independientemente de las circunstancias; nos duele que nos rechacen y nos sentimos bien cuando nos admiran.

Pero esto no es sabio ni tampoco correcto. Debemos aprender a tratar el éxito y el fracaso como a dos impostores que quieren influir solapadamente en nuestras vidas. Si permitimos que los que nos alaban o nos critican tengan alguna influencia sobre nosotros, somos dignos de lástima. Dios nos enseña que debemos aprender a tener gozo, con independencia de los estímulos que nos rodean.

Tenemos un admirable ejemplo en Jesús: fue el mismo cuando quisieron hacerle rey, que cuando lo juzgaban para crucificarle. Supo seguir amando a sus amigos… y a sus enemigos; al punto que llegó a pedir perdón por ellos al mismo Dios que le envió, alegando:

“Perdónalos Padre, que no saben lo que hacen”

Hermanos, todo esto nos indica que si en nuestra vida cristiana buscamos las cosas de arriba, tal como nos enseña Col 3:1, Satanás intentará destruirnos para que la obra de Dios no prospere, y su nombre no sea glorificado. Por eso no debemos permitir que la obra de Dios sufra, ¡por nada ni por nadie! Ella es la razón de ser de nuestra propia existencia.

Quizás habrá momentos en nuestra vida cristiana, en los que seremos vitupereados y calumniados, sin ser verdad (Mt 5:11); no obstante, nuestra oración siempre debe ser la misma:

‘Señor, enséñame a amar a todos los que me rodean, tanto a los que hablan bien de mí, como a los que me critican, porque yo sé Señor, que el trabajo que realizo en tu obra, jamás resultará en vano.’

Siempre tuyo:El Pastor.