DARWIN A POR LAS OLIMPIADAS.

agosto 17, 2008

En estos días en que toda la humanidad confraterniza mientras compite, se me ocurre que hay una práctica que a fuerza de ser repetitiva y exigida, se ha convertido de hecho en un deporte. Dado el tiempo que la teoría de la evolución de las especies lleva de permanencia y prevalencia entre la raza humana, involucrando a la mayoría de los países del globo, se ha hecho merecedora de ser incluida también en los juegos olímpicos.

Y pienso que muy bien podría hacerlo dentro de una disciplina que podríamos llamar: ‘SALTO DE LA VERDAD CON OBSTÁCULOS‘. No hay duda que todos los defensores evolutivos se encontrarían a sus anchas y en inmejorables condiciones de supremacía, dentro de una especialidad en la que indudablemente resultan expertos, y en la que, inexorablemente, no hallarán alternativa competente, ante la opción de la codiciada medalla dorada. Saldrían como favoritos al oro olímpico.

Se ven muy favorecidos por su constancia en el error de la inopia: no enterarse de lo que sucede en el entorno, mientras se declaran emisarios de la Ciencia… aunque esta señale en cada nuevo descubrimiento, hacia una dirección contraria a sus análisis. La inopia es consecuencia de ostracismo; algo ya castigado en la cultura helena. La palabra griega oστρακισμoς (ostrakismos) significa exactamente ‘destierro por ostracismo‘. Se deriva de la palabra oστρακoν (ostrakon): cáscara de huevo, caparazón de tortuga, caparazón en general… todo lo que indique ‘enclaustramiento‘, impidiendo libertad de acción.

La ley del ostracismo surgió por decreto en Atenas, en el año 510 a.C., y no fue más que una coyuntura legal para poder desterrar temporalmente a ciudadanos no gratos o peligrosos para la sociedad… una ley que vendría en estos tiempos, que ni pintada, para permitirle a la verdadera Ciencia, esa escrita con mayúscula, que ocupe el lugar que le corresponde en la mentalidad racional de todos los escolares del planeta.

Visto desde esta perspectiva, la teoría evolutiva se autocondena al ostracismo; se inventa un cuento, y luego se auto impide mirar en cualquier otra dirección, aunque las evidencias les estén indicando constantemente que van por el camino erróneo. Ante cualquier situación de tropiezo obvio, no analizan, sino que se esfuerzan en buscar la forma de tergiversar la realidad, para hacer creíble la inverosímil historia del génesis darwinista.

El agnosticismo que propugna la mayoría del mundo evolutivo, al confesarse ‘agnóstico’, en realidad les define, pues este vocablo proviene del griego a: ‘no’ y gnosis: ‘conocimiento’. O sea, es la postura filosófica del ‘no conocimiento’. Sustentan su posición, alegando que el valor de verdad de las afirmaciones metafísicas respecto a la Creación por parte del Inteligente Yahveh, es ‘incognoscible‘; pero en realidad, lo que hacen es cerrar los ojos ante las múltiples manifestaciones de diseño que muestra la propia Biología de su Creación, para que no les resulte evidente: el acostumbrado error del avestruz, cabeza en agujero protector, pensando que así podrá librarse del peligro.

Todas las revelaciones que evidencian el diseño de la vida, van brotando una a una; salen a la palestra del conocimiento científico, en la misma medida que los investigadores serios no ‘alteran‘ los datos de sus trabajos, para acomodarlos a lo que ellos piensan de la vida, sino manteniéndose libres de cualquier influencia de pensamiento, y subordinándose exclusivamente a las verdades nacidas de sus experimentos.

Horatio H. Newman, pionero en genética, pro-evolutivo, manifestó en una ocasión: “Aunque parezca difícil, el evolucionista honestamente se ve compelido a admitir que no hay prueba absoluta de la evolución orgánica”.

Apoyándole constantemente, la verdadera Ciencia acorrala cada vez más a la Teoría Evolutiva: Jacques Miller es un reconocido investigador científico, célebre por haber descubierto las funciones del timo, por la identificación en especies de mamíferos de dos tipos de linfocitos: ‘T’ y ‘B’, y por las labores de estos. Y aquí se hace indispensable recordar que el timo es el mismo que el ‘desconocimiento agnóstico evolucionista‘ [permítanme la redundancia, como licencia prosista], clasificó desde siempre como ‘residuo y evidencia de la evolución‘, trasmitiendo esa ‘irresponsable ignorancia‘, durante más de un siglo, a millones de estudiantes de Biología de los distintos centros educativos del planeta.

Y este oscurantismo alcanza niveles estratosféricos, cuando se sabe que en realidad, el timo es una glándula que resulta uno de los ‘controles centrales‘ del sistema inmunitario del organismo. Algo muy importante, pues si hablamos de control, implica que se ‘conoce y define‘, qué es lo que hay que controlar… ¡Un programa; una evidencia de diseño! De nuevo, un hallazgo científico niega la absurda casuística evolutiva, que para resultar creíble hace matrimonio de conveniencia con la otra ‘ignorante‘ teoría geológica, de miles de millones de años de transición. Tesis eónicas, por demás fundamentadas en sistemas de datación que en la práctica han demostrado resultar muy falibles, arrojando datos erróneos finales con millones de años de diferencia, al ser usados sobre pruebas, cuyas fechas eran ‘conocidas y recientes‘.

Como dato adicional sobre el Timo, debe decirse que su estructura aparece totalmente conformada en el 3er mes de embarazo, con 12 o 15 g, y sigue creciendo hasta que el individuo logra la capacidad de reproducción sexual; su máximo aumento: unos 30 ó 40 g. Pero, y ahora viene lo más importante, a partir de aquí ‘involuciona‘, atrofiándose poco a poco; el tejido tímico va convirtiéndose en adiposo y conectivo areolar, disminuyendo a unos 10 ó 15 g, hasta casi transformarse por completo… en una bola de sebo.

Es decir, no necesita de la fantasía de millones de años evolutivos, sino solamente lo que ‘Su programa‘ considera: la necesidad de su nacimiento, debido a su manifiesta influencia sobre el desarrollo y maduración del sistema linfático, y sobre la respuesta defenso-inmunitaria del organismo; así como su activa participación en el desarrollo de las glándulas sexuales y el crecimiento del individuo. Una vez realizada esta importante función, el programa de la vida, contenido en las células, determina su final, ordenando su atrofia… pero manteniendo la necesaria información en el ADN, para que el ciclo se reinicie una vez que el ya adulto sea capaz de generar una nueva criatura.

Otra evidencia de DI; para quien no comprenda: DISEÑO INTELIGENTE. Programa, Instrucción y Disciplina; todo lo contrario del caos aliado a la casualidad… y la excesiva y absurda por innecesaria, temporalidad evolutiva, incapaz científicamente, de generar la complejidad de la vida.

Otro ejemplo de negligencia y desidia evolutiva ante la verdad, lo constituye los linfocitos, conocidos como ‘células T’, pertenecientes al grupo de los glóbulos blancos. Son los responsables de coordinar la respuesta inmune mediada por células, así como de funciones de cooperación para que se desarrollen todas las formas de respuestas inmunes, incluida la de anticuerpos proporcionados por los linfocitos ‘B’. Precisamente, la ‘T’ de su nominación proviene del timo, el órgano que los científicos consideraron el sitio de la ‘educación/programación’ de los linfocitos T: su diferenciación a partir de células madre del sistema linfático. Es decir, la experiencia en laboratorios había dejado patente ¡un programa diseñado!; ante  situación de peligro: ¡Respuesta inteligente!

Normalmente, el núcleo de la célula T se comunica con el resto de orgánulos celulares, al transformar ADN en el ARNm que actúa como mensajero entre el núcleo y el resto de la célula… según el programa establecido en la información que aparece ‘inscrita y codificada‘ en la hebra del genoma. Siempre siguiendo esas instrucciones, el ADN fabrica ARN y lo envía fuera del núcleo, al ribosoma, para que distribuya las ‘instrucciones de la vida‘ codificadas y transcritas en este.

Y recientes trabajos de investigadores no parcializados, revelan los ‘pasos de instrucción’ de las células T, capacitándose para su labor de inmunología. Gracias a esto, se vislumbra el desarrollo de medicinas que potencien o impidan su acción en tejidos específicos, según sea necesario, tanto para mejorar el sistema inmunitario como para paliar males auto inmunes.

A finales de la década del 1970, un equipo de inmunólogos llegó a un vital hallazgo: A una oveja le extrajeron líquido linfático de la piel y el intestino. Marcaron sus linfocitos, y luego los reinyectaron en la sangre del mismo animal. El resultado fue contrario al esperado: los linfocitos no custodiaron los diversos tejidos del animal, sino que en su mayoría volvieron a sus sitios originales. Los que provenían del líquido linfático de la piel, allí se dirigieron; y los que provenían del intestino, a ese punto de partida… como si tuvieran un mapa.

Esto causó sorpresa; hasta ese entonces se creía que las células T del sistema inmunológico nacían en el timo y que desde allí circulaban por el torrente sanguíneo y por la linfa, para detenerse en el sitio que detectaran algún problema. ¿Cómo explicar que estas células T procedentes de distintos lugares, viajaran por la sangre hasta hospedarse en el mismo tejido específico que les correspondía a cada una? La pregunta interesó a los inmunólogos porque a partir de esta observación se pensó que se podría aprovechar esta especificidad de las células T para instalarlas en lugares específicos donde fuera necesario combatir tumores, o curar enfermedades auto inmunes de determinados tejidos.

En el 1983, intentando aclarar esta mística conducta de las células T, Eugene Butcher e Irving Weisman [Escuela de Medicina, Universidad de Stanford], trazaron investigaciones distintas, y observaron que algunos grupos de células T, como soldados exploradores, podían distinguir entre pequeños vasos sanguíneos ubicados en distintos tejidos, ya fuera en la piel, o cerca del intestino. Luego, se identificó una docena de receptores celulares y diversas señales químicas solubles, [quimocinas o citoquinas], que auxiliaban a las células T en su penetrar y patrullar tejidos específicos. Una muestra más de un ‘programa de auxilio ‘, un diseño cognoscitivo.

En la década de 1990, Butcher y otros biólogos llegaron a descubrir un ‘código molecular‘ (una combinación de receptores y quimosinas), que orientaba a las células T, para ir a la piel o al intestino. ¡Nueva evidencia de ‘diseño y programa ‘! Sin embargo aun quedaba un misterio crucial. ¿Cómo una célula T recién nacida, sin pasar por el timo, reaccionaba ante la información de receptores que le dictaban alojarse en un área específica?

En los últimos años este misterio ha ido viendo la luz; se reconoció y valoró mejor un grupo de células que actuaban como efectivos centinelas: las células dendríticas, hasta entonces no bien detectadas, pero obviamente ‘programadas‘ para instruir a las células T, orientándolas a destinos fijados. Otra vez, una manifestación de creación inteligente a nivel microscópico.

En la medida que las investigaciones han avanzado, ha ido creciendo el interés por lograr compuestos capaces de modular más específicamente a las células T, evitando que al mismo tiempo no produjeran daños colaterales. El sondeo intenta dirigirlas hacia tejidos con tumores y neutralizarlos, mejorar la producción de vacunas, e incluso tratar males auto inmunes, ya sean de causa viral o genética.

Estos resultados fueron publicados en Science, volumen 316, página 191, 2007.

Tres décadas atrás, se pensaba que la Timosina era una hormona del timo, con efectos clínicos prodigiosos. Ahora se sabe que no es exactamente así, ya que se produce en profusas células, con gran variedad de efectos a distintos niveles. Recientemente, científicos del Instituto de Salud Infantil del Reino Unido la identificaron como capaz de ayudar al corazón a repararse a sí mismo, tras un infarto. Descubrieron que moviliza células del exterior del corazón, hacia su interior, en clara operatoria ‘diseñada y pre-concebida‘, para recuperar el estado saludable; otra evidencia de diseño inteligente.

La timosina beta 4 es una proteína muy conocida en el campo investigativo, por su capacidad de minimizar la pérdida de células musculares cardiacas al producirse un infarto. Ahora también se sabe que la proteína en cuestión repara el corazón, estimulando el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos, con la colaboración de las células que se encuentran albergadas en la capa más externa del corazón. Consecuencia de un programa calculado, en el que se involucra a varios agentes.

Y no es por casualidad, ni por la sabiduría de una ‘selección natural ‘ solo existente en los libros de ciencia-ficción evolutivos… sino obedeciendo al estudio y cálculo inteligente; un diseño del Gran Programador del Universo que muchos niegan, y que pacientemente, está esperando por todo aquel que decida volverse a Él:

“Buscas la Verdad donde no cabe:
tiempos eónicos, lechos de rocas
y fósiles de oscuridades.
¿Tan ciego estás?…
¡Solo tienes que volverte… y mirarme!

**********

Anuncios

CITOCROMO ‘C’: GRAN ALIADO ANTI-EVOLUCIÓN.

abril 7, 2008


“… y confías en que eres guía de los ciegos, luz de los que están en tinieblas,  instructor de los indoctos, maestro de niños, que tienes en la ley la forma de la ciencia y de la verdad. Tú, pues, que enseñas a otro, ¿no te enseñas a ti mismo?” (Romanos 2:19)

CANTATA CITOCROMÁTICA Y OTRAS SINFONÍAS.

Días atrás, leyendo sobre el citocromo, me maravillé de todo lo que este encierra en sí mismo, pese a su ínfimo tamaño. Esta proteína de color oscuro, desempeña una función vital en el transporte de la energía química, en todas las células vivas. Las células animales obtienen tal energía de los alimentos, mediante el proceso de la respiración, mientras las plantas la capturan de la luz solar, por razón de la fotosíntesis… y los indispensables citocromos intervienen en ambos procesos.

Estos, poseen un anillo nitrogenado llamado ‘porfirina‘ que contiene un átomo metálico (de hierro o cobre), que le da su característico color oscuro. Hay tres grandes tipos de citocromos: nominados como ‘A’, ‘B’ y ‘C’. Este último, resulta un componente de la cadena respiratoria mitocondrial de la mayoría de los eucariotas, situado en la membrana mitocondrial interna. Está codificado por el ADN nuclear y se sintetiza como un precursor que posee una presecuencia N-terminal de 61 aminoácidos. Parte de esta presecuencia es separada por una proteasa de la matriz, cuando el polipéptido se inserta en la membrana interna; así, el ‘citocromo C‘ queda embutido con la orientación adecuada.

Considerando a esta proteína como una parte constituyente vital de la célula, nos resulta imposible analizarla sin establecer una relación con esta, su reproducción, y la coordinada interacción metabólica que ocurre en su interior. Por ejemplo, examinemos la reproducción: ¿cuál es el nivel mínimo de información que necesita una célula para que sea capaz de reproducirse?  Y, ¿de dónde sale esa información?

Existen varios enfoques-respuestas para esta pregunta; probablemente el más válido lo ofrece el estudio del organismo unicelular más complejo: el eucarionte. Tal trabajo, proporciona estimados de varios centenares de millones de pedazos de información (100,000/1,000,000 nucleótidos). Otros insisten que un enfoque empírico reducionista sería más racional; es decir, lo que la célula necesita, como mínimo, para poder llevar a cabo la reproducción.

Las cifras dependen en gran medida del optimismo del autor en cuestión, pero, excepto en los casos de extrema ingenuidad, estas giran en torno a 100 proteínas con funciones específicas de duplicación, transcripción y traducción. Fabricar proteínas de forma reproducible requiere información compleja, que debería estar primeramente disponible en forma del ADN o ARN. Mas, como el contenido de información en el ADN o ARN se manifiesta fundamentalmente, en las proteínas producidas gracias a la relación entre ambos, los problemas son semejantes en cada caso.

Analicemos con atención las dificultades inherentes a la creación de la proteína citada unos párrafos antes: el ‘citocromo C‘. Constituye un ejemplo práctico, ya que está muy distribuida en la naturaleza, y es una de las mejor secuenciadas. Debido a que está presente en prácticamente todos los organismos, tendría que haber aparecido en los primeros procesos proteicos a nivel celular, desde los inicios de la actividad biológica en el planeta.

Este citocromo contiene una secuencia de alrededor de 110 aminoácidos, y todos los de más de 100, ya han podido ser procesados en los laboratorios de genética. Por lo tanto, con respecto a tal proteína, podemos tener una estimación razonable y sofisticada de lo que sería necesario para producir, a partir de ella, una molécula funcional. En cada punto de elaboración de los 110 aminoácidos, se puede determinar qué sustituciones son permitidas a lo largo del espectro total de las proteínas secuenciadas.

Por ejemplo, en la posición 93, el aminoácido presente puede ser Phe (Fenilalanina), Met (Metionina), Ile (Isoleucina), o Leu (Leucina). Cada una de estas variaciones generan una proteína ‘citocromo C’, totalmente operativa; así que se puede afirmar que, del uso de cualquiera de estos cuatro aminoácidos en la posición 93, puede resultar una proteína que responda a todas las expectativas sobre ella.

Un cálculo semejante de las posibles variantes para cada posición de los aminoácidos nos puede ofrecer una probabilidad mínima, muy útil, de obtener un citocromo C, debido a mutaciones de aminoácidos. Cálculos cuidadosos hechos por Hubert Yockey (1992) aclaran que una molécula de citocromo C funcional podría ser obtenida en 2 x 1075 tentativas, en caso de que todos los aminoácidos presentes estuviesen en cantidades equimolares y no hubiese moléculas competidoras o esteroisómeros.

Si por otra parte, se aceptan los optimistas cálculos de Sagan, de 1044 aminoácidos presentes en su sopa primitiva, y si pudiéramos simultáneamente añadir un nuevo aminoácido a cada una de las 1044 cadenas en formación, cada segundo, hasta el primer error, se necesitarían 1023 años para tener una probabilidad de 95% de lograr una molécula funcional de citocromo C en este sistema. Haciéndolo de alguna forma evidente: 100000000000000000000000 años. O sea, diez trillones de veces más que la edad que es generalmente aceptada para el universo.

El citocromo C, es una molécula muy liberal comparada con, digamos la proteína histona A3, muy invariable y que presenta solo 3 aminoácidos diferentes entre la genética del guisante de jardín y la del hombre. Para producir una única proteína histona correcta en este mismo sistema, serían necesarios casi 1060 años, con un 95% de probabilidades de efectividad teórica.

Y esto, considerando que solo se formaran enlaces alfa, (los beta péptidos no son procesados en la célula como péptidos naturales) y que no hubiera aminoácidos no-proteínicos competitivos, en un sistema donde tales tentativas pudieran ser ejecutadas. Suponiendo en ambos casos el sistema idóneo para los orígenes, vemos que en realidad no es factible en el espacio tiempo dado; es imposible realizar la síntesis de proteínas en base a ácidos nucleicos, conteniendo información relevante, en el tiempo considerado, pues sería necesario mucho más.

Se ha analizado todo cuidadosamente, para tratar de hallar una solución al dilema del origen de la vida. Aunque se expandieran los cálculos de probabilidades con todas las substituciones funcionales posibles, para una proteína que resulta bien conocida, se aprecia que su obtención espontánea es prácticamente irreal, aún en las condiciones más optimistas. ¿Cómo entonces asegurar que se pueda producir no solo una célula viva, sino los muchos millones que son necesarias, si ni siquiera se logra originar una proteína funcional en los tiempos eónicos propuestos por la Ciencia?

La teoría de la evolución de las especies, a la sombra de una inconcebible selección natural, resulta incapaz de dar respuesta al origen de la primera proteína imprescindible para la formación celular, y se contradice a sí misma en el análisis de base, cuando se calcula el tiempo necesario para la generación de la vida biológica en el planeta. Los argumentos que la nutren resultan insostenibles ante el análisis, pues los cálculos dictan que las reacciones químicas ineludibles, son imposibles de obtener en la práctica.

Lo verdaderamente congruente, es pensar que todo lo existente es un objeto de diseño, cálculo y construcción; una vida pensada por una inteligencia infinitamente superior a la humana, cuya sabiduría, por mucho que ha avanzado, se ha demostrado incapaz de dar respuestas razonables a la lógica necesidad del ‘saber‘, manifiesta desde los ‘¿Y por qué?’ de todo niño, mucho antes de llegar a la edad adulta.

Hurgar en los orígenes, desenterrando tumbas y haciendo disertaciones filosóficas sobre lo que nadie experimentó, no lleva a la humanidad en ninguna dirección; no resulta una actividad constructiva, sino más bien una desafortunada pérdida de tiempo, recursos y conocimientos, que bien pudieran emplearse en el desarrollo de un futuro que mejore las condiciones de vida, la salud y la necesaria alimentación del hombre.

Lo que necesitamos saber de nuestro pasado, ya está escrito por el Creador de todo. Lo verdaderamente importante es mirar hacia adelante con los ojos del Espíritu; hacia el paso siguiente a esta limitada vida material en la que alimentamos carne. Meditemos en la real posibilidad de una vida eterna en otra dimensión, inconcebible para todos aquellos que no son capaces de ver lo invisible, aunque su existencia resulte evidente en el mismo entorno en el que nos desplazamos durante nuestro tránsito terrenal:

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios…” (Romanos 1:19)

La vida, la muerte, y el principio y final de los tiempos, encierran más enigmas de los que la Ciencia puede alcanzar a descifrar, pues ese conocimiento está limitado al Creador Todopoderoso; todos los esfuerzos científicos deben ser dirigidos hacia el altruismo y la conquista de aquello que conduzca al género humano a un mundo más justo, equipartido y honesto. Todo lo que indique avance, dignifica ante el Señor; de la misma forma que todo lo que sea poner en dudas su Palabra, devendrá en resultados negativos personales, en el inexorable momento final al que cada ser humano deberá enfrentarse.


**********

 

 

 


LA EVOLUCIÓN DEL AVESTRUZ

marzo 28, 2008

Permítanme, antes de comenzar el artículo, robarles unos segundos de su tiempo, con un breve testimonio de alguien que convivió con Jesucristo; comió y conversó con Él durante tres años, le observó padecer, le vio morir… y logró verle  resucitado:

La autoridad del Hijo

“Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis. Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida. Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo, para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió. De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida. De cierto, de cierto os digo: Viene la hora, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oyeren vivirán. Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo;  y también le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.  No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz;  y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. (Juan 5:19-29)”

HONOR, A QUIEN HONOR MERECE

La muerte siempre, su senda breve: final físico que cede el paso al espíritu vivificante: 100 años, para los más longevos, y cualquier edad menor para los restantes, en todo punto del planeta. Muy poco, comparado con la posibilidad de una existencia eterna, en una dimensión ajena a la violencia, la vanidad, la envidia…y a todos sus parientes. Nuestra estancia en el mundo, no es más que una gota de tiempo en el océano de la eternidad.

Ahora bien, no se puede permanecer indiferente al hecho de que nuestros días animando carne, en gran medida, ya vienen fijados dentro de la molécula Ácido desoxirribonucleico, más conocido como ADN: el importante componente del material genético de la inmensa mayoría de los organismos, la base química primaria de los cromosomas, y el material en el que los genes están codificados. Un diminuto libro con una inmensa información.

Consideremos el inicio de todo: el embrión humano,  cuyas instrucciones de formación se hallan en los cromosomas. Allí, el ADN codifica toda orden; como un recetario, procesa las proteínas necesarias para el futuro ser, que contará con unos 30.000 genes diferentes, cuyas funciones se intentarán describir, para que se pueda apreciar la inteligencia que se esconde tras su diseño.

De forma sencilla y elemental, se puede comenzar diciendo que si alguien cercano cita esa palabra, inmediatamente solemos asociarla a un buen bistec; y, hasta cierto punto, es un juicio razonable, aunque no todas las proteínas terminan siendo carne. En realidad, somos lo que somos gracias a las propiedades de un conjunto muy variado de ellas. Si nuestro pelo es negro, se debe a que nuestros genes determinan que se cree la melanina responsable de ese color, si tenemos los ojos verdes y no azules, es porque nuestra pigmentación está construida de modo diferente a la necesaria para que sean azules.

Algunas características resultan fáciles de explicar; solo son controladas por un gen o unos pocos. Pero otras conciernen a muchos genes, y exigirían páginas para entenderse. También existen otras inexplicables, que responden a la personalidad del individuo; son las más complejas, muchas veces, las peores, y es preferible ni mencionarlas.

Prefiero que dediquemos un pequeño espacio a las proteínas. ¿Cómo surgen y qué son? Se deben a las uniones de determinados aminoácidos: los ladrillos con los que están construidas. Hay 20 aminoácidos distintos y muy específicos: rasillas grandes, pequeñas, rojas, negras… en fin, toda una gama de propiedades muy bien diferenciadas entre sí.

Estos, se enlazan creando cadenas pépticas, o polipépticas, según su constitución, que una vez maduradas constituirán las proteínas que conforman nuestro organismo o el de cualquier otro ser vivo. Se ordenan de una manera concreta, como una cinta que se va doblando y liando sobre sí misma, hasta resultar una ínfima pelota compacta y muy difícil de deshacer. La proteína, después de plegarse, tendrá un aspecto similar. Estos pliegues condicionarán sus propiedades, y por tanto, las funciones que podrá realizar.

Las enzimas son también proteínas, con una forma especial que les permite unirse a los substratos de la reacción, ayudando a llevarla a cabo. Al final de la síntesis, la enzima libera los productos y regresa a su estado inicial. Su pliegue es crucial; es un catalizador que nuestro propio cuerpo crea para lograr que muchas reacciones químicas precisas en nuestro metabolismo se aceleren, e incluso, que sean posibles. Imaginemos que esta enzima deberá acoplarse a un substrato de forma cuadrada; los pliegues en su estructura deberán formar un hueco de la misma forma, para que ella se ajuste adecuadamente.

Supongamos un error en el montaje, que cambie un aminoácido por otro diferente. Esto podría inducir variación en los pliegues del péptido; quizás el hueco se vuelva triangular. En ese momento la enzima dejaría de funcionar como es debido, ya que el substrato no podría acoplarse. Es como si la enzima fuese un cerrojo, y el substrato la llave. Si está bien montada, el substrato encaja como un llavín en su cerradura. Pero un error de obra haría al cerrojo defectuoso, y el picaporte no funcionará. Es decir, la reacción dejaría de llevarse a cabo, y podría ser un pequeño gran desastre para el cuerpo; así, una enzima puede condicionar el funcionamiento correcto del metabolismo de todo un organismo.

En realidad, esto es solo un ejemplo, pues las proteínas tienen muchas más funciones que esa; controlan muchos aspectos. Un caso palpable, sería un error en la llamada insulina, que implique que esta ya no sea funcional, y no pueda inducir el almacenamiento de azúcar en el hígado. ¿El resultado?: Un individuo diabético.

Otro ejemplo claro de la influencia de las proteínas en nuestras características personales son los grupos sanguíneos. Las diferentes estructuras de una proteína de membrana en los glóbulos rojos determinan el grupo al que pertenecemos (A, B, AB, u O). Algo vital a la hora de la necesidad de transfusión sanguínea por accidente u operación quirúrgica.

Pero, volviendo a los péptidos: obviamente la célula necesita de unas instrucciones de montaje para crearlos. Por si sola, no sabría que hacer con las bases nitrogenadas existentes, pero si accede a la información prevista, no casual, será capaz de formar los aminoácidos imprescindibles para las funciones orgánicas… y esta información está contenida en el ADN, escrita en un código especial: ‘el código genético’. La información será procesada de manera que el resultado final sea una flamante proteína; las instrucciones de montaje de la misma se agrupan en un gen, a veces en varios.

Estrictamente, se considera como un gen aquella fracción de ADN que se transcribe a ARN, y este paso de ADN a ARN se llama transcripción. El ARN es una molécula de estructura y composición similar al ADN. La diferencia funcional más importante es que el ADN se comporta como almacén estable de la información, y el ARN como un mensajero entre el almacén y el procesamiento de esta información. En realidad hay varios tipos de ARN: además del mensajero; pero alargaría mucho este artículo, que está pensado para que resulte básico, elemental, y de fácil comprensión.

Imaginemos al ADN como una gran biblioteca, en nuestro caso, de 46 volúmenes: los cromosomas. Está dispuesta para un químico que necesita realizar múltiples operaciones, (Recordar que solo analizamos aquí la construcción de un nuevo embrión humano, a partir de que un óvulo es fecundado por el espermatozoide) El especialista está frente a su laboratorio, manipulando en diversos equipos, y envía a sus ayudantes (ARNm), a buscar determinada información codificada en la biblioteca, para lograr las reacciones deseadas. Estos datos serán copiados por sus auxiliares, en un papel al que llamaremos ARN, y que luego llevarán ante la sabiduría del laboratorista: el Dr. Ribosoma.

En cuanto este empieza a leer, dará inicio el proceso que terminará con todas las reacciones necesarias y previstas. Se irá montando el péptido codificado en el ARN, a partir de los aminoácidos especificados en las instrucciones transcritas; este proceso de paso de ARN a péptidos se llama traducción. Luego vendrá la maduración del producto sintetizado, hasta llegar a una estructura de proteína utilizable.

Así se producen las proteínas escritas en el ARN mensajero, a su vez codificadas en el ADN; aunque no todo el ADN que es transcrito a ARN codifica para proteínas, pues algunos genes pasan a ARN y no son traducidos a péptidos, sino que realizan funciones vitales en la célula, como por ejemplo, transportar los aminoácidos hasta el ribosoma, o formar parte de la estructura de este último, entre otras.

Más, centrémonos en la biblioteca. El ADN es una molécula enorme, formada por 4 bases nitrogenadas, que se van repitiendo en un orden cronológico. Cada base contiene una molécula de azúcar y una de ácido fosfórico que se unen por afinidad, integrando esqueletos de azúcar y ácido fosfórico, alternados. Es como si cada esqueleto fuera un hilo al cual vamos atando cuencas de cuatro colores distintos: adenina, timina, guanina y citosina; con una peculiaridad importante: forman parejas que son complementarias, encajando dos a dos, como piezas de un rompecabezas.

La adenina con la timina, y la guanina con la citosina; no son intercambiables. Esta propiedad hace que se mantengan unidas las dos cadenas que forman el ADN. Podemos imaginar las dos cadenas unidas, como una tira con dos filas de piezas enfrentadas entre ellas. Su eje longitudinal, partido en dos, descubriría las caras de todas las piezas.

Ahora vamos al siguiente paso: el ARN. Este sería, en el símil bibliotecario, el papel donde los ayudantes apuntarán la información bajo código, para entregarla al r-ibozoma. El papel del ARN, es bastante parecido al de los libros de la biblioteca; es decir, el ARN (ácido ribonucleico), se construye con ‘material‘ similar que el ADN, con una pequeña variación en el extremo de la molécula de azúcar de su esqueleto: un oxígeno más en cada base. Además, los ARN en lugar de la timina del ADN, contienen uracilo. Al final, resulta una cadena sencilla de piezas, con las bases: adenina, uracilo, citosina y guanina, y con un esqueleto morfológicamente diferente.

La síntesis del ARN es similar a la replicación del ADN. La doble cadena de ADN se separa, y hace la función de molde. Las bases del ARN se montarán sobre una de las caras ahora expuestas del ADN abierto, de modo que sean complementarias a la secuencia del molde de ADN. Una vez acabada la réplica en ARN del gen necesario, el mensajero se separará del ADN, y éste volverá a adquirir la forma original de doble cadena. Así, se tendrá una cadena sencilla de bases, con una secuencia complementaria a la del gen que se ha transcrito: un papel con toda la información anotada. El siguiente paso será la lectura por parte del ‘ribozoma‘ que lo traducirá; el decodificador que convertirá lo escrito en el ARN en cadenas polipeptídicas.

¿Cómo se lee esa secuencia de bases que es ahora el gen? Aquí entra en escena el código genético. Las bases del ARN son leídas como palabras; cada combinación distinta de bases, o letras, indica un aminoácido. Sabemos que estos grupitos son de tres, (tripletes). El hecho de que sean tripletes, y no parejas, o cuartetos es pura lógica; la naturaleza utiliza 20 aminoácidos distintos, y si existen 4 bases (adenina, uracilo, guanina y citosina) posibles de ordenar en diversas combinaciones, vemos que si las agrupamos de dos en dos, habrá 16 resultados. Si el código genético se basara en parejas, solo podría tener palabras para 16 de los 20 aminoácidos, y sería insuficiente.

Si las agrupaciones se efectúan con las 4 bases involucradas entre sí, sería excesivo, pues resultarían 256 palabras para describir los 20 aminoácidos: un gasto innecesario de materia. Pero los tripletes, de 3 bases cada uno, dan 64 combinaciones posibles, y aunque sigan siendo demasiadas, responden mejor a las expectativas. La solución aparente, al exceso de palabras ha sido que varias de ellas sean sinónimas; o sea, varios tripletes implican un mismo aminoácido.

Esto, en principio parece ser inútil, y podemos pensar que se podría buscar algún modo para que pudiéramos codificar los aminoácidos con parejas, aunque en última instancia, solo nos faltan 4 palabras. Pero no hay que olvidar que además, el ribosoma precisa de unas señales de puntuación del tipo principio y final, lo que aumenta el número del ‘vocabulario‘ necesario.

Además, los tripletes sinónimos, dan una ventaja que las parejas no poseen: suelen ser muy parecidos, con, normalmente solo una base de diferencia entre ellos. Esto hace que si se ha derivado algún error de copia de ADN a ARN, se pueda salvar en algunos casos, si el triplete resultante resulta sinónimo del original. Algo bien pensado, desde la lógica humana, aunque no definitivo, pues aun hay muchas cosas que podrían saltar a la luz en la misma medida en que la Ciencia continúe su imparable avance.

Una vez ante los ‘tripletes’, el ribosoma leerá la cinta de ARN, comenzando por el extremo con la señal de principio establecida: AUG. Es decir; ‘sabe‘ cómo comenzar a trabajar; es capaz de comprender la orden codificada. Leerá triplete por triplete, y montará una cadena con los aminoácidos que le indica la receta, en el orden explícito.

Por último, el ribosoma hallará una señal de final de síntesis: los llamados ‘tripletes sin sentido‘ o codones stop. Son tres: UAA, UAG y UGA; no existe ningún ARN de transporte, cuyo anticodón sea complementario de ellos y, por lo tanto, la biosíntesis del polipéptido se interrumpe ante cualquiera de estos tres que aparezcan en el proceso. Indican que la cadena polipeptídica ya ha terminado, se soltarán el ARN y el péptido sintetizado, que madurará, se plegará, y estará listo para entrar en acción allí donde haga falta.

Este es, a grandes rasgos, el proceso considerado por algunos como ‘casuístico‘; una de las cuestiones que más debates ha constituido en este blog, derivando hasta el extremo de descalificaciones e insultos que genera la impotencia de críticas coherentes.

¿Es el código contenido en el ADN un Diseño inteligente, o ha surgido por casualidad? ¿Sus señales de ‘inicio‘ y ‘parada‘, de síntesis proteica han sido pensadas por una mente superior, o también derivan del azar? Personalmente, creo que hay demasiado control para pensar en el caos de la casualidad. La verdad está en el corazón del ser humano; cada cual se dará a sí mismo su propia respuesta. No hagamos como el avestruz, que por miedo esconde su cabeza, pensando que así se librará del peligro. Un animal de características únicas, que jamás tendrá pretensiones de ‘evolucionar‘ hasta águila o ‘involucionar‘ desde ella, según instruye Job 39: 13:

“¿Diste tú hermosas alas al pavo real, o alas y plumas al avestruz?  El cual desampara en la tierra sus huevos,  y sobre el polvo los calienta, y olvida que el pie los puede pisar, y que puede quebrarlos la bestia del campo.  Se endurece para con sus hijos, como si no fuesen suyos, no temiendo que su trabajo haya sido en vano; porque le privó Dios de sabiduría, y no le dio inteligencia.” 

Las mentiras vuelan por el mundo, mientras las verdades aun se están poniendo los botines; pero la bota de la verdad, una vez sobre la patraña, impedirá que esta vuelva a levantar el vuelo nunca más.

**********