‘RECIBIR DANDO’, NO ‘DANDO PARA RECIBIR’

mayo 22, 2008

Nos movemos en una sociedad en que la mayoría de personas viven bajo una incertidumbre económica. De hecho, en nuestro país, España, hay un gran índice de desempleo, en comparación a otros países europeos. Pero algo que debemos tener en cuenta es que, si el mundo basase su vida en los fundamentos bíblicos, podría mirar el futuro con optimismo y confianza.

Quizás muchos de vosotros os estéis preguntando: ¿Por qué? Pues porque hay un principio económico muy importante que no mencionan los especialistas de las finanzas, analistas y sociólogos:

‘Todos los recursos que aprovechamos para generar ingresos o utilidades, le pertenecen a Dios’.

O sea, Dios es dueño de todo. Si nos vamos a las páginas de la Biblia, estas nos enseñan que el propio Creador se presenta como tal, de todo lo que existe; por lo tanto, podemos decir que todo lo que producimos depende de algún elemento que se originó en la Tierra, un planeta creado por el Todopoderoso.

El hombre puede producir casi cualquier cosa, desde, por ejemplo, una barra de pan y mermelada para untarle, una viga de hormigón, o hasta un gigantesco avión de transporte; así como un número casi infinito de artilugios de su diseño. Pero la materia prima de todo depende de lo que Él creó en los inicios de la civilización.

El ser humano se limita a reformar, transformar, mejorar las técnicas de elaboración, perfeccionándolas y haciéndolas cada vez más sofisticadas. Pero la materia está ahí desde el principio; podemos desarrollar nuestra propia capacidad de creación, contando con las sustancias elementales, mas, jamás podremos crear algo de la nada.

Hermanos, Dios reclama como suyo todo lo que nosotros somos o esperamos ser. De hecho, en el libro de Génesis se nos instruye acerca de que el ser humano es la obra suprema de Dios. Gen 1:26:

“Y dijo Dios: «Hagamos al hombre a Nuestra Imagen, y a Nuestra Semejanza. Él reinará sobre los peces del mar, las aves del cielo, y sobre los animales, y sobre toda la tierra, y sobre todos los reptiles que reptan sobre la tierra». Así Dios creó al hombre a Su Imagen, en la Imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó.”

Es cierto que tú y yo no fuimos creados directamente por Dios. Sin embargo, debemos ser conscientes que, gracias a su Ciencia y Sabiduría sí creó el primer hombre y la primera mujer, permitiendo que tuvieran la capacidad de ‘multiplicarse’. Lo logró mediante un complejo aparato sexual sincronizado con un ‘programa’ también de su propio diseño, que aun en la actualidad es objeto de debate entre los científicos agnósticos y los creyentes en una Creación bíblica, tal cual se plantea.

Él creó el ciclo de la vida humana y las constelaciones; todo lo existente: universo, Tierra, nuestro cuerpo, energía y pensamiento, es producto de Su poder creativo, así que todo ello le pertenece a Él por derecho propio.
Además, algo que debemos tener siempre presente, es que Dios tiene parte en nuestro éxito. Por ello, como cristianos que somos, debemos ser fieles en cuanto a mayordomía se refiere.

Para comprender algo mejor lo que Dios hace con nosotros, me gustaría utilizar una ilustración: Imagina que alguien invierte en un negocio que en apariencias puede ser viable, y para ello nos da todos los recursos económicos, humanos y profesionales necesarios. Lo más normal es que, cuando la actividad haya prosperado, el inversor participe de una parte de las ganancias, pues gracias a su apoyo se ha podido llegar a las metas pre-establecidas.

Pues esa misma actitud es la que los cristianos debemos tener con Dios. A Él le debemos todo, incluyendo por supuesto: la vida. ¿No se merece algo a cambio? ¿No tiene derecho a que le entreguemos una parte de nuestro tiempo, trabajo, dones, familia, dinero, etc?. Si nosotros recibimos ganancias gracias a lo que le pertenece, se convierte en ‘nuestro socio‘ y adquiere derechos como tal.

Es cierto que hay cristianos que no entienden todavía que el ofrecer a Dios nuestros diezmos y nuestras ofrendas es un acto de adoración, de privilegio… y también de responsabilidad. El rey David fue consciente es esto, por eso dice, en 1ª Cro 29:12:

“De ti vienen las riquezas y la honra. Tú lo gobiernas todo; la fuerza y el poder están en tu mano, y en tu mano está también el dar grandeza y poder a todos. Por eso, Dios nuestro, te damos ahora gracias y alabamos tu glorioso nombre, pues, ¿quién soy yo y qué es mi pueblo para que podamos ofrecerte tantas cosas? En realidad, todo viene de ti y solo te damos lo que de ti hemos recibido, pues ante ti somos como extranjeros que están de paso…”

Por otra parte, vemos el caso del apóstol Pablo, con una sólida formación teológica, filosófica, jurídica, mercantil y lingüística, hablando además griego, latín, hebreo y arameo. Conocido como Saulo de Tarso, fue un ejemplo de austeridad y de ninguna aspiración material, pues de una situación de bonanza económica, con un puesto de trabajo seguro, como fariseo al servicio de los jefes judíos, cambió a la de paria defensor de cristianos, sin ninguna otra garantía material de futuro, que las ofrendas recibidas de sus hermanos en la fe a través de las donaciones; un ejemplo del uso del dinero que cada creyente deposita en el alfolí de sus iglesias.

Veamos, a partir de Filipenses 4:11, cómo enseña cuál es el verdadero sentido y resultado de las ofrendas a Dios, y las ayudas que hacemos a nuestros hermanos:

“… he aprendido a contentarme con lo que tengo. Sé lo que es vivir en la pobreza y también sé lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo estando satisfecho, que pasando hambre, a tener de sobra, que a carecer de todo. Y a todo puedo hacer frente, pues Cristo es quién me sostiene.. (17): No es que piense solo en recibir; lo que quiero es que vosotros lleguéis a incrementar vuestra cuenta delante de Dios, pues yo ya lo he recibido todo, y hasta tengo de sobra… Lo que me enviasteis fue como una ofrenda de incienso perfumado, como un sacrificio de olor agradable a Dios. Por lo tanto, mi Dios os dará todo lo que os falte, conforme a sus gloriosas riquezas en Cristo Jesús. ¡Gloria para siempre a nuestro Dios y Padre! Amén.”

Dar sin esperar nada a cambio; no permitiendo que seamos esclavos del dinero, sino sabiendo por fe, que Dios proveerá de todas nuestras necesidades si le somos fieles en ese campo. Esa es la enseñanza

“Traed todos los diezmos al alfolí, y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.”(Mal:3:10)

Pastor Daniel.

 


CONVERSANDO CON DIOS.

mayo 22, 2008

Todo el que sea amante del deporte, o de alguna forma esté vinculado a él, ha conocido en un momento determinado a deportistas con grandes cualidades que, llegado el momento de hacerlas patentes, demostrando la valía personal, en lugar de victoria obtienen fracasos estrepitosos. Es muy posible que en estos casos, el fracaso se deba a que su mente y su corazón no estaban preparados para la alta competición.

San Pablo, a lo largo de su legado epistolar, utiliza ciertas metáforas deportivas, para establecer un nexo con la forma en que debe manifestarse la vida cristiana en lo cotidiano.

El cristiano puede ser comparado a un corredor que lucha por lograr la meta, tal como lo describe Pablo en Filipences 3:13:

“Hermanos, no creo haberlo alcanzado aún; lo que sí hago es olvidarme de lo que queda atrás y esforzarme por alcanzar lo que está delante, para llegar a la meta y ganar el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Cristo Jesús.”

Sin embargo, hay cristianos que fracasan en ese intento, ya sea porque son inscontantes, se cansan, desvían su atención hacia otros objetivos, etc. Las causas pueden ser muchas, pero el motivo real es uno solo: ‘no ponen su corazón en ello, alineándolo con el Señor.‘Por tanto, la pregunta que debemos formularnos es: ¿Dónde tenemos nuestro corazón? ¿Está nuestro corazón lejos de Dios? ¿Dirá el Creador lo mismo de nosotros, que lo que tuvo que decir en un momento determinado al pueblo de Israel, en Isaías 29:13?:

“El Señor me dijo: Este pueblo me sirve de palabra y me honra de labios para afuera, pero su corazón está lejos de mí, y el culto que me rinde es invento de hombres y cosas aprendidas de memoria. Por eso, con prodigios y milagros dejaré otra vez maravillado a este pueblo; la sabiduría de sus sabios y la inteligencia de sus inteligentes desaparecerán.”

Creo que una de las causas determinantes de la pérdida de la visión y la majestad de Dios en nuestra vida, está relacionada íntimamente con el abandono de algo tan importante como la ADORACIÓN. No hemos hecho suficiente énfasis en la adoración de Dios; no hemos hablado de ello en nuestros círculos espirituales, con nuestros hijos, amigos…; y así hemos perdido cada día un poco más del conocimiento de Dios, permitiendo que nuestro corazón se fuera llenando de otras cosas.

Necesitamos volver a adorar a nuestro Dios, pasar tiempo diariamente a solas con en su presencia, intentando contemplarle; así echaremos leña al fuego de nuestra relación personal con Él. Debemos poner diariamente nuestros planes ante su majestad y, desde una unión íntima, ser obedientes a la voz de Su Espíritu, que nos habla al corazón.

Hay urgencia de conocerle más cada día, estando dispuestos a sacrificar cualquier otra actividad para estar más tiempo a su lado, en actitud de adoración; si lo hacemos así, les aseguro que Él vendrá. Debemos imitar la actitud del niño que le encanta conversar y jugar con su padre; necesitamos ‘acercar nuestro corazón a Dios’.

El Señor Jesús nos enseñó como debe ser la verdadera adoración, cuando dijo que debíamos hacerlo ‘en Espíritu y en Verdad’ o sea, en consonancia con el Espíritu Santo y la Palabra de Dios. Debemos adorar con todo nuestro entusiasmo y alegría, pero, al mismo tiempo, en obediencia absoluta. ¡Es tan importante!

Nuestro corazón se está escapando lejos del Eterno, constantemente se distrae con las múltiples ocasiones que se nos plantea en esta vida gastronómica, automovilística, financiera, y Cibernética; abrumados por los adelantos en las comunicaciones: Video juegos, películas, absurdos programas de TV que lejos de enriquecer, perjudican al Espíritu…

¿Por qué no se detiene ahora mismo y comienza a adorarle? Comience dándole gracias por todas esas ocasiones en que ha acudido en su ayuda, a veces sin que le haya llamado… y a veces también, quizás, cuando ha venido sin que usted lo supiera, librándole de una mala situación que usted ignoraba. No lo deje para mañana; quizás hoy sea su día: ‘Adorar a Dios es unirse espiritualmente con Él‘.

A menudo estamos mucho tiempo con las cosas de Dios, pero hoy debemos dedicarle un tiempo también al Dios de las cosas. Digámosle por tanto:

“Padre, necesito tu presencia, necesito adorarte, necesito abrir mi corazón delante de ti.”

Nadie sabe qué pasará mañana; cualquier momento es el idóneo, ahora es su momento. Haga un balance de su vida delante de Dios, tome decisiones con buenos propósitos, a partir de ‘ya’. Y no me refiero a las buenas intenciones sin programa de actuación, que no le llevarán a ninguna parte, sino a decisiones maduras ante el Altísimo. Ore ante Él para obtener resultados positivos aquí en la Tierra, y excelentes condiciones para esa vida eterna que su Palabra nos promete.

Es lo que el Señor desea de cada uno de nosotros: un compromiso, no vanas palabras sin origen ni destino, que sean llevadas por el viento.

Con cariño, Pastor Daniel.




ABORTO SÍ, ABORTO NO… ¿DÓNDE ME PONGO?

febrero 5, 2008

Febrero 5/2008

ANALIZANDO EL ABORTO

En días recientes, el tema de interrupción de embarazo ha copado las informaciones de primera plana del panorama nacional. En la Generalitat, regida por el tri-partito, un médico abortista fue a prisión preventiva, junto a dos de sus más estrechos colaboradores. Están acusados de delito de aborto, asociación ilícita e intrusismo y falsedad documental. Los investigadores de la Guardia Civil aseveran que ejercían abortos ilegales en casos de avanzado estado de gestación.

Algo más al oeste, la capital madrileña ha sido testigo del cierre de dos clínicas por supuestas irregularidades. Incluso hay referencias de agresiones y amenazas de muerte ejercidas sobre algunas operarias de ambos centros. El caso de Barcelona se halla bajo investigación judicial, de modo que no se sabrá hasta dónde alcanzó la violación legal, hasta que el juzgado correspondiente se pronuncie.

En la Comunidad de Madrid, presidida por el Partido Popular, las clínicas hablan de una auténtica “caza de brujas”. Las clínicas abortivas han cerrado filas y se han reunido para debatir cómo enfrentarán su futuro.

No sé qué piensan ustedes al respecto, pero mi olfato me dice que esto no huele bien; creo, aunque no tengo pruebas para confirmarlo, que ante tanta demanda y cantidad de dinero que representa esta práctica, muchas clínicas abortivas están toreando la ley. He escuchado en la cadena Ser un comentario acerca de ‘niños‘ (lo siento no puedo llamarlos de otra forma) de seis y siete meses, recién extraídos del vientre de la madre que luego son pasados por una trituradora, como si de un pollo se tratara.

Los reportes oficiales dicen que cerca del 90% de los abortos se realizan en los 3 primeros meses; según el Ministerio de Sanidad, solo el 2% de las interrupciones se efectúan sobre gestación de más de 5 meses. Pero, pese a estos informes, el pensar que en esos centros de ‘salud’ se extraigan niños perfectamente formados y se trituren igual que se hace con documentos ‘comprometedores’, me pone la carne de gallina. Que solo se haga con uno, ya es un crimen; si son 1000… deduzca usted.

El aborto en España solo se libra de delito en estos casos: denuncia de violación, taras físicas/síquicas graves y riesgo inminente para la vida, o para la salud física/síquica de la madre. Los médicos acuden al recurso por excelencia para sus dictámenes: la ecografía; pero esta no es infalible y a veces los galenos tardan en percibir las anomalías… o se equivocan en sus percepciones, pues son humanos.

¿Qué pasa si se firma que un niño es anormal sin serlo? ¿Está dispuesta la madre a correr ese riesgo, con tal de desembarazarse del hijo que no le apetece recibir? Ahí lo dejo.

Soy consciente de lo que representa para una mujer un embarazo inadecuado;  la sociedad está sometida a muchas presiones: falta de trabajo, padre ‘accidental’, hijo nacido de adulterio, ninguna prisa por parir, etc.

– ‘Si nos deshacemos de un gatito, ¿por qué no de un ‘fetito‘?’

Mala deducción y peor praxis; se gesta lo que se gesta, y eso no puede cambiarlo nadie. Ya pueden los pro-abortistas quedar sin voz, alegando que el bebé aun no nacido solo es tejido amorfo; es humano desde el instante de la fecundación, pues todo el ADN necesario para abrirle al mundo ya está en el óvulo y comienza su ciclo de vida. Imagine su piel formándose, sus huesitos, sus pequeños músculos… no se estaría deshaciendo de un gato o un perro; ¡ES UN MARAVILLOSO Y DIMINUTO SER HUMANO!

En días anteriores, las clínicas privadas amenazaron con dejar de practicar abortos, debido al trato mediático, el silencio de los políticos y la presión de los grupos católicos. Su portavoz concluyó que esto redundaría en un grave problema para el Estado.

Así que consideran que están haciéndole un favor a la sociedad… mientras se forran a costa de la desesperación ajena. Todos tendremos que pagar por nuestros actos. ¡Qué el Señor les ilumine para que empleen los conocimientos adquiridos en curar enfermedades! Eso siempre será una digna actitud ante el Creador; el servicio a los demás nos enaltece ante sus ojos y nos limpia de mucho pecado. Pero parar una vida es un crimen, no hay otra.

Por cierto, no todos los que se oponen por cuestión de fe son católicos; yo no lo soy. Todo el que se sienta atado al Creador de alguna forma, estará contra esto, sea musulmán, judío o cristiano. Quizás incluso haya otras religiones que no conozcan a Dios y piensen de la misma manera; eso quiere decir que están cerca de Él sin saberlo.

Con respecto a la velada amenaza de ‘grave problema para el Estado’, me parece que en realidad lo que ocurre es que perciben un inminente riesgo para sus bolsillos y acuden al chantaje burdo y vil de siempre; desde que el primer humano vio peligrar sus intereses.

No se quiere hacer el bien; si fuera así, sería gratuito. Desde el momento en que se extiende una factura, ya se está lucrando; hay mucho más dinero en juego del que se puede pensar: una vez más, el maldito peculio que les permite adornarse con buenas ropas, joyas y peinados, entorpeciendo corazones y arrastrando cada vez más a la deshumanización y la barbarie.

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo, (ACAI), cuyo pomposo nombre no logra encubrir toda la ignominia que cometen, ya planteó una variante en la ley para poder continuar ingresando esas sumas importantes:

Eva Rodríguez Armario, presidenta de dicha entidad, a la que pertenecen 31 clínicas en toda España, 22 de las cuales sólo pueden practicar abortos dentro del primer trimestre de embarazo, planteó lo siguiente:

“Es fundamental que se cambie por una ley de plazos, la que hay en la mayoría de los países europeos. Lo ideal sería hasta las 12 semanas. Y a partir de ahí, una ley de indicaciones como la que tenemos ahorano hay que temer dar libertad a las mujeres en el control de la maternidad si eso se acompaña de una actuación completa en materia de educación y acceso real a la anticoncepción. Así podríamos avanzar hacia situaciones como la de Holanda, que aunque tiene la ley menos restrictiva de Europa, posee el número más bajo de abortos voluntarios”.

¡Cuidado con el todo vale!, pues parafraseando la última expresión, según la verdad contenida, sería como decir: “Así podríamos acercarnos a Holanda, que aunque tiene la ley menos restrictiva de Europa, posee el número más bajo de crímenes autorizados.”

La Pelota está en manos de los políticos; el PSOE despenalizaría la ley de buen grado, no me cabe duda; solo hay que leer el contenido de su ‘Educación para la Ciudadanía’, para saber qué piensan al respecto… pero no se la juegan. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y la multitudinaria manifestación pro-familia que tuvo lugar muy recientemente, les hace pensar que incluso dentro de sus filas hay raciocinio y proyecto del hogar.

Ojalá se levante un político con carisma, convicción y fe, haciendo todo lo posible para que esta sociedad dedique un poco de tiempo a reflexionar sobre sus propios valores; quizás al anegarse en la verdad anidada en sus corazones, asuma el papel que el Señor desea que todos apoderemos, sin distinción de raza, nivel cultural o pensamiento.

No tengo nada contra el sexo; no hay sensación comparable a los momentos de placer que genera… dentro de un matrimonio bien estructurado y reflexionado. Conocer a alguien y subir a la cama sin más, sin dudas tendrá consecuencias; en ese caso, la responsabilidad siempre será nuestra. Por ello, quiero hacerles partícipes de un comentario de una anciana, escuchado hace muchos años, siendo yo un chaval, dentro de un autobús. Iba dirigido a un grupo de chiquillas que entró con el alboroto característico de su edad, mirando a todos con chispa inquieta:

– ¡Siiiiiii, abran bien los ojos, ábranlos bien… y cierren sus piernas hasta que llegue el momento de tenerlas abiertas!

Yo mismo cometí un error en el pasado con respecto a ese tema, dando un consejo que jamás debió haber salido de mi boca; aun lo lamento. Por eso digo ahora: si alguna mujer está leyendo esto y se siente involucrada, sepa que hay un Dios que comprende todos nuestros fallos y está dispuesto a perdonar y ayudar; pues esta vida no es más que un proceso de filtrado en el que todos vamos soltando lastre con cada error que cometemos. Nos depuramos en un periodo de selección que, aunque similar por la metódica, nada tiene que ver con la de la universidad o del trabajo nuevo, sino con una vida mejor, sin penas y eterna.

Di no al aborto; busca un sitio de privacidad, apoya tus rodillas en el suelo y pide al Señor que te ayude a salir adelante. Por amor, Jesús nos dice:

“¿Es muy pesada tu carga? ¿Te aflige tanto que no sabes en qué dirección encaminar tus pasos?… Pues dame tu carga y sígueme; yo la llevaré por ti.”

Ese amor genera nuestra fe en Él; ya no habrá más temor, ni miedo, ni el pánico inundará nuestro corazón. Te aseguro que Él está pendiente de que le llames; si tomas su mano ya no volverás a estar sola y tendrás su amparo. Pon a prueba mis palabras y te sorprenderás del resultado; su promesa viene acuñada por el apóstol Pablo, que tenía revelaciones de Él, entre ellas, la versión de Cristo sobre el amor:

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no envidia, no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor es total.” (1ª Co 13: 4-7)

¡La paz y la sabiduría del Señor Jesucristo estarán con quien le clame!

**********