LAS ADVERTENCIAS DEL CIELO.

febrero 18, 2013

18 de febrero del 2013

“…el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. Y si todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! [2Pe 3:10-12]

La noticia del meteorito que cayó al congelado lago de Siberia la mañana del pasado viernes 15 [colisión detectada en Alaska, a 6,500 kms de distancia] es algo especial: mientras prensa mundial, ciencia, y curiosos, buscaban el trayecto Sur/Norte del asteroide 2012DA14, el aerolito sorprendió a todos yendo Norte/Sur (Siberia está debajo del Polo Norte) evidenciando que no hay relación alguna entre ambos fenómenos. Si la trayectoria del meteorito era opuesta a la del asteroide, no era ni parte de este ni una roca acompañante. La diferencia de trayectoria señala a dos objetos cósmicos distintos, con planos orbitales diferentes. ¿Fue Azar?

CráterHielo

La ciencia, alarmada cada vez que coinciden raros fenómenos en el tiempo, sin poder explicarlos, acude al azar. Ya antes de Darwin, los enemistados con Dios combatían vs las Escrituras; puestos de acuerdo, se unieron mas tarde quienes mostrarían al mundo, como teorías ‘científicas’, mentiras sobre Biología y Geología.

Y, ¿puede considerarse azar una Biología precedida por la instrucción ADN? Si hay instrucción no hay azar, sino diseño, programa… inteligencia. Y, ¿puede ser fiable un método de datación de rocas, ajustado a un solo isótopo, si muchas veces coinciden en una roca disímiles isótopos? ¡No! Esa técnica daría tantas edades como isótopos. Pero una roca no puede tener varias edades al mismo tiempo. Así, vemos que lo que nos cuentan no siempre es lógico ni cierto… y que la seudociencia no es Ciencia.

El azar niega el diseño que grita bajo el microscopio, igual que el mito de las eras geológicas niega la Creación de Dios. Con esos dos bastiones, el ateísmo llevó el engaño a institutos y universidades. Pero, volviendo al tema meteorítico: ¿Puede considerarse azar la advertencia apocalíptica, si vemos que se está cumpliendo?

Con 17 metros de diámetro y una masa de 10.000 toneladas, el meteoro siberiano liberó una energía de 500 kilotones, 30 veces mayor que la bomba de Hiroshima. La detonación rompió los cristales de casi 100.000 viviendas. Las autoridades de la provincia calculan las pérdidas en 1.000 millones de rublos (25 millones €). Hubo más de mil heridos y algunos edificios se clausuraron hasta poder reparar los daños debidos a la onda expansiva generada. La pregunta es: si una sola roca de 17 ms de diámetro provocó tanto daño, ¿qué pasaría si cayeran muchas de golpe?

La historia de la humanidad recoge muchos meteoritos desde la antigüedad. Cada cierto tiempo, un asteroide o un meteorito chocan contra la Tierra y provoca daños de distinta intensidad, según tamaño. En el último siglo y medio aparecen muchos registrados en España; ej: los de Molina de Segura, Murcia, 1858 y Madrid, 1896. En 1994, uno de más de un kg impactó en un automóvil que circulaba por la carretera de Andalucía, dentro del término municipal de Getafe; y no son todos.

En Manchuria, China, se recogió uno de 2 toneladas. En Perú cayó otro el 15/9/2007 que hizo un cráter de 30 ms de diámetro y 20 de profundidad. En octubre 2008, un meteorito del tamaño de un coche, de casi 60 toneladas, cayó sobre el desierto de Sudán. Fue el primero en avistarse con horas de anticipación a su entrada en la atmósfera. Han caído y caen, por todo el planeta.

Y en 1908 cayó lo que se cree fue un trozo de un cometa helado, al no hallar restos. Detonó en Tunguska, también en Siberia. El evento, de muy alta potencia, taló miles de árboles y provocó incendios. Aniquiló fauna y flora en un área de más de 2.500 kms cuadrados y liberó una energía 300 veces mayor a la bomba de Hiroshima.

Testimonios de la etnia local tungus (nómada de origen mongol) citan que ‘brillaba como el Sol’. En Kansk, a 600 km del impacto, hubo barqueros precipitados al agua y caballos derribados; las casas temblaban, y los estantes y objetos de loza se rompían debidos a la onda expansiva. El maquinista del ferrocarril Transiberiano paró el tren temiendo un descarrilamiento, pues notó que vibraban tanto vagones como raíles.

Meteorito1908

La explosión se detectó en el Reino Unido, a miles de kms. de allí. Rompió ventanas, y su onda expansiva hizo caer a gente que estaba a 400 km de distancia. Durante varios días las noches brillaron en áreas de Rusia y otras zonas europeas; se podía leer tras la puesta de sol sin necesidad de luz artificial. Los observatorios del Monte Wilson y el Astrofísico del Smithsonian (continente americano), reportaron reducción en la transparencia atmosférica de EEUU, durante varios meses.

Sabiendo que esto lo provocó un simple bólido aéreo, sin impacto, ¿es injustificado el temor a los meteoritos rocoso-metálicos que amenazan? Se cree que el diámetro de un cráter meteorítico es alrededor de 10 veces el diámetro del meteoro que impacta, y que el daño producido supera en mucho a las cifras hasta ahora consideradas. Y el peligro no es infundado; se conocen las órbitas de alrededor de 15.000 asteroides, pero se revelan más a diario, gracias a fotos de satélites, y a telescopios amateurs, aunque no hay datos suficientes para deducir las trayectorias de estos.

O sea: el peligro es real. No se trata de meter miedo con ‘el tío la vara’ ni ‘el coco’ ni el ‘hombre del saco’; está ahí, latiendo sobre nuestras cabezas. Es algo científico. Y las Escrituras avisan de desastres venidos del cielo, antes que el hombre conociera el telescopio: el caso de Sodoma y Gomorra, que veremos abajo, es uno. La ciencia ha localizado físicamente miles de ellos; sin embargo, se insiste en no darle importancia: “No pasa nada’ ‘sería mucha casualidad’, ‘lo de la Biblia es un cuentito’, etc…

Según su tipo, en el espacio hay unos 20 tipos de órbitas diferentes. Y según su característica, hay unas 14 (circular, eclíptica, elíptica, síncrona, etc). En relación al cuerpo específico, otra diversidad más. Ej: En el contexto de la Tierra se observan más de 10 órbitas diferentes (geocéntrica, geoestacionaria, polar, tundra, etc).

Y pese a la variedad orbital, perturbaciones gravitatorias mutuas, y excentricidades de órbitas planetarias, los planetas asumen su rol en el complejo movimiento interestelar, sin colisionar. Y eso no es índice de azar, sino de diseño. El que existan tantas órbitas distintas, con masas colosales, y pese a ello no colisionen, muestra la poderosa inteligencia que hay detrás, al control de todo. Es muy fácil especular sobre un pasado que nadie vio; pero: ¿quién responde a la incógnita que vemos hoy?

Los astrónomos actuales, enemigos de Dios la inmensa mayoría, intentan siempre vincular a los astros con la hipotética explosión del Big-Bang. Por ej: Bill Cooke, jefe de la oficina de meteoritos del Marshall Space Flight Center de la NASA dijo que la piedra celeste del viernes llegó posiblemente del Cinturón de Asteroides: lo que se cree depósito de material residual de la formación de los planetas… 4.500 millones de años atrás. Datación basada en la absurda técnica de desintegración de isótopos descrita más arriba; la que si se siguiera su pista, sin intervención de la conveniencia ateísta, dice que una roca con varias parejas de desintegración, tiene por narices tantas edades como las que señalen dichas parejas. Algo irracional y anti científico, pues una roca solo puede tener una edad: la de su formación.

Aun más si hay isótopos más tardíos en zonas exteriores que en la interior. Ej: uno exterior que diga que la roca tiene 4 mil millones de años, mientras otro interior dice que tiene 10 mil años. O sea: que el contenido sea miles de millones de años más joven que el contenedor. ¿Acaso no pueden ver la locura del planteamiento?

Lo que algunos llaman ‘mito bíblico’ ha sido científicamente declarado posible por la ciencia. Y no digo que apoyen la Biblia, sino que la realidad de los hallazgos, y el trabajo de investigación de NASA y otros, no solo no logran desmentir la Biblia, sino que, aun sin desearlo, apoyan la posible certeza de las advertencias de las Escrituras.

Miguel Belló, director general de la empresa Elecnor Deimos (Área tecnológica del Grupo Elecnor, uno de cuyos sectores es el Aeroespacial), con unos 500 ingenieros, afirmó que la amenaza de los asteroides “no la ha inventado Hollywood”. Dice que “La duda no es si un asteroide va a chocar contra la Tierra. La pregunta es cuándo”.

Y si se sabe que más de 15.000 están orbitando sobre nosotros, y cada día aparece uno nuevo, no creo irracional el meditar en los avisos bíblicos, muy anteriores a que los hombres puedan confirmar la realidad de la amenaza avisada. “Quien advierte no es traidor”, dice el sabio refrán popular. El hombre tiene, no solo las advertencias de Jesús, sino también de Isaías, que en 24:1-13 anuncia el fin de la humanidad.

‘Apophis’, un asteroide de 300 ms de diámetro y millones de toneladas, es una de las amenazas. Los científicos lo estudian con gran interés pues, según cálculos, hay un riesgo remoto de que choque contra la Tierra en las próximas décadas. Y en las últimas horas el asteroide se ha acercado tanto que les ha movilizado para recabar nuevos datos y calcular mejor su trayectoria; mejorar la vigilancia.

Apophis

¿Es creíble Isaías, el profeta del 740aC que vaticinó sobre el fin? Veamos: Predijo el nacimiento de Cristo (Is 9:6; 42:1) y su crucifixión (Is53:5), 740 años antes de ocurrir. Anunció la redondez de la Tierra [Is 40:22], cuando toda carta náutica exponía un planeta plano. Isaías 13 predijo, 2 siglos antes de suceder, la caída de Babilonia, por igual motivo que Sodoma y Gomorra; dijo además que sería tomada por los medos, tal como recoge la historia. En 13:20 auguró que jamás la habitaría ser humano… y ahí están sus ruinas sin habitar, en Babil, a 100 Km de Bagdad.

El fin del mundo es la única profecía bíblica que aun no se ha cumplido. El hecho es: si todas las anteriores sí, ¿por qué no pensar que la del fin del mundo también? Y Sodoma y Gomorra, símbolos del pecado y la perversión, destruidos según el Génesis por Yahvé con una tempestad de fuego y azufre como escarmiento, son una evidencia meteorítica; un legado de advertencia.

El director de empresa espacial, Alan Bond, y Mark Hempsell, titular de aeronáutica en la Universidad de Bristol, afirmaron que lo de Sodoma y Gomorra fue un meteorito. Tal deducción partió de la información aparecida en una tablilla de arcilla exhibida en el Museo Británico, rescatada en el siglo XIX de las ruinas del palacio de Nínive por el arqueólogo victoriano Henry Layard. Con forma de escudo, luce un texto escrito en caracteres cuneiformes que relata el suceso. Como mínimo, el análisis indica que un asteroide impactó contra la tierra en esa lejana fecha.

Tablilla

Todo se detalla en el libro: “A Summerian Observation of the Koefels Impact Event”. Y por si eso no probara la destrucción y/o existencia de Sodoma y Gomorra, los informes anteriores de otros arqueólogos sobre el hallazgo de restos de incendio de dos pueblos extintos y contiguos de la zona, lo corroboran, lo hacen posible.

Jesús advirtió sobre el fin necesario para la purificación del planeta; dijo que “las potencias celestiales serían conmovidas”. Pero también promete que quienes le acepten, se arrepientan de sus pecados, se bauticen en las aguas, y luego le sean fieles, serán salvos. Y esa promesa va más allá de la salvación del fin del mundo, que sin duda será algo terrible para quienes estén vivos en esa época… pero no lo peor.

El verdadero tormento es el espiritual no el físico, pues la muerte libera del tormento físico; se deja de sufrir en la carne cuando se muere. Pero, al ser el espíritu inmortal, su dolor es eterno. Quien muera en sus pecados, sin haber reconocido y aceptado a Jesús como puente de reconciliación con Dios, deja su cuerpo físico y entra al sitio espiritual donde pagará el precio de punición según sus actos en la tierra: el infierno.

Esto es cierto, y no me cansaré de testimoniar de ello, pues me juego la salvación de mi alma si me callo. Seamos prudentes, y no insensatos; oigamos sus avisos sobre el castigo que asolará a cada humano que muera contraviniendo sus ordenanzas, y aprovechemos el tiempo que Dios nos da para hacernos acreedores de su promesa.

**********

Anuncios

4ª Capciosidad antiCristo que Orbita en Red. (Cont.)

julio 13, 2012

[Capcioso: (Del latín captiosus; raíz: captio = engaño) Proposición hecha para confundir o engañar a un interlocutor o auditorio]

[4-¿Por qué un gran número de cristianos siguen creyendo en el inminente fin del mundo cuando el Nuevo Testamento dice claramente que el Apocalipsis iba a ocurrir 2000 años atrás?]

Esta tergiversación se basa en la frase de Jesús (Mat 24:34, Mar 13:30, y Luc 21:32):

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.”

En ella se fundan para decir que Jesús aseguró que el fin sería durante aquella generación, y que por tanto, al no cumplirse, la Biblia miente. Pero Jesús no se refería aquí al Apocalipsis, sino a la destrucción del templo y los sufrimientos del pueblo judío, por no haberle aceptado como el Mesías anunciado, pese a todas las pruebas en forma de milagros que les dejó.

Mateo, Marcos y Lucas, mezclan abruptamente dos asuntos diferentes en ese capítulo de la profecía. Pero si leen desde el inicio verán que primero Jesús cita la destrucción del templo de Jerusalén cuando en un ataque de vanidad sus seguidores llamaron su atención sobre la belleza del santuario. El Señor anunció lo que pasaría al pueblo judío por no aceptarle como enviado de Dios, y por desatar sobre Él toda la maldad que más tarde descargarían.

Luego cruzaron al Monte de los Olivos, frente al templo, y sus apóstoles le piden que les explique cómo será el fin del mundo; es allí donde ocurre la profecía apocalíptica. Y es allí donde les detalla las señales del fin, aclarándoles que antes de eso sería necesario que el evangelio fuera llevado antes a todas las naciones. Son dos cosas distintas. En aquel tiempo los escribas tomaban nota todo lo rápido que podían, y al parecer, al transcribir mezclaron destrucción del templo con Apocalipsis, como si fueran dos hechos inmediatos.

Su 1er vaticinio vio cumplimiento tres décadas más tarde: en el 70 dC, siendo Vespasiano el emperador, el general Tito cercó Jerusalén, destruyó el templo y masacró cada judío que topó en su camino. Se inició así la última diáspora, que concluyó al fin de la 2ª guerra mundial cuando, proviniendo de distintas partes del mundo fueron reagrupados en el Israel que conocemos hoy.

Fue esa destrucción del templo lo que Jesús afirmó que ocurriría en ‘aquella’ generación: “Les digo que no quedará piedra sobre piedra”.

El antiCristo se vale de personas de cierto nivel intelectual para confundir, presentando esta tergiversación como evidencia de que el Señor mintió… para que el mundo piense que la Biblia no es creíble, que no confíen ni en las promesas ni en las advertencias de Jesús; pero sobre todo, para que no se arrepientan ni se bauticen ni sean salvos. Sin embargo, vemos que uno de los presentes cuando Jesús habló, el apóstol Pedro, poco después profetiza con convicción en 2Pe 3:3-9:

“…en los postrimeros días vendrán burladores, andando según propias concupiscencias, Y diciendo: ‘¿En dónde está la promesa del advenimiento de él? Porque desde el tiempo en que los padres durmieron, todas las cosas perseveran así como desde el principio de la creación’… pero no olviden que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. No es que el Señor tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios.”

Puede verse que 2 milenios atrás Pedro ya está advirtiendo sobre los burladores de hoy. Pero en realidad las dudas ni siquiera deberían haber existido, pues el propio Jesús reveló el tiempo del fin, en el diálogo de Luc 21:7-9:

Y le preguntaron: ‘Maestro, ¿cuándo será esto? ¿Y qué señal habrá cuando estas cosas hayan de comenzar a ser hechas?’ Él entonces dijo: “Mirad, no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: ‘Yo soy’; y, ‘el tiempo está cerca’; por tanto, no vayáis en pos de ellos. Pero cuando oyereis guerras y sediciones, no os espantéis; porque es necesario que estas cosas sean hechas primero; mas aún no será el fin.”

Mat 24:14 y Mar 13:10 puntualizan más sobre el tiempo del Apocalipsis:

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.”

¿Acaso esa generación predicaría Su evangelio en todo el mundo? ¡NO!; la iglesia recién nacía; muchas pruebas vendrían sobre ella y toda la humanidad hasta el fin que auguró el Señor. Él no dijo que vendría antes que ellos murieran, sino cuando hubiera sido predicado su Evangelio en el mundo entero. Aun hoy, no han oído hablar de Jesús cientos de millones de personas en pueblos, desiertos, y selvas del planeta. Así, está claro que, aunque las señales ya se ven, todavía no ha llegado el tiempo…

A instancias del Espíritu Santo, pidiendo yo una Palabra sobre esto, tres veces seguidas se abrió una misma página del libro de revelaciones que, junto a la Biblia convencional, constituye las Escrituras de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El libro de Doctrinas y Convenios. Allí, en 45:16-30 Jesús puntualiza:

[Y lo manifestaré claramente, como lo manifesté a mis discípulos cuando estuve entre ellos en la carne, y les hablé diciendo: Por cuanto me habéis preguntado acerca de las señales de mi venida, en el día en que venga en mi gloria en las nubes del cielo para cumplir las promesas que yo hice a vuestros padres, pues ya que habéis considerado como un cautiverio la larga ausencia de vuestro espíritu fuera del cuerpo, yo os enseñaré cómo vendrá el día de la redención y también la restauración del Israel disperso.

Y ahora veis este templo que se halla en Jerusalén, al cual llamáis la casa de Dios, y vuestros enemigos (judíos) dicen que esta casa jamás caerá. Mas en verdad os digo, que la desolación vendrá sobre esta generación como ladrón en la noche, y este pueblo será destruido y dispersado entre todas las naciones. Y este templo que ahora veis será derribado, de manera que no quedará una piedra sobre otra. Y acontecerá que esta generación de judíos no pasará sin que se verifique toda la desolación que os he dicho acerca de ellos.

Decís que sabéis que el fin del mundo viene; y que sabéis que los cielos y la tierra pasarán; y en esto decís verdad, porque así es; mas estas cosas que os he dicho no pasarán sino hasta que todo se cumpla. Y esto os he dicho acerca de Jerusalén; y cuando venga ese día, será esparcido un resto entre todas las naciones; mas serán recogidos de nuevo; quedando hasta después del cumplimiento del tiempo de los gentiles.

Y en ese día se oirá de guerras y rumores de guerra, y toda la tierra estará en conmoción, y desmayará el corazón de los hombres y dirán que Cristo demora su venida hasta el fin de la tierra. Y el amor de los hombres se enfriará, y abundará la iniquidad. Y cuando llegue el tiempo de los gentiles, resplandecerá una luz entre los que se asientan en tinieblas, y será la plenitud de mi evangelio; mas no lo reciben, porque no perciben la luz, y apartan de mí su corazón a causa de los preceptos de los hombres.

Y en esa generación serán cumplidos los tiempos de los gentiles…”]

Hasta aquí. Es la verdad de la profecía bíblica. Ya se ven las señales dadas por Jesús… pero aun no es el fin. Como dato importante, decir que esta revelación, dada en Kirtland, Ohio, EEUU, fue registrada oficialmente el 7 de marzo de 1831, mucho antes de la 2ª guerra mundial, cuando tuvo cumplimiento esa promesa del Cristo sobre la restauración del Israel diseminado. Asimismo, algo más adelante, en el versículo 63 hay otra revelación importante:

“… oís de guerras en países extranjeros; mas he aquí, os digo que están cerca, aun a vuestras puertas, y dentro de pocos años oiréis de guerras en vuestras propias tierras…”

Esa nueva profecía vio cumplimiento 30 años más tarde, en el 1861, cuando comenzó la guerra de secesión americana. Es otra sorpresa que apoya la verdad de las revelaciones de las Escrituras.

No me cansaré de repetir que, más allá de eso, la credibilidad bíblica es visible en muchos hallazgos tardíos de la Ciencia humana… instruidos milenios antes en la Biblia. Por ejemplo:

-Siglo XX: La Ciencia descubre que los continentes tienen un subsuelo quebrado, definiendo la Tectónica de placas como causa de terremotos. 5 milenios antes Gen 7:11 instruye:

“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día se rompieron todas las fuentes del abismo…”

Siglo XX: hallan fósiles marinos en el Himalaya (840mts); 5 milenios antes, dice Gen 7:20:

“Quince codos más subieron las aguas, después de cubrir los montes más altos.”

-Siglo XX: Descubrimiento del ADN; 4 milenios antes dice Sal 139:16:

Mi embrión vieron tus ojos; y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.”

-Siglo XX: Se deduce que el universo está en expansión; 5 milenios antes, Gen 1: 6-7 dice:

“Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión.”

Así se inició el universo: en expansión, según la orden de Dios… y aun hoy continúa. La Biblia es creíble; y no solo eso, sino imprescindible para poder volver al sitio de donde vinimos, pues todos somos Hijos de Dios. Espíritus creados por Él, a Él retornaremos si le somos fieles; de lo contrario habrá que ir al reino de su enemigo. Y allí no hay más que dolor.

Cada cual, según su corazón, se sintonizará o con la verdad de Cristo o con la ficción que niega la evidencia que la verdad pone inexorablemente en el camino de cada persona. Y así será hasta que Jesús venga y exponga a la luz, para juicio, lo que hoy oculta cada humano.

**********


ARREPENTIMIENTO: ANTÍDOTO DEL CASTIGO

noviembre 29, 2011

Noviembre 29/2011

Oíd, quienes conocéis la rectitud sin obrarla; oigan, aquellos cuyo corazón les acusa. Abrid vuestro oído y sed sabios. Examinad la roca de donde fuisteis separados, y la cantera donde os compraron, pues el hombre es polvo y al polvo torna, pero el espíritu es eterno… y entre agua viva y fuego se hallan sus moradas.

De Dios nació la ley; en Cristo está el poder para consumarla. Jesús dio sus espaldas al azotador, y su mentón a quienes tiraron de su barba; su rostro jamás se escondió de la humillación ni del escupitajo de los diablos. El Padre siempre estuvo sobre Él, y aunque su cuerpo resultó pedernal de vergüenza ante los hombres, solo fue un tiempo de instrucción y advertencia necesarias; el Perfecto volverá como Rey para juzgar la causa humana y apartar sus elegidos. El León de Judá está a las puertas; ¡clamad al Juez antes de su llegada! En su tribunal ya no habrá clemencia con las tramas.

Jesús es amor, sí, fuente de afecto y amistad fiel si le buscan con corazón agradecido; pero debe responder en justicia ante su Padre, y por tal razón no permitirá que nada impuro contamine la eternidad que aguarda por la obediencia humana. La pureza es la meta inexorable; si no nos descontaminamos, no podremos entrar con Él. Y como el espíritu es inmortal por diseño Creador, deberá asumir su inmortalidad en la esquina opuesta: el reino de las calderas, las antípodas del Cristo, donde satanás ejecutará su mando sobre los que desecharon la puerta abierta al Cordero que salva.

¿Quién contenderá con Él? ¿Quién está a la altura de creerse su adversario? Látigo, espada y fuego hay en su boca: en sus juicios sentencia firme sin apelación válida. ¿Quién teme al Señor? ¿Quién obedece su Voz? El mundo se hunde cada vez más en sus tinieblas; cada vez más se traiciona a sí mismo, jactándose con indignidad de su impureza. Se entrega al eterno enemigo de Dios; se da a la voluntad de aquel que le encadenará para siempre al yugo del infierno. Flama real, porque real es la Palabra.

Muere la carne y el espíritu sale de su cárcel humana. ¿Y a dónde va? El justo, al paraíso, a esperar allí la venida del Señor, el día en que, empezando por Su iglesia, ejecutará juicio sobre toda la especie humana.

Pero el que en vida prendió fuego y sopló sobre centellas, mientras tarde Cristo arderá en su propio ardor; entre las llamas que animó será incinerado sin muerte, pues en perpetua angustia se verá aquel que no se arrepienta de sus pecados. Nadie escapará si no alinea su brújula íntima con el Hijo de Dios.

Rómpase ante Él, mientras esté en vida, y ruegue su perdón con corazón contrito, bautizándose en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Y aun no saldrá indemne si no lleva luego una vida de observancia, esforzándose con ahínco ante todo acecho de pecado. “Sé fiel hasta la muerte, y Yo te daré la corona de la Vida” — Dijo Jesús en Apocalipsis 2:10.

Sin ser fiel hasta el fin, no se obtendrá visado para ir a Dios. Se dan palmaditas, se dicen unos a otros lo bien que lo hacen; halagan y son halagados, condecoran y son condecorados. Gente de a pie, reyes, gobernantes, teólogos, sacerdotes… cada cual según su vanidad, egolatría y soberbia busca con ahínco la gloria humana. Lo malo hacen bueno, y lo bueno malo; y si alguien alza la voz mostrando el error, le tratan como a apestado. Y así es en la calle, en el trabajo, el gobierno… hasta en la iglesia es rechazado quien amoneste con la Palabra de Verdad en la mano, solo por cumplir con el deber ante el Juez que viene a juzgar a todos, comenzando por su casa.

Cada cual solo oye  la voz de sí mismo… o de quienes acarician sus oídos con lisonjas; mientras, la Verdad se desgañita en un mundo de sordos que se cree sabio. Surca el error la falsa complacencia; mas si se obra mal, creyendo obrar bien, ¿qué se obtendrá? Sembrar en terrenos del error es cosechar frutos de error; no hay otro resultado. Se ignora que así como el autoengaño lleva a la perdición por violación de la ley, la autocrítica conduce a perfección y salvación, por la obediencia a la misma ley.

La ley no sale por tedio; Dios no decretó sus estatutos porque se aburría, sino porque establecerían una frontera en Su proyecto humano. No se fundan ordenanzas para que sean violadas sin secuela. Donde hay ley, espera con paciencia la justicia; la ley es el fundamento del juicio. Así como un inmueble no se levanta sino cuando se han establecido antes cimientos sólidos, así la legislación no se crea si no está ya construida la balanza. Y esta juzgará sin obstrucción, milímetro a milímetro, con cota de plomada. Allí donde esté la violación de la ley, primará sin falta la ejecución de la sentencia firme, según la ley vulnerada.

Así, solo en Cristo hay esperanza; solo en Él se borran las violaciones de la ley, si hay firme determinación de cambiar las estructuras personales y vivir según aconseja que vivamos. ¡Solo el río de agua viva puede apagar el fuego del diablo! La desobediencia de las propias personas prenden la mecha de un explosivo cuyo detonante son: mala cabeza, dura cerviz, fornicación [homosexualidad incluida], hechicerías, homicidios, alcoholismo, drogadicción, idolatrías, mentiras, y todo lo malo que el razonamiento mundano pretenda justificar como bueno.

Se acerca el tribunal de Cristo; continentes e islas serán aquilatados. Vivos y muertos, ya sabiéndolo, ya ignorándolo, darán cuenta de sus actos. Levantad los ojos y luego bajadlos, pues todo lo que está sobre nuestras cabezas se esfumará como humo; y la tierra se fundirá como cuando se acrisola el oro: millones morirán carbonizados.

¡Volveos a Cristo; huid de la llama que no se apaga! ¡Volveos a Él, quienes dicen que hay demasiadas religiones para creer que la Verdad está en una sola! ¡Buscad al Redentor, los que argumentan que igual porción de fe tienen Mahoma, Buda, y otros líderes espirituales con los que el enemigo de Dios ha enredado a tantos! ¡Clamad a Jesús y arrepentíos, pues solo Él se entregó en la cruz para limpiarnos de pecado! ¡Ningún otro! ¡Solo Él es el resucitado que salva! No hay otra vía alternativa ni en lo alto ni en lo bajo ni a la derecha o la izquierda. ¡Solo Cristo es la senda que conduce al Edén eterno del Padre! Es ley de Dios: ¡Solo Él regirá el futuro humano!

Creed en Cristo y viviréis; confiad en cualquier otro y estaréis sembrando en el campo del error y del pecado, encadenándoos a pestilencia y flama. El fruto de ignorarle mancha alforjas; el cosechado con fidelidad a Jesucristo es blanco y puro; dará al ser humano el único visado para el viaje sin retorno a la eterna salvación del alma.

**********


LA OMEGA CERCANA.

marzo 14, 2011

13 de Marzo/2011

Japón se empapa en agua… bajo amenaza de fuego nuclear. En estos días todos hemos sido de alguna forma influidos por la noticia de la cadena de desgracias acaecidas allí; difícilmente alguien pueda resultar inmune a las horribles imágenes que han invadido todas las televisiones del planeta.

Lo real de la dantesca panorámica, similar a eventos virtuales llevados al cine en películas de ficción, gracias a la tecnología, superó en catástrofe al diseño humano. Ante los ojos de miles de millones de espectadores en el planeta, grandes rascacielos abanicaron el aire como si fueran de papel.

Luego del sismo, el mar empezó a engullir la costa. Coches, contenedores, casas, trenes, barcos y aviones, compartían un mismo territorio; en cuestión de minutos fueron convertidos todos en vehículos marinos: máquinas sin autonomía, cuya resistencia mecánica era violada por la poderosa fuerza destructora que los destrozaba como juguetes.

Y esa película de la naturaleza se pudo ver repetida dos veces: cuando la furia del mar decidió entrar a tierra firme, y cuando con igual violencia, bajo la succión de los abismos, regresó a su frontera instituida por Dios, restituyendo los límites impuestos por el Todopoderoso.

Lo peor es que el final de la agonía nipona aun está lejos; en los momentos en que redacto estas líneas, se contabilizan los desaparecidos para saber hasta cuánto puede ascender el número de muertos, y mientras millones de personas sufren de una manera u otra las secuelas de la desgracia, se confirma que debido a estos sucesos, varios reactores nucleares amenazan convertir a Fukishima en un tortuoso remake de Hiroshima.

Los cronistas televisivos se refieren a las imágenes de la hecatombe japonesa como ‘apocalípticas’. La destrucción se cebó en el archipiélago nipón con saña múltiple: inundaciones, ruinas de puentes, de ciudades enteras, incendios… y explosiones en una central nuclear.

El resto del mundo solo puede imaginar qué sucede allí desde lejos, frente a la TV, mientras se lleva a la boca un sabroso muslo de pollo, en la calma del hogar, junto a la familia. O disfrutando de su luna de miel en la habitación de un hotel, con el mando en zapping, para pasar del dolor asiático a la retransmisión de los carnavales del Brasil, con mujeres, hombres [y entidades físicas del tercer sexo virtual], mostrando el 99% del cuerpo, y mal ocultando su uno residual, en receta antiestrés que el enemigo de Dios facilita a cada humano que se le abra.

Pero, junto a carnavales, bodas, orgías y placeres sensuales de todo tipo y color, lo de Japón ocurre. Expone cuán vulnerables somos, pese al alto nivel tecnológico logrado. Muestra a nuestros ojos una imagen similar a la que podríamos ver todos, si el Creador decidiera que este es el tiempo de cumplir sus advertencias a la humanidad, habiendo dado a hombres y mujeres oportunidad múltiple para la reflexión personal, la contrición, y el reconocimiento de Jesús de Nazaret como la única vía para obtener su perdón y una vida eterna espiritual en SU paz.

Así, lo racional no es adoptar posturas tipo ‘eso no va conmigo’, sino mirar bien, interiorizar esos hechos con el espíritu que Dios ha puesto dentro de cada persona, e intentar verse a sí mismos en la situación por la que está pasando esa parte de la civilización que decidió confiar en la presencia del buda virtual, antes que el Cristo real… un comentario al margen; no hago ninguna alusión. O quizás sí; perdón si con ello ofendo a alguien.

Es útil reflexionar, no solo sobre la angustia presente y futura de quienes sobrevivan luego de perderlo todo, sino también sobre el futuro de cada difunto, pues la muerte solo es un tránsito. Su dolor acabó con su agonía, solo si vivieron su vida según los preceptos de Jesús, entregándose a Él antes de que llegara ese momento, pues el fin de la vida no es más que la entrada a un pasillo que conduce al tribunal de Cristo.

La muerte es una puerta que se abre a otros dos sitios: al reino eterno y perfecto, bajo el gobierno de Jesús… o al averno, feudo de confinación de los adeptos al enemigo de Dios, los seguidores del antiCristo.

Cuando Jesús habló sobre el fin del mundo, y la gente le preguntó por si habrían posibles señales, el Señor dijo, en Mat 24:6-12:

“…Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad, no os turbéis, pues es necesario que todo eso acontezca; pero aún no es el fin. Pues se alzará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.
Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, ese será salvo
.”

Jesús también dijo que Él era el Alfa y la Omega: primera y última letras del alfabeto griego. Mediante esa parábola instruyó sobre su acción desde los mismos inicios de la Creación del mundo. La omega es la letra que representa el veredicto apocalíptico contra la humanidad; descartar esa última advertencia suya sería cualquier cosa menos inteligente.

En energía nuclear también se usan letras griegas para designar  radiación energética: alfa, beta, gamma. En centros nucleares, cada departamento de protección radiológica se ocupa de las señales que dan estas energías; para cada una existe un sistema de detección y conteo diferente. En los 70 yo trabajé en el control radiológico de un centro así; además de los radiómetros existentes en cada laboratorio, toda persona con acceso a zonas calientes portaba un dosímetro fílmico y otro electrónico. Al final de cada día, antes de fichar la salida, debían dejarse en casillas personales, habilitadas para la medición de dosis individual, garantizando la no contaminación o la descontaminación, según resultados.

Hagamos igual: midamos el grado de contaminación moral del dosímetro de alta eficacia que Dios ha puesto en el corazón de cada uno; tan invisible como indeleble, tan inmaterial como seguro. Hagámoslo mientras estemos a tiempo, antes que la radiación omega entre. Por favor, nadie insista en su indolencia; se juega qué puerta se le abrirá en su instante inexorable de caída vital,  cuando se corra el video de su vida ante Cristo, el juez que viene.

El que persevere hasta el fin… ese será salvo.”, advirtió antes de ponerse la toga. Y tú que lees, lo aceptes o no, también estás incluido. Dios te bendiga con el discernimiento que lleva a Su salvación.

**********


LA IGLESIA NO ES NOVIA DEL CORDERO, SINO PRETENDIENTE.

mayo 28, 2010

Abril 30/2010

Hace dos mil años, nuestro Dios envió a su Hijo hecho hombre, para fundar un nuevo concepto de Iglesia; desde entonces, el antiCristo se esmeró en crear un antibricolaje especial, con el objetivo de generar desperfectos allí donde fue asentado el camino hacia la perfección. Comenzó la gran chapuza del diablo: dividir la iglesia de Jesús mediante herramientas adecuadas: teólogos ¿cristianos?

El enemigo de Dios, de Cristo, y del mundo angelical del reino íntegro, ha logrado éxitos innegables gracias a la egolatría y vanidad, que conducen hacia la desobediencia al Señor. A día de hoy, la iglesia cristiana tiene tantas confesiones como teólogos supieron hacer el trabajo para el que fueron plantados por el gran distorsionador. Muchas nominaciones cristianas intentan hacerse dueñas de la Verdad… pese a que Jesús instruyó que solo Él es ‘el camino, la Verdad y la Vida, y que nadie llega al Padre si no es a través de Él.’

No hay más teólogo que Cristo; lo que necesitamos saber lo dejó escrito. Si algo no entendemos, solo debemos leer la Palabra una y otra vez, buscando la verdad en oración [y en ayuno si es preciso]. Podemos estar seguros que Él no dejará dudas en ningún corazón ofrendado rodilla en tierra; todo el que le busque con insistencia, hallará la verdad a través del libro de Teología sobre todo libro: la Biblia.

Pero más allá del reconocimiento de la duda individual, está la imposición de la duda colectiva, sobre un pueblo que no tiene ninguna razón para dudar. Y este es el hecho específico de la sutil y peligrosa instrucción que se viene dando dentro de la iglesia, presentándola a bombo y platillo como ‘LA NOVIA DEL CORDERO’… creando esa falsa sensación de complacencia que no lleva a otro camino que al relax de sentirse ya salvos; todo lo contrario del constante estado de alerta que el propio Jesús nos exige asiduamente .

El relax conviene al enemigo de Dios, que enfrenta así a una iglesia semi dormida en la complacencia. Sin embargo, el último testamento de Cristo, Apocalipsis, deja bien claras las cosas en este contexto. Pone puntos en íes, y advierte sobre la ilusoria seguridad que encarama al pueblo de Dios sobre la burbuja del virtual nirvana cristiano: ‘ya somos salvos’. Harto de ver como se distorsionó su mensaje, pasados más de 50 años de su crucifixión, repite lo que advirtió desde el inicio de su evangelio, sobre lo que vendrá a juzgar, el rigor con el que lo hará, y lo que todos debemos hacer si queremos estar junto a Él en el para siempre de su Reino. En Apo 21:9-10, no deja margen al error:

Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y me dijo: “Ven acá; te mostraré la desposada, la esposa del Cordero”. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios…

Es decir, clarifica que la novia no es ninguna iglesia actual, sino la Jerusalén que Él establecerá. La iglesia cristiana de hoy, imperfecta, dividida, e infiel en más aspectos de los que debiera, no puede considerarse más allá de la ‘pretendiente del Cordero’. Y todo se debe al relax confiado, tan conveniente a satanás, que siempre halla fisura para entrar, si estamos relajados. Cristo precisa que no habrá nupcias sin la selección de actitudes que constituirá la imprescindible iglesia íntegra, la Jerusalén celestial, la única novia bíblica.

Mas la advertencia apocalíptica de Jesús no dice nada que no supiéramos ya; solo ratifica lo anunciado siglos antes por los profetas, y lo que Él mismo notificó en su parábola sobre las bodas del Hijo del Rey, en Mateo 22:2-14. La primera vez que el texto bíblico habla sobre las nupcias de Dios, es en Isa 62:5-7:

“Pues como el joven se desposa con la virgen… así se gozará contigo el Dios tuyo. Sobre tus muros, oh Jerusalém, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de Jehová, no reposéis, ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalém, y la ponga por alabanza en la tierra.”

Obviamente, la novia no es una iglesia, sino Jerusalén. Y lo mismo en Jer 2:2:

“Anda y clama a los oídos de Jerusalém, diciendo: Así dice Jehová: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada.”

Y otra vez, en Eze 16:2-8:

“Hijo de hombre, notifica a Jerusalém… Y pasé yo otra vez junto a ti, y te miré, y vi que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo — dice Jehová, el Señor–, y fuiste mía.”

Y finalmente, Os 2:18-20:

“En aquel tiempo haré para ti pacto… Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová.”

Es decir, las Escrituras judías no dejan dudas respecto a la identificación de la novia: ‘La Jerusalén final.’ Y luego, el NT la condiciona dos veces a la lealtad al Señor, puntualizando quién formará parte de la ‘Novia del Cordero’; como presagiando la actual infidelidad de decenas de confesiones cristianas que pretenden todas adueñarse de la Verdad :’

“Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.” [2Co 11:2-3]

“… así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mácula.” [Eph 5:25-27]

Hoy, Jesús nos confronta respecto al ‘cómo’ se siguen sus preceptos. A más de medio siglo de su crucifixión, el Señor ya vio la división lograda por satanás a través de teólogos que fragmentarían su casa, conduciéndola hacia el pecado de egolatría; engreídos humanos, cuya soberbia les hizo creer capaces incluso de enmendar lo perfectamente teologizado por Cristo. Católicos, evangelistas, adventistas, testigos de Jehová, bautistas… etc, son frutos híbridos de un árbol alterado. Y cualquiera de ellos que carezca de misericordia, es un mal fruto.

La lealtad demanda de toda una vida; la traición, de un solo instante. Por eso debemos estar siempre vigilantes; y por eso anunció a Juan el peligro futuro mediante la visión apocalíptica, repitiendo 8 veces una misma frase en Sus 7 mensajes de alerta: [Apo 2: 7, 11, 17, 29; 3: 3, 6, 13, 22]

El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”

O sea: nos incluye a todos; habiendo advertido también anteriormente, en Luc 8:18:

Mirad, pues, cómo oís; porque a todo el que tiene, se le dará; y a todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará.”

¿Acaso estamos ‘oyendo’ bien? El Señor anunció una selección final: los invitados al convite, los fundadores de la nueva Jerusalén; y como todo el que se casa, sienta los cimientos sobre su expectativa de boda, exigiendo la condición inexorable: fidelidad a su instrucción. Por eso es importante que quede claro quien será su ‘Novia’… pues no es exactamente lo que muchos relajados y complacidos piensan que es.

El propio evangelio de Jesús, a través de la parábola de ‘las bodas del Hijo del Rey’, instruye sobre la selección de Su Novia, en Mt 22: 2-14:

El reino de los cielos es semejante a un Rey que hizo fiesta de bodas a su Hijo…”

Ahí se ve claramente la cita a los judíos, la posterior decisión de extender el Evangelio a todas las naciones… y la última selección de invitados al banquete:

Mat 22:11-14 “Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.’ Entonces el rey dijo a los que servían: ‘Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.

Así, el mensaje de las nupcias [desde profetas hasta Apocalipsis], no es un encargo de complacencia y relax, sino que exige conducta celosa; es una seria advertencia. A día de hoy, no toda la iglesia es novia de Cristo, sino solo la parte de ella que, fiel a Su palabra, mantenga una actitud coherente con Su instrucción. Ante la distorsión teológica vio necesario, en dos versículos, precisar más sobre Su enlace de bodas:

Apo 19:7-9 “Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.” Y el ángel me dijo: Escribe: ‘Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero.’ Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.’

Apo 21:2 “Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.”

Y, ¿quiénes son llamados a la cena? Lo especifica desde el inicio de Su Evangelio:

Mat 16:27 “Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.”

Pedro, testigo presencial de Jesucristo, bajo la unción del Señor, puntualiza:

1Pe 4:17-18 “Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿en dónde aparecerá el impío y el pecador?”

Debemos estar atentos al mensaje: ‘la Novia del Cordero’ no es la iglesia actual, según muchos piensan desde la relajación del ‘somos salvos; ya el pescado está vendido’, sino la selección que el Señor hará, en el día de Su juicio. Lo advierte una vez más en Mat 7:21:

No todos los que me dicen ‘Señor, Señor…’, entrarán en el reino de los cielos…’

Nadie está aun salvo; si hay juicio es que hay causa, y toda causa concluye en veredicto. Ninguna iglesia sin misericordia valdrá para el matrimonio; solo el amor la hará acreedora de fallo de ‘inocente’. Hoy por hoy, estamos desnudos ante Jesús, y una novia no se casa desnuda; esforcémonos para que a la orden del Rey, su sastre nos vista del lino fino imprescindible, el pasaporte al último y definitivo Jerusalén, según se avisa:

Heb 12:14 “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

Validando esta frase más de medio siglo después con sus propias palabras:

No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero.” [Apo 21:27]

Así, la ‘Novia del Cordero’ no es la dividida iglesia actual, con enfoques tan disímiles que muchas veces resultan contradictorios de una corriente a otra. La Novia del Cordero será la Jerusalén escogida; la iglesia moderna, teológicamente dividida por aplaudidos oradores, creadores de variopintas castas eclesiásticas, solo alcanza el nivel de ‘pretendiente’. La Jerusalén definitiva, la desposada del Cordero, solo será habitada por aquellos cuyos actos les haga dignos de ser convidados al banquete; como cuando un seleccionador se dispone a escoger su equipo definitivo, vaya.

Nos esforzaremos para llevar ese, tu último uniforme, Señor. Amén.

**********


LA DEMANDA DE CRISTO.

febrero 4, 2009

Como parte de su enseñanza Jesús decía:’ —”Tengan cuidado de los maestros de la ley. Les gusta pasearse con ropas ostentosas y que los saluden en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los lugares de honor en los banquetes. Se apoderan de los bienes de las viudas y a la vez hacen largas plegarias para impresionar a los demás. Éstos recibirán peor castigo.” [Mar 12:38-40]

La mayor preocupación que puede llenar al cristiano de hoy es la divergencia tan grande que existe con respecto a la interpretación de la Palabra del Señor. Y todo comenzó a partir de que el hombre se separara de las claras instrucciones de Jesús:

No lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, ni bolsa para el camino, ni dos mudas de ropa, ni sandalias, ni bastón; porque el trabajador merece que se le dé su sustento. En cualquier pueblo o aldea donde entren, busquen a alguien que merezca recibirlos, y quédense en su casa hasta que se vayan de ese lugar. Al entrar, digan: ‘Paz a esta casa.’ Si el hogar se lo merece, que la paz de ustedes reine en él; y si no, que la paz se vaya con ustedes.” [Mat 10:9-13]

Con el paso de los años, y gracias a la influencia de ‘teólogos‘, la interpretación que se le dio a esta instrucción fue la siguiente:

Vivan en un castillo de Roma, olviden la ‘toalla a la cintura’ [Juan 13:5], instituyan clara diferencia jerárquica, no solo con cargos asignados, sino mediante vestiduras, gorros y bastones que anuncien ostensiblemente, la ‘dignidad’ individual… y luego dejen que sean otros los que evangelicen; ustedes, solo rijan y administren.’

Como resultado de este ‘desvirtuar‘ la Palabra de Cristo, hoy tenemos un Vaticano, un Papa, ‘dicasterios de la Curia Romana’, el cuerpo administrativo de la Iglesia Católica, cardenales, arzobispos, obispos… y sacerdotes.

Quizás esta situación fue la que hizo que el monje alemán Martín Lutero (1483-1546), a modo de ‘protesta‘, presentara las 95 reflexiones sobre el valor de las ‘indulgencias‘ en el portón de la Iglesia de Todos los Santos, en Wittenberg, Alemania, y creara una corriente nueva: el luteranismo, regido por la misma Biblia, pero con la interpretación diferenciada de un Dios que no juzga nuestras obras, sino nuestra fe; modo obviamente ambiguo para establecer juicio. Así fundamentó el nuevo pensamiento… y así también los nuevos adeptos obviaron a Cristo en ese punto específico.

A su favor debo decir que Lutero abre la doctrina del ‘Sacerdocio Universal‘, [con la que estoy de acuerdo, pues fue lo que propugnó Jesús], en donde afirma que las Escrituras son inteligibles para todos los creyentes y que cada uno, libremente, puede examinarlas a la luz del espíritu. Lutero, fiel al Señor en ese punto, buscó hacer de cada creyente su propio sacerdote.

Pero en general, su particular separación fe-obras, dio pie a que los teólogos continuaran surgiendo en masa, sometiéndose a satanás, y dividiendo más la casa de Cristo, con interpretaciones protestantes de todo tipo sobre Su Instrucción inicial, la que le llevó a la Cruz.

La vanidad, soberbia y egolatría del hombre, dividió la iglesia cristiana, pese a los avisos de Pablo. Hoy existen más congregaciones que leyes de Dios, y cada una da su particular interpretación bíblica, segmentando el árbol de Cristo en: católicos, anglicanos, bautistas, evangelistas, ortodoxos, pentecosteces, mormones, testigos de Jehová… la gran apostasía, pues hay un solo Cristo y una sola Verdad.

Al margen del error teológico de los sucesores de Pedro y los apóstoles del inicio, así como de los de Lutero, vemos a Calvino [líder de la iglesia protestante] haciendo su particular aporte. Calvino no se limitó a predicar y a tratar de influir en los hábitos, sino que asumió un total poder político, ejercido durante 25 años, hasta su muerte. Fundó una forma de disciplina eclesiástica, con jurisdicción consistorial, facultada para infligir censuras y castigos canónicos, excomunión incluida. Su junta de ancianos y pastores, con amplio poder de sanción, vigilaba y reprimía las conductas antiCristo: se vedó y acosó el adulterio, la fornicación, el juego, la bebida, el baile y canciones obscenas, y se obligó la asistencia regular a los servicios religiosos.

Y bajo su jefatura, el Consistorio de Ginebra condenó a Miguel Servet a la hoguera, imitando hechos anteriores de la Inquisición católica… ‘candela‘ que señala claramente en dirección al mismo horno de satán, el auténtico ideólogo de cada teología inoculada al hombre para adulterar la instrucción de Jesús, quien dejó claro que solo Él juzgaría.

Así, el nuevo concepto: ‘justificación por fe‘, negó la teoría católica/ortodoxa sobre ‘obra por fe en la salvación‘… que en ese punto específico, es la más fiel. Y digo esto porque no ocurre lo mismo con respecto a la mediación de los santos y el culto a imágenes, propio del catolicismo… algo SÍ totalmente opuesto a la instrucción de Cristo y del propio Dios, desde que avisa de este peligro en Lev 26:1:

No se hagan ídolos ni levanten imágenes ni piedras sagradas. No coloquen en su territorio piedras esculpidas ni se inclinen ante ellas. Yo soy el Señor su Dios.”

A lo largo de la historia, la mano del diablo ha dirigido cada teólogo corruptor del precepto de Jesús, pese al esfuerzo del Señor por que no se olvidara su Palabra. Así se validó tanto el culto al ídolo, como la falsa eminencia de una fe que le hace la vida ‘fácil‘ al cristiano, inculcando inconscientemente algo de autocomplacencia: ‘Comulgo con fe, y me olvido de las obras‘. ¡Un error clásico en la iglesia actual!

¿Dónde se originó ese malentendido? No hay dudas que en varias cartas de Pablo, que presentan la fe como elemento clave para alcanzar la salvación. Pero no se debe soslayar el contexto: Pablo evangelizaba a una generación que nunca había oído hablar de Jesús o que si lo había hecho, había sido acusándole de cosas terribles, como venido de la propia fuente de satanás. Por eso insistió una y otra vez en el acto de la fe; por ejemplo, en Rom 10:8-10:

“… Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca al Señor Jesús, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para alcanzar justicia; mas con la boca se hace confesión para alcanzar la salvación.”

O sea, se refiere a un momento puntual, recién crucificado Cristo. Y especifica que la fe en Jesús, confesándole como el Mesías, les haría salvos; de la misma forma que acredita que muchos judíos israelitas no la alcanzarían, porque su falta de fe no les permitía reconocer al Señor como enviado de Dios. ¡Eso era lo importante al principio! Si no se reconocía a Jesucristo, no se oían sus instrucciones, y no serían alcanzados los objetivos; habría muerto en vano.

Pero también, a lo largo de su enseñanza, el propio Jesús alertaba sobre las obras:

Por sus frutos los conoceréis. ¿Se cogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?” [Mat 7:16]

Pablo mismo aclara que el acto de fe, en conjunción con el obrar según las instrucciones, es lo que lleva a la salvación [Rom 11: 19-22]:

Tal vez dirás: ‘Sí, pero las ramas fueron cortadas para injertarme a mí en el olivo’. Bien, pero fueron cortadas porque no tenían fe, mientras que tú estás ahí solo porque tienes fe. Así que no te jactes, sino más bien siente temor. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, tampoco a ti te perdonará. Mira, pues, que bueno es Dios, aunque también que severo. Ha sido severo con los que cayeron y ha sido bueno contigo. Pero tienes que vivir siempre de acuerdo con su bondad, pues de lo contrario, tú también serás cortado.”

Las leyes humanas nos hacen ir siempre tras las últimas ‘enmiendas‘, para saber cómo pueden afectarnos. No hablo de una ley nueva, sino de ‘revisiones fundadas en malas experiencias‘ con las ya establecidas; y así hay que ver el Apocalipsis, como ‘testamento enmienda‘, el último legado escrito de Jesucristo.

Jesús, en el capítulo dedicado a ‘las iglesias‘, quiso aclarar cómo juzgaría a quienes se auto proclaman cristianos. Hablando en parábolas, se dirige de forma hipotética a 7 iglesias, separando las malas y buenas obras; pero la alegoría se distingue porque cada vez que termina la instrucción en cada una, concluye siempre:

El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.’

Repite 7 veces la frase en plural, aunque aparentemente se dirigiera a una iglesia en particular, ratificando que tal mensaje no es para una iglesia determinada, sino para toda la iglesia cristiana mundial: ‘los que tenemos oídos‘. Además, constantemente insinúa la atención que Él dará a las obras:

Apo 2:2 “Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir a los malos, y has probado a los que se dicen ser Apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos

Apo 2:9 “Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza, pero tú eres rico, y sé la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son; mas son la sinagoga de Satanás.”

Apo 2:23 “…y todas las Iglesias sabrán que YO SOY el que escudriño los riñones y los corazones; y daré a cada uno de vosotros según sus obras.”

Apo 2:13 “Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás; y tienes mi Nombre, y no has negado mi fe, aun en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros, donde Satanás mora.”

Apo 2:19 “Yo he conocido tus obras, y amor, y servicio, y fe, y tu paciencia, y tus obras, las postreras que son muchas más que las primeras.”

Apo 3:1-2 “Y escribe al ángel de la Iglesia que está en Sardis: …”Yo conozco tus obras; que tienes nombre de que vives, y estás muerto. Sé vigilante, y confirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios.”

Apo 3:7-8 “Y escribe al ángel de la Iglesia que está en Filadelfia: …Yo conozco tus obras: he aquí, he dado la puerta abierta delante de ti, y ninguno la puede cerrar; porque tienes algo de potencia, y has guardado mi Palabra, y no has negado mi Nombre.”

Apo 3:14-15 “Y escribe al ángel de la Iglesia de los laodicenses: He aquí, el que dice Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios; Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni hirviente. ¡Bien que fueses frío, o hirviente!”…

En fin, puede que para algunos teólogos, las obras sean de carácter secundario, e intenten hacer aparecer como ‘favorecido‘ a todo aquel que confiese su fe en Cristo; pero evidentemente, el que vendrá con la toga de talla única, no piensa igual, y considera que más allá de la fe, juzgará su consecuencia:

y el que no toma su cruz [obras]y me sigue no es digno de mí”. [Mat 10:38]

Que nadie se engañe: Apocalipsis es el primer y único libro en el que Jesús alecciona directamente a ‘las iglesias’. Obviar su puntualización al respecto, es ignorarle en su dimensión de ‘Cabeza Evangelizadora’. Solo hay un Cristo, solo una Palabra; se impone pues, una sola definición. Y aunque la egolatría de alguien considere algún comentario suyo como ‘políticamente incorrecto’, Él sabe por qué dijo cada frase que dijo, y nuestra única función es trasmitirla, sin juicio humano corrector.

Si tienes fe en Jesús serás salvo; tu fe te guiará hacia el amor, y hará que todos tus pecados sean llevados a ‘O’… pero a partir de haberle aceptado como el Señor, tendrás que acreditarte con tus actos. Es la única forma de demostrar tu fe; ella demandará tu obra desde el amor, por el resto de tu vida. Pero eso se evaluará por el único capacitado para evaluar:  Fe-amor-obras, un trío inseparable.

**********


DARWIN Y SU EVOLUCIÓN: ADN, ESLABÓN IGNORADO

septiembre 29, 2008

Continuamente, en institutos y medios de comunicación, oímos hablar del ADN. Y a mí me gustaría que cada día, en cada casa, y en cada familia del mundo en que vivimos, al menos una persona que lo ignore aprenda qué significa, y la implicación que tiene para el ser humano, para su futuro, y para su relación con Dios… porque el ADN constituye la firma del Altísimo; es la evidencia que ha dejado a toda persona, para que piense en Él.

Esa firma del Señor fue diseñada para que atravesara todas las generaciones futuras, desde el inicio; su proceso comenzó cuando el espermatozoide adánico fecundó al óvulo de Eva: el primer eslabón Abel. En cada animal sexuado, sigue un proceso similar; pero me ceñiré a nuestra especie: la obra cumbre del Creador, el único animal con intelecto y espíritu.

Yo sé que no todos los de habla hispana han tenido la ocasión de ir a la escuela e instruirse; en España, país con contexto social muy favorable, salvo situación puntual, la educación está asegurada para todos; pero no ocurre lo mismo en América. Allí, más de lo debido, la situación económica de la familia hace que los niños, cada vez más temprano, hayan tenido que asumir un papel de responsabilidad dentro del hogar. A menudo vemos documentales que reflejan esta situación en todos los países pobres de Latinoamérica… que son la inmensa mayoría. Este infortunio ha provocado que hayan sido adultos sin pasar por la infancia. Los más privilegiados, con respecto a otros en peores condiciones, solo han ido a las aulas el tiempo suficiente para aprender a leer y escribir.

A ellos va dedicado este artículo, porque el plan de Dios no es como el de los hombres: ante el sistema de vida impuesto por la sociedad, los que logren un mejor desarrollo intelectual tendrán mejores posibilidades de futuro… y un reconocimiento social. Pero ante la mirada del que hurga en el corazón del ser humano, esto carece de interés: lo importante para Él es lo que habita en el espíritu que incuba en cada persona. Y si esa persona ha aceptado a Cristo en su corazón, tiene que estar siempre lista para hacer valer todo conocimiento capaz de neutralizar cualquier teoría disparada contra su sangre en la Cruz.

Los pobres del mundo son la selección de Dios para convertirles en millonarios de la fe; así como para que hereden el reino de su promesa, desde el amor y el respeto. De la misma forma, los pobres del mundo han adquirido ante el Padre el compromiso moral de ser bastiones de Su Palabra. No basta con ir a la iglesia, diezmar, cantar salmos y batir palmas, dándole la alabanza que merece; también tenemos el deber de ser parte de su templo cuando estemos fuera: en las aulas, en el trabajo o entre amigos y familiares.

Y no estoy diciendo que debemos convertirnos en fanáticos desbordados, alzando la voz en cada esquina, Biblia en mano, pues el fruto sería contrario al buscado; nos tomarían por locos, y vendríamos a constituir una piedra de obstáculo en los planes del Señor. Lo que planteo es que el cristiano debe prepararse para neutralizar cualquier ofensa, intento de difamación o blasfemia, contra la Palabra de Dios, la de Jesús o contra el mismo Dios, dondequiera que surja.

En estos tiempos que corren, no hay mejor esmero instructivo, que el que pongamos en el conocimiento del ADN; algo que a algunos podrá parecer un tema muy complejo y difícil, pero les aseguro que si hincan sus rodillas y piden con fe a Jesús que les dé discernimiento, este vendrá y ustedes serán capaces de dominar la esencia de esa maravillosa evidencia de la Creación de Dios. Se convertirá en una poderosa arma para desbaratar cualquier historieta humana que se oponga al milagro del Espíritu.

Pero Dios declara justo al humano, por sus hechos, no solo por su fe. Las instrucciones de Cristo en el Apocalipsis, sus mensajes a las 7 iglesias, clarifican este concepto, alertándoles sobre sus obras en la Tierra. De la misma forma que un cuerpo sin espíritu está muerto, también la fe carece de vida si no va acompañada de la buena acción.

El saber sobre el ADN, es disponer del recurso más sofisticado que jamás ningún cristiano ha podido tener en sus manos, para vencer en estas lides en realidad espirituales, nacidas en el propio nido de satanás, desde que Darwin se hizo su instrumento humano. Veamos:

Los padres aportan 50 y 50% del ADN cada uno. Cuando todos los espermatozoides entran en la vagina, en su viaje hasta el ovario quedan los más débiles. Por lo general, si uno fecunda el óvulo, automáticamente se cierra el acceso al resto. La cabeza del victorioso, portando el pronúcleo con el ADN paterno, enzimas, etc, se separa del resto del cuerpo y se fusiona con el pronúcleo femenino, donde está la información genética de la madre. Allí, por procesos biológicos, se comienza a formar una nueva doble cadena de ADN en ese primer núcleo de la célula en formación. El ADN del padre y el de la madre se unen, formando el ADN definitivo del nuevo individuo. Luego de otros procesos, la hebra genética nueva se multiplica mediante ‘replicaciones’: copias destinadas a nuevas células.

En cuanto los 23 cromosomas del espermatozoide se encuentran con los 23 del óvulo, toda la información necesaria se reúne en el ADN (Ácido Desoxirribonucléico), para determinar todos los caracteres del nuevo ser humano. El cigoto fruto de la fusión, será un individuo distinto del padre y de la madre, pero con una carga genética del 50 % de cada uno. Allí, a nivel molecular, comienza la vida, y la dignidad de cada ser humano, con los mismos derechos que exigimos los que ya hemos nacido… olvidándonos a veces de los suyos.

El ADN resultante, [solo el de los cromosomas, pues hay otro mitocondrial], es en realidad una hebra enrollada, dentro del núcleo de la nueva célula, que si se lograra desplegar, se convertiría en algo similar al esquema de abajo, de ancho microscópico, pero con un largo próximo a los 2 metros: ¡Cuarenta mil veces más alargada que la célula que le contiene!

Visualización del ADN

Visualización del ADN

Cada ser se inicia en el instante en que toda la información genética, necesaria y suficiente, surge dentro de la célula, durante la fertilización. Esta información, con los datos genéticos de ambos progenitores, está inscrita en esa ‘cinta’ llamada ADN; todos los procesos de la vida futura, están regulados ahí, y ahí se comienzan a ‘copiar’ las instrucciones contenidas, para iniciar la diferenciación de la célula: tejido epitelial, órganos vitales, músculos… todo lo que conformará la futura criatura, leyendo sobre determinados tramos. A veces se toman datos de la instrucción proveniente de una cadena, y otras de la que aparece en la cadena opuesta.

Aunque el ADN no es vida, sino ‘información’ para crear, desarrollar, y mantener la vida de un nuevo individuo, en una especie dada, el nuevo embrión se genera desde el mismo momento de la fecundación; de hecho, ya el espermatozoide tiene vida propia. El concepto de Instrucciones para crear vida, es válido para todos los seres vivos del planeta: desde los ínfimos hasta los mayores y complejos… incluido, por supuesto, todo lo correspondiente al mundo vegetal.

El ADN contiene la INSTRUCCIÓN para crear un nuevo individuo, miembro de una especie única y particular, a partir de elementos químicos inertes; cada ser vivo del planeta, tiene un ADN específico, que le hace diferente e incompatible con seres de especies distintas, a cualquier nivel, y en cualquier sitio de la Tierra.

Tan diferente le hace, que la acción anterior del espermatozoide fecundando al óvulo, el único medio natural para crear un ser, jamás ocurre si el apareamiento sexual tiene lugar entre especies distintas: una evidencia más contra la locura de cuadrúpedos convirtiéndose en grandes animales marinos sin patas, de reptiles surcando los vientos del Cóndor, o de monos haciendo doctorados en Ciencias Exactas.

Los evolucionistas plantean que si somos tan parecidos en el ADN, se ratifica que todo tuvo un mismo origen, cuya evolución en cadena, dio lugar a lo que hoy conocemos como vida biológica. Pero esa es una mala praxis, porque se olvida lo esencial: ninguna especie está biológicamente diseñada para generar otra: de hecho, el concepto especie infiere la imposibilidad de descendencia. ¿Qué sentido tiene la evolución lagarto-ave, si el ADN limita a cada especie para la que fue programado? La información genética es una frontera inviolable entre especies distintas; y eso no es teoría soñadora, sino postulado científico.

Si hay parecido genético, es porque se diseñó un lenguaje de solo 4 letras para codificar cada una de las miles de millones de operaciones que resultan necesarias en todo ser vivo, reduciendo al máximo el tamaño de los datos. Si no hubiera sido así, habitaríamos en un mundo de gigantes, con células enormes capaces de contener las instrucciones adecuadas… y con los problemas que eso acarrearía a la hora de garantizar alimento a las millones de especies conocidas. Pero veamos cómo es el proceso:

Todo órgano se hace en base a proteínas, desde el más pequeño al mayor; en el ser humano existen decenas de miles de proteínas… y todas se elaboran ensamblando aminoácidos. Precisamente, la construcción de cada uno de los veinte aminoácidos implicados en el genoma humano, depende del orden en que esas cuatro letras aparecen inscritas en la hebra de la cadena de doble hélice que ustedes han visto arriba.

Todos, más o menos, hemos oído sobre ‘datos codificados’. Yo quiero que este concepto se domine, porque resulta otra de las evidencias de que provenimos de un Diseño Inteligente, con un Plan prescrito… no de una casualidad sin futuro ni expectativas. Y para que esto se entienda mejor, quiero recalcar que toda la información contenida en el ADN, todas sus instrucciones, se logran con solo 4 letras. Representan a las bases nitrogenadas con las que se fabrica la vida de cada embrión, en todas las especies existentes.

Estas 4 letras, son: (A) adenina, (G) guanina, (T) timina, y (C) citosina. Préstenle atención, porque su disposición física en el genoma humano, es lo que determina qué aminoácido se fabricará, cuántos de ellos, el orden de sus uniones, y el tamaño de la secuencia que formarán para elaborar cada una de las proteínas implicadas en el organismo.

Un punto fundamental, es que las bases nitrogenadas son complementarias entre sí, y así se ven sobre la hebra del ADN. Si en la cadena del padre aparece en un punto determinado: ‘adenina’, su opuesto en la hebra de la madre será ‘timina’; y si en otro punto del ADN paterno aparece ‘guanina’, su enfrentado en la cadena materna, será citosina. Forman pares de igual manera que lo harían dos piezas que encajan en un rompecabezas. Por afinidad química, la adenina y la timina son complementarias; igual se forma la otra pareja guanina-citosina. En el siguiente esbozo se observa ese rasgo, considerando que solo tiene un fin descriptivo, pues ambas cadenas no aparecen lineales como en esta presentación sino con una estructura de doble hélice, según vimos antes en la micrografía superior.

Sopa de letras... ORDENADA

ADN: Sopa de letras... ORDENADA

Se transcriben las instrucciones del ADN: los datos son copiados en ácidos ribonucleicos elaborados con ese fin, ARNm [ARN mensajeros], mediante una enzima llamada ARN polimerasa; en la mayoría de los casos, primer paso de la síntesis de proteínas. La constitución de aminoácidos siempre se hará en base a tres letras, así que se leen de tres en tres. Al trío formado se le llama ‘codón’, y también ‘triplete’; con una particularidad: cada vez que se ‘lea’ la timina, será sustituida en el ARNm por Uracilo.

Por ej., si se ‘lee’ CGT’, el ARNm, portará ‘CGU’: el aminoácido Arginina. En cuanto esa información llegue al ribosoma, ese aminoácido estará dispuesto, esperando por el resto, para elaborar la proteína que corresponda a las ‘instrucciones’ inscritas en el ADN. Para que se entienda mejor el proceso, pondré la secuencia que ‘codifica’ para la hormona concentradora de melanina, una de las más cortas, de solo de algunas decenas de aminoácidos. Todos ensamblados en el ribosoma, según lo indicado en el ADN.

atg (inicio) gca aag atg aat ctc tct tcc tat ata tta ata cta act ttt tct ttg ttt tct caa ggt att tta ctt tca gca tcc aag tcc ata aga aat tta gat gat gac atg gta ttt aat aca ttc agg ttg ggg aaa ggc ttt cag aag gaa gac act gca gaa aaa tca gtt att gct cct tcc ctg gaa caa tat aaa aat gat gag agc agt ttc atg aac gaa gag gaa aat aaa gtt tca aag aac aca ggc tcc aaa cat aat ttc tta aat cat ggt ctg cca ctc aat ctg gct ata aaa gga tat caa gca cta aaa gga tct gta gat ttc cca gct gag aat gga gtt cag aat act gaa tca aca caa gaa aag aga gaa att ggg gat gaa gaa aac tca gct aaa ttt cct ata gga agg aga gat ttt gac atg ctc aga tgt atg ctc gga aga gtc tac cga ccc tgt tgg caa gtc [tga – Fin de síntesis]

Para saber cuándo comienza una síntesis de proteínas cualquiera, hay un codón de inicio: ATG, que el ARNm transcribirá como AUG, pues él, siempre sustituirá ‘timina’ por ‘uracilo’. Y para saber cuándo debe parar; o sea, cuando se debe detener la secuencia de una proteína específica, para que esta sea liberada en el ribosoma, hay 3 codones: «TAG, TGA, y TAA [Transcritos en el ARNm, como UAG, UGA, Y UAA]

Esta es la síntesis del proceso; hay muchas complejidades y acciones metabólicas no mencionadas, así como variación de ciertos aminoácidos, pero lo importante del concepto se concentra en lo explicado.

Y ahora, después de haber llegado hasta aquí, razonen si creen que exista alguna posibilidad de que ese ‘programa’ en lenguaje codificado, haya surgido por sí mismo. Mediten sobre la posibilidad de que las instrucciones secuenciales que contiene, hayan tenido su origen en el azar. También les pediré que piensen si puede provenir del azar, la precisión con la que se ensamblen los aminoácidos indicados, la orden de inicio de la actividad de elaboración de proteínas, y la orden de darla por finalizada.

Yendo más lejos, ¿es posible que una secuencia de datos codificados en miles de tripletes imprescindibles en proteínas específicas, también haya podido surgir del azar, sin un exhaustivo control inteligente detrás?

Lo que quería que vieran, es que el ADN resulta un colosal programa diseñado para crear vida, a partir de sustancias químicas inertes. ¿Puede un programa haber salido de la nada, sin programador? ¿Conoce la Ciencia algún ejemplo de tal hallazgo, en cualquier lugar del planeta?

El ADN es el sello de nuestro Dios; da testimonio de la Sabiduría y de la Ciencia del Altísimo… y es un canto de esperanza para todos aquellos que creemos en las promesas de Nuestro Señor Jesús.

¡Gloria a ti Padre, tan artífice de las primeras obras de tu Creación, como de las que harás en el Sión definitivo de tus promesas, cuando Jesús venga a reclamar los suyos, en su Justicia!

**********