4ª Capciosidad antiCristo que Orbita en Red. (Cont.)

julio 13, 2012

[Capcioso: (Del latín captiosus; raíz: captio = engaño) Proposición hecha para confundir o engañar a un interlocutor o auditorio]

[4-¿Por qué un gran número de cristianos siguen creyendo en el inminente fin del mundo cuando el Nuevo Testamento dice claramente que el Apocalipsis iba a ocurrir 2000 años atrás?]

Esta tergiversación se basa en la frase de Jesús (Mat 24:34, Mar 13:30, y Luc 21:32):

De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca.”

En ella se fundan para decir que Jesús aseguró que el fin sería durante aquella generación, y que por tanto, al no cumplirse, la Biblia miente. Pero Jesús no se refería aquí al Apocalipsis, sino a la destrucción del templo y los sufrimientos del pueblo judío, por no haberle aceptado como el Mesías anunciado, pese a todas las pruebas en forma de milagros que les dejó.

Mateo, Marcos y Lucas, mezclan abruptamente dos asuntos diferentes en ese capítulo de la profecía. Pero si leen desde el inicio verán que primero Jesús cita la destrucción del templo de Jerusalén cuando en un ataque de vanidad sus seguidores llamaron su atención sobre la belleza del santuario. El Señor anunció lo que pasaría al pueblo judío por no aceptarle como enviado de Dios, y por desatar sobre Él toda la maldad que más tarde descargarían.

Luego cruzaron al Monte de los Olivos, frente al templo, y sus apóstoles le piden que les explique cómo será el fin del mundo; es allí donde ocurre la profecía apocalíptica. Y es allí donde les detalla las señales del fin, aclarándoles que antes de eso sería necesario que el evangelio fuera llevado antes a todas las naciones. Son dos cosas distintas. En aquel tiempo los escribas tomaban nota todo lo rápido que podían, y al parecer, al transcribir mezclaron destrucción del templo con Apocalipsis, como si fueran dos hechos inmediatos.

Su 1er vaticinio vio cumplimiento tres décadas más tarde: en el 70 dC, siendo Vespasiano el emperador, el general Tito cercó Jerusalén, destruyó el templo y masacró cada judío que topó en su camino. Se inició así la última diáspora, que concluyó al fin de la 2ª guerra mundial cuando, proviniendo de distintas partes del mundo fueron reagrupados en el Israel que conocemos hoy.

Fue esa destrucción del templo lo que Jesús afirmó que ocurriría en ‘aquella’ generación: “Les digo que no quedará piedra sobre piedra”.

El antiCristo se vale de personas de cierto nivel intelectual para confundir, presentando esta tergiversación como evidencia de que el Señor mintió… para que el mundo piense que la Biblia no es creíble, que no confíen ni en las promesas ni en las advertencias de Jesús; pero sobre todo, para que no se arrepientan ni se bauticen ni sean salvos. Sin embargo, vemos que uno de los presentes cuando Jesús habló, el apóstol Pedro, poco después profetiza con convicción en 2Pe 3:3-9:

“…en los postrimeros días vendrán burladores, andando según propias concupiscencias, Y diciendo: ‘¿En dónde está la promesa del advenimiento de él? Porque desde el tiempo en que los padres durmieron, todas las cosas perseveran así como desde el principio de la creación’… pero no olviden que para el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. No es que el Señor tarde en cumplir su promesa, como algunos suponen, sino que tiene paciencia con ustedes, pues no quiere que nadie muera, sino que todos se vuelvan a Dios.”

Puede verse que 2 milenios atrás Pedro ya está advirtiendo sobre los burladores de hoy. Pero en realidad las dudas ni siquiera deberían haber existido, pues el propio Jesús reveló el tiempo del fin, en el diálogo de Luc 21:7-9:

Y le preguntaron: ‘Maestro, ¿cuándo será esto? ¿Y qué señal habrá cuando estas cosas hayan de comenzar a ser hechas?’ Él entonces dijo: “Mirad, no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: ‘Yo soy’; y, ‘el tiempo está cerca’; por tanto, no vayáis en pos de ellos. Pero cuando oyereis guerras y sediciones, no os espantéis; porque es necesario que estas cosas sean hechas primero; mas aún no será el fin.”

Mat 24:14 y Mar 13:10 puntualizan más sobre el tiempo del Apocalipsis:

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, por testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.”

¿Acaso esa generación predicaría Su evangelio en todo el mundo? ¡NO!; la iglesia recién nacía; muchas pruebas vendrían sobre ella y toda la humanidad hasta el fin que auguró el Señor. Él no dijo que vendría antes que ellos murieran, sino cuando hubiera sido predicado su Evangelio en el mundo entero. Aun hoy, no han oído hablar de Jesús cientos de millones de personas en pueblos, desiertos, y selvas del planeta. Así, está claro que, aunque las señales ya se ven, todavía no ha llegado el tiempo…

A instancias del Espíritu Santo, pidiendo yo una Palabra sobre esto, tres veces seguidas se abrió una misma página del libro de revelaciones que, junto a la Biblia convencional, constituye las Escrituras de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. El libro de Doctrinas y Convenios. Allí, en 45:16-30 Jesús puntualiza:

[Y lo manifestaré claramente, como lo manifesté a mis discípulos cuando estuve entre ellos en la carne, y les hablé diciendo: Por cuanto me habéis preguntado acerca de las señales de mi venida, en el día en que venga en mi gloria en las nubes del cielo para cumplir las promesas que yo hice a vuestros padres, pues ya que habéis considerado como un cautiverio la larga ausencia de vuestro espíritu fuera del cuerpo, yo os enseñaré cómo vendrá el día de la redención y también la restauración del Israel disperso.

Y ahora veis este templo que se halla en Jerusalén, al cual llamáis la casa de Dios, y vuestros enemigos (judíos) dicen que esta casa jamás caerá. Mas en verdad os digo, que la desolación vendrá sobre esta generación como ladrón en la noche, y este pueblo será destruido y dispersado entre todas las naciones. Y este templo que ahora veis será derribado, de manera que no quedará una piedra sobre otra. Y acontecerá que esta generación de judíos no pasará sin que se verifique toda la desolación que os he dicho acerca de ellos.

Decís que sabéis que el fin del mundo viene; y que sabéis que los cielos y la tierra pasarán; y en esto decís verdad, porque así es; mas estas cosas que os he dicho no pasarán sino hasta que todo se cumpla. Y esto os he dicho acerca de Jerusalén; y cuando venga ese día, será esparcido un resto entre todas las naciones; mas serán recogidos de nuevo; quedando hasta después del cumplimiento del tiempo de los gentiles.

Y en ese día se oirá de guerras y rumores de guerra, y toda la tierra estará en conmoción, y desmayará el corazón de los hombres y dirán que Cristo demora su venida hasta el fin de la tierra. Y el amor de los hombres se enfriará, y abundará la iniquidad. Y cuando llegue el tiempo de los gentiles, resplandecerá una luz entre los que se asientan en tinieblas, y será la plenitud de mi evangelio; mas no lo reciben, porque no perciben la luz, y apartan de mí su corazón a causa de los preceptos de los hombres.

Y en esa generación serán cumplidos los tiempos de los gentiles…”]

Hasta aquí. Es la verdad de la profecía bíblica. Ya se ven las señales dadas por Jesús… pero aun no es el fin. Como dato importante, decir que esta revelación, dada en Kirtland, Ohio, EEUU, fue registrada oficialmente el 7 de marzo de 1831, mucho antes de la 2ª guerra mundial, cuando tuvo cumplimiento esa promesa del Cristo sobre la restauración del Israel diseminado. Asimismo, algo más adelante, en el versículo 63 hay otra revelación importante:

“… oís de guerras en países extranjeros; mas he aquí, os digo que están cerca, aun a vuestras puertas, y dentro de pocos años oiréis de guerras en vuestras propias tierras…”

Esa nueva profecía vio cumplimiento 30 años más tarde, en el 1861, cuando comenzó la guerra de secesión americana. Es otra sorpresa que apoya la verdad de las revelaciones de las Escrituras.

No me cansaré de repetir que, más allá de eso, la credibilidad bíblica es visible en muchos hallazgos tardíos de la Ciencia humana… instruidos milenios antes en la Biblia. Por ejemplo:

-Siglo XX: La Ciencia descubre que los continentes tienen un subsuelo quebrado, definiendo la Tectónica de placas como causa de terremotos. 5 milenios antes Gen 7:11 instruye:

“El año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, aquel día se rompieron todas las fuentes del abismo…”

Siglo XX: hallan fósiles marinos en el Himalaya (840mts); 5 milenios antes, dice Gen 7:20:

“Quince codos más subieron las aguas, después de cubrir los montes más altos.”

-Siglo XX: Descubrimiento del ADN; 4 milenios antes dice Sal 139:16:

Mi embrión vieron tus ojos; y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.”

-Siglo XX: Se deduce que el universo está en expansión; 5 milenios antes, Gen 1: 6-7 dice:

“Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión.”

Así se inició el universo: en expansión, según la orden de Dios… y aun hoy continúa. La Biblia es creíble; y no solo eso, sino imprescindible para poder volver al sitio de donde vinimos, pues todos somos Hijos de Dios. Espíritus creados por Él, a Él retornaremos si le somos fieles; de lo contrario habrá que ir al reino de su enemigo. Y allí no hay más que dolor.

Cada cual, según su corazón, se sintonizará o con la verdad de Cristo o con la ficción que niega la evidencia que la verdad pone inexorablemente en el camino de cada persona. Y así será hasta que Jesús venga y exponga a la luz, para juicio, lo que hoy oculta cada humano.

**********


RESPUESTA A 10 CAPCIOSIDADES ANTICRISTO.

junio 26, 2012

Junio 26/2012

Estas capciosidades que neutralizo gracias al Señor, las copié del blog:

http://imaginario-nopensar.blogspot.com.es/2011/07/la-segunda-venida-de-cristo.html

[Capcioso: (Del latín captiosus; raíz: captio = engaño) Proposición hecha para confundir o engañar a un interlocutor o auditorio]

A partir de hoy, en varios artículos, debido a su extensión, se dará respuesta a  10 capciosidades lanzadas a la red por quienes, de forma inconsciente o consciente, se han convertido en seguidores del antiCristo:

1-¿Por qué insisten en que Dios es amoroso y misericordioso cuando, en las conquistas de Israel del antiguo testamento, este ordena específicamente a su pueblo elegido que masacre a sus enemigos; sin mostrar misericordia hacia hombres, mujeres, e incluso niños y animales?

2-¿Tiene sentido pretender, como hace la Biblia, que el pecado puede ser perdonado por arte de magia transfiriendo la culpa de una persona culpable a una inocente y posteriormente castigando la inocente?

3-¿Por qué la Biblia muestra a Dios manifestándose de formas dramáticas y realizando milagros evidentes ante los ojos de los no creyentes? ¿Por que no sucede nada parecido hoy en día?

4-¿Por qué un gran número de cristianos siguen creyendo en el inminente fin del mundo cuando el Nuevo Testamento dice claramente que el Apocalipsis iba a ocurrir 2000 años atrás?

5-¿Por qué los cristianos creen en el alma cuando la neurología ha encontrado pruebas claras de que el sentido de identidad y la personalidad pueden ser alterados por cambios físicos en el cerebro?

6-Si ofrecer la salvación a través de Jesús siempre estuvo en los planes de Dios, ¿por qué no envió a Jesús desde el principio, en lugar de confundir y engañar generaciones de personas mediante la creación de una religión llamada Judaísmo que, según Dios mismo sabía de antemano, no sería la adecuada?

7-La Biblia dice que Dios no desea que nadie perezca, pero también afirma que la mayoría de la humanidad terminará en el infierno. ¿No quiere decir esto que el plan de salvación de Dios fue un fracaso? Si este trágico resultado se considera un éxito, ¿que contaría como un fracaso?

8-¿Por qué Dios no creó los seres humanos de tal manera que libremente deseen hacer el bien, eliminando así la necesidad de crear un infierno para atormentar eternamente a los impíos? (Si la idea le parece imposible o contradictoria, acaso no es esta la situación que se da en el cielo?)

9-(Para fideístas o personas que dicen que la fe se auto-justifica) ¿Es justo o racional por parte de Dios ocultarse a sí mismo de modo que sólo pueda ser conocido por fe, y aparte de eso insistir en que cada ser humano le encuentre escogiendo la única correcta entre cientos de incompatibles religiones?

10-Si usted tuviera el poder de ayudar a todas las personas que sufren o que pasan momentos de grave necesidad, ¿estaría dispuesto a hacerlo? De ser así, ¿por qué Dios no lo hace?

______________________________

Estas son las preguntas con las que se pretende torpedear la Verdad del amor de Dios. Pero, antes de responder, hagamos la más importante: ¿Por qué Dios es tan estricto? ¿No será que le obligaron a serlo? Veamos:

En el mundo espiritual, mucho antes de la aparición del ser humano, todo era armonía y ‘buen rollo’. Pero sucedió algo: Dios decidió dar a todos los ángeles la oportunidad de poseer un cuerpo de carne y huesos, como Él, y ello ocasionó gran ilusión y revuelo en el mundo angelical. El Creador diseñó un plan para ello… y empezaron los problemas de desobediencia.

En asamblea celestial, Lucifer se ofreció a sí mismo para gobernar a los hombres con poder y autoridad de Dios: espíritus a los que se les borraría la memoria de su vida celestial antes de ‘nacer’ en cuerpo de carne y huesos, para vivir un estado de “probación”. Es más complejo que esto, pero así es suficiente para entender lo que somos en realidad.

Por tal razón es que vemos en Génesis 1:26 que el Señor dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”; y por la misma razón vemos que Jesús, una vez resucitado, dijo a sus incrédulos apóstoles en Luc 24:39: “Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.”

A Dios no le gustó el propósito de Lucifer, y decidió enviar a Jesús para que efectuara el plan divino según la voluntad del Padre. Entonces Lucifer, uno de los ángeles principales, lleno de soberbia y vanidad, seguido por la 3ª parte del mundo angelical (miríadas), se rebeló contra el Creador y provocó una contienda en los cielos de dimensión catastrófica. Fue vencido y enviado en espíritu a este planeta, junto con sus huestes, y a partir de entonces se le llamó: satán, diablo, el maligno, etc.

Desde aquello se convirtió en el antiCristo, y con capacidad para leer en el corazón la debilidad del humano, le somete a tentación según inclinación personal. Así intenta truncar el plan de Dios en el proyecto dado a Jesús: dar vida eterna en reinos celestiales según obediencia a Sus preceptos.

Dios prueba los espíritus, para decidir según actitud, luego del juicio final, qué reino ocuparán en esa eternidad a la que constantemente se refirió Jesús, hablando en plural del reino ‘de los cielos’. Y es que habrá varios; cada cual con su propia ley y nivel de exigencia; y cada uno de nosotros vivirá su eternidad en aquel de ellos que le corresponda por conducta y obra en la tierra. Pablo habla de esa pluralidad celestial en la Revelación de 2Co 12:2:

Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.”

Tercer cielo, o sea: hay dos más. Y ahora, sabiendo que Dios es estricto para evitar otra futura contienda en los cielos, se responderá la 1ª pregunta lanzada por el antiCristo:

1-¿Por qué insisten en que Dios es amoroso y misericordioso cuando, en las conquistas de Israel del antiguo testamento, este ordena específicamente a su pueblo elegido que masacre a sus enemigos; sin mostrar misericordia hacia hombres, mujeres, e incluso niños y animales?

Dios es amoroso y misericordioso, porque solo hay que arrepentirse del pecado, pidiendo perdón a Jesús, bautizándose en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo… y se es perdonado. Aunque luego hay que continuar siendo obediente, pues reincidir en el pecado es igual que intentar burlar a Dios, no valorando la gracia recibida.

La frontera de la misericordia tiene dos barreras: arrepentimiento, y obediencia. Un padre humano premia o castiga la conducta de sus hijos. ¿Por qué criticar a Dios por ello? Es como ese padre que ve al hijo en algo malo repetitivamente, diciendo cada vez: ¡Juanito… juum!, pero Juanito, dale que te pego, haciendo lo que al padre no le gusta. Llega el momento que el padre se ve obligado a castigarle, según lo que haya hecho.

Se dirá: ‘ningún padre mata a su hijo’; y es cierto… porque ninguno tiene poder sobre la muerte, excepto Dios. Ese tránsito parece algo aberrante: el clímax de castigo. Sin embargo, lo peor no es la muerte en sí, sino llegar al infierno con estigma de pecado (salvo los niños, inocentes). Por orgías, corrupción, hechicería, sacrificios de sus hijos a dioses extraños (en realidad demonios), etc, recibieron escarmiento. Y los que quedaron vivos, incluso judíos, conocieron el riesgo de la rebeldía. De hecho, la historia recoge que no ha habido en el planeta pueblo más castigado que el judío, varias veces condenado por sus pecados a desolación y destierro.

Jesús lo profetizó en la parábola del criado y su amo, Luc 12:43-49:

Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, le halla cumpliendo con su deber. De veras les digo que el amo le hará encargado de sus bienes. Pero si ese criado, pensando que su amo va a tardar en llegar, comienza a maltratar a los otros criados y a las criadas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, el día que menos lo espere y a una hora que no sabe, llegará su amo y le castigará, condenándolo a correr la misma suerte que los infieles. El criado que sabe lo que quiere su amo, pero no está preparado ni le obedece, será castigado con muchos golpes. Pero el criado que sin saberlo hace cosas que merecen castigo, será castigado con menos golpes. A quien mucho se le da, también se le pedirá mucho; a quien mucho se le confía, se le exigirá mucho más. Yo he venido a prender fuego al mundo; y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo!

Jesús vino para sufrir en su carne el pecado de la humanidad y limpiarlo con su sangre. Las ofensas, vejaciones, escupitajos, latigazos, la corona de espinas, su crucifixión, lanzada en su costado, y su muerte, fueron su ofrenda a Dios para recibir a cambio el Poder del perdón sobre el pecado.

Seamos fieles a Él, y Él será fiel. Seamos compasivos y misericordiosos con los demás, y podremos comprobar en nosotros mismos que su misericordia no es un cuento, que es real, que es efectiva, y Salva.

En los próximos artículos, las siguientes 9 respuestas al antiCristo.

**********


LA EGOSOBEVANI: Gloria de hombres, no GLORIA DE DIOS.

julio 11, 2011

Julio 11/2011.

El año pasado, mientras meditaba sobre la división cristiana en el Ulster, ante la noticia de luchas fraticidas entre católicos y protestantes, le preguntaba al Señor cómo era posible llegar a esos extremos, si su mensaje de siempre había sido humildad y servicio. Le preguntaba cómo, a pesar de que Él instruyó para una iglesia sin jerarquía: única y horizontal, haya quienes maten por rangos, en una iglesia vertical y parcelada, donde siempre hay alguien debajo.

Y lo hice recordando sus palabras al amonestar a Juan y Santiago por su afán de liderazgo, en Mateo 20:25:

Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

No tuve respuesta inmediata; pero días después, mientras pensaba en otros asuntos, con mi subconsciente ya fuera de contexto, me llegó la revelación de tres palabras unidas: ‘egolatría-soberbia-vanidad’. Solo recibí eso, y entendí que se me instaba a estudiar sobre ello. Estas líneas son el resultado. Creo que el Señor quiere que todos razonemos sobre la nocividad de esos sentimientos para la iglesia.

Desde los inicios de la iglesia, en ella se han manifestado esas tres fuerzas cohesionadas en el ser humano, con el objetivo de lograr la autonomía de la dispersión en el pueblo de Dios. Son inseparables; imposible localizar una de ellas en ausencia de sus otras dos compañeras de viaje.

Tanto lo son, que no sería disparatado que la ‘egosobevani’ fuera incluida en el Diccionario de la Lengua Española; adicionándose por supuesto la palabra ‘teología’ en el correspondiente Diccionario de Sinónimos, como su equivalente idiomático.

Y digo esto porque todo teólogo manifiesta en sí mismo un espíritu de rebeldía a Cristo. Solo surgen teólogos si antes han sido cebados espiritualmente en egolatría, soberbia y vanidad… tres nutrientes que no provienen del Hijo de Dios, sino de la caldera del infierno, en el Puesto de Mando de Su enemigo. ¿Por qué teologizar, si Cristo ya dejó Su Teología?

Analicemos por partes lo que planteo. Según el Gran Diccionario de la Lengua Española:

– egolatría: Culto excesivo de la propia persona”. Es decir, el creerse autorizado, aun siendo humano, a reinterpretar en autosuficiencia el Evangelio Divino, dado por Dios directamente solo a Jesús para que fuera Él quien lo trasmitiera a la humanidad en un lenguaje claro, conciso y definitivo.
-soberbia: “Estimación excesiva de sí mismo, en menosprecio a los demás. Exceso de magnificencia o suntuosidad que le hace sentir sobre cualquier criterio.” O sea, creerse con autoridad para ‘redefinir’ la Instrucción dada por el Enviado de Dios.
-vanidad:Orgullo inspirado en un alto concepto de cualidades y/o méritos propios; deseo insuperable por ser considerado y alabado entre los demás.” En el caso teológico: no buscando la Gloria que viene de lo alto, sino la terrenal, material y fatua: el aplauso, el reconocimiento, la pleitesía, y el encumbramiento personal.

¿Difieren en significado esas tres palabras? ¿Puede alguien ser ególatra sin ser soberbio y vanidoso? ¿Puede aislarse la soberbia de la vanidad y la egolatría? ¿Puede transitar la vanidad por caminos ajenos a la egolatría y la soberbia? ¡NO! Son inseparables… y son sentimientos que no provienen de Jesús.

Llegado aquí, fue que entendí la revelación. La humanidad ha sufrido múltiples epidemias a través de la historia, pestes en las que han muerto millones y millones de personas: lepra, tuberculosis… y todo tipo de virulencias. Y los teólogos, yendo contra palabras salidas de labios de Jesús, fueron, son y serán, la peste del cristianismo: herramientas del antiCristo. Los únicos responsables de favorecer el ‘divide y vencerás‘ de las tinieblas,  para que el cristianismo se dividiera en más de 100 corrientes teológicas. ¡Los únicos responsables!

El Señor Jesús no se dejó nada en el tintero: habló de todo lo que necesita saber el ser humano, de todo lo que afecta al pensamiento humano; abarcó al 100% esta implicación. Instruyó para todo lo que pueda ocupar la mente de las personas, alertando de cada cosa que pudiera perjudicar la salvación personal, cuando Él retorne y le sea sometido todo a Su Juicio. Jesús es el único teólogo autorizado por Dios; su enviado directo, la autoridad teológica exclusiva.

Cada vez que veo un teólogo dando sus ‘versiones personales del Evangelio’, presentándose a sí mismo como ‘representante de Dios en la Tierra‘ [como si Dios necesitara agentes], salgo corriendo a toda velocidad hacia la esquina contraria, huyendo del espíritu que le insufla el vapor de la egosobevani en las cantidades industriales necesarias para que olvide su compromiso de fidelidad a Jesús de Nazaret, Teólogo y Teología, el único puente de ilustración válido para reconciliación con el Creador. ¡Ningún otro; en ningún punto del planeta!

¿Teología humana? ¡No! Gracias; la mejor de todas ellas solo sería útil mientras hierve en el fuego del infierno. Ya tenemos la única Teología válida; es divina y vino de lo alto, de la Gloria de Dios: el Evangelio de Jesucristo, cada palabra salida de sus labios. Aparece en letras rojas en la Biblia Reina Valera 1960, para que a nuestros ojos les resulte imposible mirar en otra dirección, en otra búsqueda. Y también en cada libro de cabecera cristiana, aunque sea escrita en negro, para que nuestro Espíritu no sea tentado sin defensa ni sienta la necesidad de buscar ninguna otra opinión distinta a la del Señor, sea cual sea el apelativo de la iglesia donde nos congreguemos.

Ni siquiera los apóstoles tienen capacidad para una Teología distinta; bajo ningún concepto debemos olvidar que ellos fueron aprendices; mamaron de la instrucción del Hijo de Dios en su camino hacia la perfección. No eran coleguillas de una misma pandilla, sino el Maestro y sus alumnos, a todos las efectos. No lo digo yo, sino el propio Señor en Mat 23:8:

Pero vosotros no queráis que os llamen Rabí; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos.”

Y atención: no estoy diciendo que se desprecie el evangelio apostólico, sino que estudiemos bien primero a Cristo, ‘oyéndole‘ a Él antes por separado, tal cual lo hicieron los doce y el resto de quienes le escuchaban. Solo así estaremos en condiciones de leer el evangelio de hombres con lupa, separando el trigo de la paja. Si contradice a Jesús o es un error humano, quizás de traducción… o anatema.

Espero con fe que, así como la humanidad superó e intenta superar la prueba de las pestes, sea capaz ahora de superar la tentación que el enemigo de Dios lleva siglos usando en la iglesia de Cristo; esa egosobevani con la que los humanos se lo ponemos fácil. Pidamos al Señor que extirpe de nosotros con su bisturí divino, toda manifestación de egolatría, soberbia o vanidad que lacere nuestra comunión con Él y altere la Instrucción que Él legó de su propia boca.

Jesús ya la masticó para nosotros; lo único que tenemos que hacer es digerirla, aislándonos a toda pastilla de la teología mundana, sinuosa y tergiversadora, que a veces nos es sugerida por algún ‘salvador’ de iglesia, de procedencia semental.

Es lo más prudente que podemos hacer, si no queremos salir algo más que chamuscados por desviamos del único Evangelio válido: el Testamento de Cristo, el Legado de Palabras salidas de sus propios labios, desde el Dios Creador.

**********


EL CREACIONISMO EN LA CIENCIA

febrero 2, 2011

1º de febrero/2011

La batalla filosófica [no científica, pues no hay Ciencia si uno de dos la evita] entre evolución y creación, entró al mundo con la primera lucubración ateísta de la escuela jónica [VI aC], sobre el origen de la vida. Tal filosofía [que no Ciencia], bebió la intuición cosmogónica adoptada hoy por la filosofía [no Ciencia], del evolucionismo. 

El ateísmo aceptó una evolución natural y continua; el elemento primario variaba, según el gallo cantor de aquel gallinero indocto en cuanto a orígenes. Tales de Mileto la achacó al agua; Anaxímenes al aire, y Heráclito de Efeso dijo que toda existencia está en continuo cambio. Pero Anaximandro fue el pionero evolutivo: según él, los primeros animales surgieron del agua, y pasaron luego a tierra firme. Fue el primero en pensar que el hombre nació de un animal. O sea, la misma película de hibridismo ficción que obligan a ver milenios después, en salas académicas del mundo.
Galeno (130-201 d.C.), demostró desde la raíz del evolucionismo que no se trataba de una problemática científica, sino de contradecir a cómo fuera, el relato del Génesis:

Es precisamente en este punto que nuestra propia opinión y la de Platón y otros griegos que siguen el recto método de las ciencias naturales difieren de la posición adoptada por Moisés. Para este último parece suficiente declarar que simplemente Dios ordenó que la materia se estructurase en su debido orden, y que así sucedió; porque él cree que todo es posible para Dios… Nosotros, sin embargo, no sostenemos tal cosa; decimos que ciertas cosas son de natural imposibles y que Dios ni siquiera intenta tales cosas, sino que él elige lo mejor de la posibilidad del devenir
Ese ‘nosotros’ exhibe al ateísmo desmarcándose de quienes protegían la conservación de las especies según el Antiguo Testamento aceptado durante milenios. Luego, en el siglo XIX, en 1809 [¡año Darwin!], renunciando a ciencia, al Caballero de Lamarck [Jean Baptiste Monet], le dio por leer libros viejos, e incitó un retroceso histórico en Ciencias, publicando su obra pro-jónica “Filosofía Ecológica”.

Apuntaló dos leyes anticientíficas, amparando la generación espontánea como suceso frecuente: ‘Todo ser tiene un instinto interno que le lleva al autoperfeccionamiento’, y ‘Generan nuevas necesidades cuando se producen cambios en el ambiente’. O sea, la filosofía [no Ciencia] que prevalece hoy: la selección natural hace/crea el órgano. Absurdas propuestas del azar creador, saltarín e irracional, que todos saben cómo destruyó científicamente el inmenso Pasteur. Dios le tenga en Su Gloria.

Luego, Darwin indujo cópula demagógica: la selección natural, supuestamente mejorando al azar rasgos ya existentes, llegaría a estructuras más y más complejas, hasta crear nuevas especies. Pero la utopía de la selección natural siempre evita el origen de lo que supuestamente selecciona, pues lo real es que al tratar el origen de nuevos órganos y funciones [visión, oído…], no se seleccionan y mejoran estructuras, sino que hay que crearlas. Y, ¿acaso se puede crear el ojo sin saber de óptica, o el oído sin el saber acústica y mecánica? Solo con argumento filosófico, no desde Ciencias.

Ese antiCristo, y anticiencia, contorneó ojos ante el pico de pinzones, con sus ‘híbridos fértiles’, pero los pinzones, y las 10000 especies de aves conocidas, no procrean si no coinciden hembras y machos de igual especie. E igual ocurre con los más de 2 millones de especies sexuadas que existen: no hay gametos si no coinciden en tiempo machos y hembras de la misma especie. El mundo híbrido de Darwin, de algas a mamíferos terrestres, a ballenas, a simios y a humanos, solo puede existir en una imaginación prejuiciada, no en una mente científica.

Pero no hacía falta más; poco importaba ir contra Ciencia; había surgido un líder que guiaba hacia la emancipación de Dios y de su Hijo Jesús, el juez que vendrá. A partir de ahí, a todo defensor de la Creación se le llamó despectivamente ‘creacionista’.

Pero el hecho es: ¿El creacionismo implica Ciencia? Veamos: En Lingüística, la parte de la gramática que estudia las funciones de las palabras en el contexto de una oración, se denomina sintaxis. Así, ‘creacionismo’ halla raíz en un verbo reconocido por la Real Academia Española, de múltiples usos en el idioma: ‘crear’. Y su significado etimológico, no el teológico, sino el sintáctico, dice que es:

Producir algo de la nada”. Ej: Se creó el primer computador, sin aun existir. Está la evidencia: ausencia de computadores; nadie les conoce, hasta que el primer prototipo inteligentemente cavilado, diseñado, y creado, vino al mundo para su comprobación, como nueva creación. Así, en este caso, el creacionismo es la corriente de pensamiento científico que sigue la pauta irrefutable que deja un diseño, desde su obra, hasta llevar al diseñador inteligente: el ingeniero del computador.

Un dato: si alguien dice que una célula procariota se convierte por sí misma en eucariota; o que salen alas de los lagartos o que los simios trasmutan en humanos o que las calabazas se vuelven carrozas, sin presentar evidencias de ninguno de los pasos, no se habla de Ciencias, sino de argumentación transformista. Se cuenta que lo que ya existía evolucionó hacia otra cosa, sin que ese tránsito se pueda comprobar.

Pero, por ej, si se analiza científicamente la proteína ‘distrofina’, se ve que de ella depende la estabilidad de las membranas de las células musculares. Y hay algo que certifica que no sale al azar: la receta inscrita en el ADN para elaborarla. Pero aun hay más: la orden solo se activa cuando un factor genético detecta la deficiencia proteica, e indica a otra instrucción en el ADN, la de su síntesis, que tiene que ponerse las pilas y volver a fabricar distrofina por un tubo, hasta que se le diga stop. Y eso evidencia un Diseño científico que incluso prevé imprevistos. Es una prueba de DI.

Y veamos algo aquí: la mutación génica en tal instrucción, , es producida al azar; y ese azar, al ser anticientífico o no previsto, causa dolencias como la distrofia muscular de Duchenne y la de Becker. O sea, el empirismo científico dice que la mutación en ese gen conduce al caos, no a la mejora genética; por lo que la alteración azarosa se descarta como vía transicional a algo mejor. Es lo que se llama en Ciencias ‘evidencia negadora’.

¿Cuánto diseño ha hallado la Ciencia en esta proteína? Veamos: 1-En el núcleo de las células musculares, las instrucciones enteras de las regiones de los exones e intrones del gen de la distrofina son copiadas en el ARN premensajero. 2-Los intrones, que no codifican la síntesis, son eliminados entonces de esta copia o trascripción, mientras los exones son empalmados juntos uno tras otro, al ARN mensajero. 3-Ese ARNm con el mensaje genético almacenado en 79 exones, viaja a los ribosomas, las fábricas de proteínas, en el citoplasma de las células, y allí es donde la unión de los 3 685 aminoácidos adecuados crean la distrofina.

4/5- La proteína es llevada bajo la membrana de la célula muscular, donde forma parte de un complejo con muchas otras; algo necesario para trasmitir la fuerza muscular y para la estabilidad de la membrana celular bajo tensión mecánica.

6- Otro diseño gestiona más transporte proteico si el músculo persiste en necesidad de tensión. 7- Mientras, factores genéticos reguladores están pendientes por si es necesario extender la síntesis de distrofinas o detenerla, pues, aunque los científicos hablan de las cosas con que trabajan como si fuera sólo una de cada: ‘una proteína’, ‘la distrofina’, ‘el gen’, ‘la fibra muscular’… en realidad, actúan miles de millones de ellas. Hay 114 mil millones de moléculas de distrofina en un gramo de tejido de músculo. O sea, 7 diseños previendo la necesidad celular para una sola proteína, expresada miles de millones de veces.

Se crean 10000 distintas, no una sola; ¡una grandeza de Diseño! ¿A cuánto asciende el total de todas, actuando en el organismo? Y el esquema del programa ADN prevé la instrucción para sintetizarlas todas; no solo los billones de distrofinas, sino el total de proteínas existentes en el cuerpo, pentatrillones, funcionando con armonía y rigor.

Como pueden apreciar, este rastreo no ha sido filosófico, sino científico y empírico. Jamás verán este análisis por parte de ningún equipo evolucionista, que solo siguen la flecha del azar y la ‘homología orgánica’ en sus conclusiones. Solo vayan al trabajo seudocientífico del genoma hombre-chimpancé, y lo comprobarán: ‘genes homólogos, polimorfismos debidos a la evolución…’ Hacen todo lo anticientífico que esté en sus manos para lograr apuntalar las lucubraciones que caracterizan la teoría; incluso cogen los cromosomas 12 y 13 del chimpa, los recortan en brazos largos y cortos, y luego los pegan, intentando franquear la sólida barrera genética que impone la realidad: esos simios tienen 48 cromosomas, mientras el humano solo tiene 46. Aun sabiendo las funestas consecuencias que la experiencia señala en el caso de los humanos con aneuploidías, cambio del número de cromosomas.

 Es decir: buscan aquello que necesitan hallar para apuntalar su teoría, en una inducción circular. Pero aunque lo niegan en la Creación de Dios, la propia defensa evolutiva depende de diseño; sin él, nadie logra solución. Solo que el evolucionista lo usa para intentar apoyar una teoría decadente, a como sea. Y en eso fundamenta su plan de acción.

Yo participé durante años como miembro de un equipo de investigación, y sé que luego de la jornada laboral, por las noches, ya en familia, el cerebro está procesando, buscando para el día siguiente un nuevo diseño o plan que permita el éxito, que no nos haga parecer a la zaga del resto, que no retrase el trabajo investigativo. Así, este análisis de la distrofina rastreó las evidencias científicas identificables por experimentación; siguió cada proceso celular desde su instrucción ADN. Y a quienes usan esta técnica de pesquisa, buscando conclusión objetiva, les llaman, despectivamente, ‘creacionistas’.

Quienes hayan seguido esta flecha biológica paso a paso, no tienen otra opción que reconocer en el diseño a un Creador que perfila su prototipo, pues en la fórmula de la vida resulta científicamente contrastado que la información antecede a la obra final. Y a esta corriente científica, que siguiendo paso a paso los procedimientos científicos implícitos en el ADN de cada célula, de cada organismo viviente en este planeta, hasta llegar al Diseñador que acabó siendo Creador, se le llama ‘Creacionismo’.

El creacionismo pues, no es un pensamiento vulgar, sin reglas, aferrado solo a una fe y una filosofía, sino el final de un razonamiento científico, que en cada obra conduce hacia la inconmensurable Ciencia de Dios, el Creador de toda Ciencia. Es la sistemática de análisis de todo defensor de la Creación, que acude a las Ciencias para defender la verdad científica del Diseño Inteligente de nuestro Dios. Llegados aquí: ¿puede alguien decir que el creacionismo no es Ciencia? Solo desde el capricho y la enorme necesidad de desautorizar la verdad.

El DI tiene en el creacionismo la causa fundamental. Dios diseñó, no para que el azar actuara, sino para que [como el todopoderoso ingeniero que es], pudiera llevar a término el producto: la Creación de un mundo física y químicamente armónico, desde la Tierra hasta las profundidades más recónditas del espacio cósmico, donde vemos más de 25 tipos diferentes de órbitas, sin que ningún defensor del azar sea capaz de determinar, no el teórico big bang, sino de dónde brota esa colosal fuerza que aun hoy, en este mismo instante en que Ud. lee, mantiene a ese multimillonario conglomerado flotando armónicamente en el espacio.

Son materialistas, se guían por la física, y la física enseña que la energía no se crea ni se destruye, sino que se transforma; pero también dice que no existe la máquina de movimiento perpetuo, de modo que el materialismo ateo debería explicar la fabulosa e inconmensurable maquinaria cósmica de movimiento perpetuamente sincrónico que Dios ha presentado al mundo, poniéndole a los sabios ateos los pelos de punta al verse impotentes para dar una respuesta científica satisfactoria. Y además, deben hacerlo mediante el uso de la reflexión, una entidad inmaterial e intangible, de la que ningún defensor evolutivo es capaz de señalar su ‘trasmutación animal‘.

Sin embargo, algunos cristianos yerran al presentar el DI como una entidad independiente, desmarcándose con temor de la palabra creacionismo. El ‘coco’ ha sabido meter el miedo a la ofensa, a la descalificación y al ostracismo científico. El ‘coco’ sabe mucho; sabe por dónde meter la punta de su lanza, y sabe que el ser humano no presenta una fisura mayor que su propia vanidad. Y el ser humano quiere desmarcarse siendo dubitativo: “bueno sí, creacionismo… pero no exactamente… sustentamos la idea de defender el Diseño Inteligente de Dios, pero no hablamos del cómo ni del cuándo…”

Y el coco gana esa batalla ideológica, por abandono del contrario. ¡A pesar de que el contrario [el creacionista] tiene a Dios de su parte! ¡Pues no! El coco, que sabe leer perfectamente en el corazón humano, debe ver que no hay fisuras en la cadena del espíritu, que no tememos ser avergonzados, porque el propio Señor Jesucristo nos lo advirtió: “En el mundo tendréis aflicción, pero no temáis, Yo he vencido al mundo”.

Así que, sí el Señor Jesucristo siempre llamó al pan ‘pan’ y al vino ‘vino’, comportémonos dignamente ante Él. Digamos sin tapujos que el Diseño Inteligente no es una maquinaria humana; no es un artefacto creado por el cristiano para marginarse del creacionismo, sino que es la consecuencia de seguir una pauta analítica que conduce irreversiblemente hacia una entidad Creadora Inteligente.

Tal como Jesús no intentó vender coches a nadie, sino que habló claro, propugnando la unidad de su iglesia, no continuemos siendo separatistas por miedo al coco, sino tomemos la senda que Cristo trilló, y digamos con orgullo que el Diseño Inteligente al que conduce el análisis científico de cada célula, fue el precursor de la Creación Inteligente de Dios. Y que el creacionismo no es más que la corriente de pensamiento científico que defiende ese Diseño. Sin miedo, pues no es poca cosa lo que tenemos: nada más y nada menos que el apoyo del Señor Jesús. ¿Quién puede contra Él?

Sí, somos científicamente creacionistas; la Ciencia nos avala. Pero más aun Jesús, partícipe directo de la Creación de Dios, y para quien fueron creadas todas las cosas. Nuestro Gobernador eterno, Dios mediante, en el Sion definitivo e inexpugnable que esperamos habitar.

********** 
 

  


LUZ Y ANTILUZ

noviembre 13, 2010

Durante su apostolado, Jesús  validó las Escrituras con su enseñanza; desde Génesis hasta los profetas fue fiel con ese sistema edificante de apóstoles, y de quienes le escuchaban. Si permitimos que prospere la conjetura evolucionista del inicio biológico de toda la humanidad, a partir de un casuístico ente unicelular amebiano sin diseño, que luego se convirtió en el anticientífico homínido incapaz de multiplicarse por híbrido, fallamos a Cristo, que citó a Adán y Eva como inicio humano en Mateo 19:4, y en Marcos 10:6.

Además, hacemos  ‘homínido’ al mismo Dios, que dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen; conforme a nuestra semejanza” [Gen 1:26]. Igualmente, si admitimos la conjetura geológica de una Tierra de miles de millones de años, sin combatirla, también traicionamos al Señor por falta de fe en la historia revelada a Moisés [Creación en seis días], con una cronología bíblica que no alcanza los 7000 años.

Para que no se tergiverse la Verdad, debemos saber usar la Ciencia que demuestra la ineptitud de la datación, y la imposibilidad del mundo híbrido que propugna el antiCristo por medio de hombres. Es deber cristiano defender al Génesis; nuestro Dios repudia mentira y tibiesa, y Su Palabra es fiable al 100%. Si el Génesis se trasmite dudoso en un solo versículo, la persona que presta sus oídos a la prédica del evangelista, dudará de la Biblia entera, los más de 60 libros, porque ¿cómo sabrá a partir de cuándo comienza a ser cierta?

No se niegan errores de traducción; pero eso no altera la esencia. Por ejemplo, el original Bereshit judío, con el que instruía el Señor Jesús, dice en 2:17: «…pero del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, no comerás; pues el día que de él comas, muriendo, morirás.». Y esa última expresión es distinta a la traducción al Génesis griego “… mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

El error al traducir es obvio. Pero se debió a la mala praxis reiterativa de la falsa teología: intentar analizar lo divino, con el limitado conocimiento humano. Si se fuera más fiel a Jesús, instruyendo exactamente como lega la Biblia [la única teología válida], no estarían sembrando en el indulgente campo de error teólogo, alimentando vanidad, con la constante predisposición a plegarse ante gloria de hombres, para que así el mundo no les condene al ostracismo.

El ‘muriendo, morirás‘, no les decía nada a los traductores de antaño; era incompatible con lo que se conocía en aquel entonces. Lo vieron como un ‘sin sentido‘ de Dios, y escribieron lo que quisieron. Pero, tal cual dijo Einstein: “Dios no juega a los dados“, no hay ‘sin sentidos‘ en Él. Solo tenían que haber sido leales, repitiendo lo mismo que se les trasmitía… hasta que el conocimiento humano estuviera a la altura de la comprensión, pues en el siglo XX, el hallazgo del ADN, nos puso en condiciones de entender ese ‘muriendo morirás‘ dicho por el Creador en los inicios de la humanidad: morimos a medida que las mutaciones matan nuestro genoma individual.

Algo similar se ve en el libro de Salmos. Su numeración sucesiva fue distinta en hebreo (TM) y en la versión griega de los Setenta (LXX): se alteró en uno hasta el 146; y luego volvió a alterarse para intentar fidelidad en los salmos finales; como el soldado que cambia el paso para que su error pase desapercibido. Pero aun así, se puede apreciar de nuevo la alegoría al ADN, en el enigmático salmo 139: 15-16:

No fue encubierto de ti mi cuerpo,
Bien que en oculto fui formado,
Y entretejido en lo más profundo de la tierra.
Mi embrión vieron tus ojos,
Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas
Que fueron luego formadas,
Sin faltar una de ellas.

También el periodismo da crónicas divergentes en cuanto a muertos, ante catástrofe natural,  e incluso respecto al lugar del hecho, sin que el error altere en sustancia la noticia: el hecho en sí mismo.

Así que el Bereshit judío, que Jesús usaba para instruir a todos, sirve para sentar pautas; si negamos eso, negamos a Cristo, que avaló lo escrito por Moisés, bajo mandato del Señor, en ese primer libro [Posterior Génesis griego]:

1:1 “En el comienzo de la creación de Dios del cielo y la tierra, 2 cuando la tierra estaba informe y vacía, con oscuridad sobre la superficie del abismo, y la Presencia Divina flotaba sobre la superficie de las aguas…”

Analicemos esos primeros versículos, pues constituyen el fundamento: “El comienzo de la Creación indica un punto ‘0’, pues no hay nada antes de un comienzo. Explica de forma general lo que ocurrió en los inicios de la Creación. Así, los que dicen que Dios se valió de la Evolución para hacer su obra, señalando un hipotético ‘tiempo eónico‘ anterior, tergiversan la propia Palabra del Creador.

En el inicio reinaba la oscuridad en la nueva dimensión física que hoy habitamos; pero así como Dios es luz en su dimensión espiritual y angélica, así extrapoló su luz a este nuevo espacio tangible y paralelo al intangible. Ambos reales, aunque diferentes, destacan una verdad: la oscuridad no prevalece sobre la luz, sino al contrario, solo existe en su ausencia, pues la luz la rompe.

Es decir: primero fueron las sombras, y luego fue la luz:

3 dijo Dios: «Que haya luz», y hubo luz. 4 Dios vio que la luz era buena, y Dios separó la luz de la oscuridad. 5 Dios llamó a la luz «Día» y a la oscuridad la llamó «Noche». Y fue de tarde, y fue de mañana, un día.

Está claro: primero la noche; luego el día. ¡Ese fue el principio de la Creación! Por eso, Bereshit 1:17-18 dice respecto a las estrellas:

Dios puso las luces en la bóveda celeste para alumbrar la tierra de día y de noche, y para separar la luz de la oscuridad; y vio que todo estaba bien.”

Luk 1:78-79 hace una alegoría con el nacimiento de Cristo:

Porque nuestro Dios, en su gran misericordia, nos trae de lo alto el sol de un nuevo día, para dar luz a los que viven en la más profunda oscuridad, y dirigir nuestros pasos por el camino de la paz.”

Y es el libro de Isaías uno de los primeros en asociar las tinieblas al campo del maligno y sus huestes. Podemos ver, por ej., en Isa 5:20:

¡Ay de quienes a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo; que hacen tinieblas de la luz, y de la luz, tinieblas; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!

E instruye definitivamente sobre ello, respecto a la promesa de Dios, en Isa 58:10:

“… si te das a ti mismo en servicio del hambriento, si ayudas al afligido en su necesidad, tu luz brillará en la oscuridad, y tus sombras se convertirán en luz de mediodía.”

Casi ocho siglos después, el espíritu de Jesús se le apareció a Saulo, en medio de la luz fulgurante que le cegó, diciéndole:

Te mando a ellos para que les abras los ojos y no caminen más en la oscuridad, sino en la luz; para que no sigan bajo el poder de satanás, sino que sigan a Dios; y para que crean en mí y reciban así el perdón de los pecados y una herencia en el pueblo santo de Dios.’ [Hch 26:18]

Ratificándose varias veces en la misma instrucción; por ejemplo:

La noche está muy avanzada, y se acerca el día; por eso, dejemos de hacer las cosas propias de la oscuridad y revistámonos de luz, como un soldado se reviste de su armadura.” [Rom 13:12]

Pero ustedes, hermanos, no están en la oscuridad, para que el día del regreso del Señor los sorprenda como un ladrón. Todos ustedes son de la luz y del día. No somos de la noche ni de la oscuridad…” [1ª Tes 5:4-5]

Y es que, aunque la luz rompe a las tinieblas [y estas jamás pueden romper la luz], como buenas aprovechadas dominan en cuanto la luz se retira; por eso debemos estar alertas. La Creación comenzó con oscuridad; luego vino la luz, evidenciando que la luz siempre predominará sobre la lobreguez, que solo puede existir si la luz se aparta. El mundo empezó con tinieblas, mas con luz terminará:

Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” [Apo 22:16]

O sea irradiará a sus fieles como sol en su aurora, quemando la paja: los adictos a tinieblas… los verdaderos muertos de la Creación de Dios:

Despiértate, tú que duermes;
levántate de entre los muertos,
y te iluminará Cristo
. [Efe 5:14]

Doy testimonio de que es absolutamente cierto: si el pecado lastra tu conciencia como losa, entrega tu arrepentimiento a Jesús; tendrás la luz de Cristo… pero luego sé fiel, porque sin santidad nadie verá jamás su rostro. Mucho menos después de haber sido perdonado.

*********


SATANÁS LEE Y SIEMBRA PENSAMIENTOS

junio 30, 2010

La Ciencia cree que el pensar se origina en la mente; mas, aunque la relaciona con el cerebro [que emite ondas electromagnéticas cada vez que pensamos], aun no ha podido evidenciar el sitio exacto del origen del pensar. Y el mayor conflicto enfrentado, al intentar definir el cerebro como fuente de las ideas, es que, personas a las que por enfermedad o accidente se les ha extirpado una parte del cerebro asociada a determinado recuerdo, luego han vuelto a recordar pese a la ausencia de esa porción física de masa.

En Jn 13:2 leemos: ‘Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase…’

La Biblia pudo decir ‘puso en su mente‘, pues esa voz ya se utilizaba en la época; sin embargo, dice: ‘puso en su corazón’. Y “la Escritura no puede ser quebrantada”, según instruye el Señor en Juan 10:35

Así, si el diablo es capaz de inducir acciones de pecado, resulta obvio que también es capaz de ‘saber’ lo que pensamos en nuestro corazón. Jesús enseña que el pensamiento se origina en el corazón. Luego lo procesa el cerebro; quizás la Ciencia algún día esté en condiciones de contrastar tal verdad:

Mat 15:18-19 “Mas lo que sale de la boca, del mismo corazón sale; y contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, hurtos, falsos testimonios, blasfemias…”

Luk 22:33-34 ‘… le dijo: -Señor, dispuesto estoy a ir contigo no sólo a la cárcel, sino también a la muerte.’ Y Él contestó: “Pedro, te digo que el gallo no cantará hoy antes que tú niegues tres veces que me conoces.” [Negó, por la acción de satánica de miedo sobre su corazón… pese a ser pastor de pastores]

El diablo no es omnisciente, ¡desde luego que no!; jamás podrá saber cómo piensa nuestro Dios. Mas, al pertenecer a la cuarta dimensión espiritual, sojuzga y prevalece sobre nuestra tercera dimensión física; ¡sí sabe lo que pensamos! Hay un proverbio popular que reza: ‘Mente ociosa, taller del diablo.’

Por ello, el Señor instruye cómo neutralizar tal poder de lectura del maligno:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. [Mat 22:37]

Amando así a Dios, anulamos al antiCristo, pues un corazón dado al Creador le es blindado. Pero si pensamos en alguien con maledicencia, ojeriza, envidia, etc, opuestos al pensar del Creador, el Espíritu Santo se aparta esos instantes… y un agente del diablo puede entonces leer nuestra mala idea. Y por esa fisura mete su punta de lanza, induciendo al pecado.

Es muy peligroso subestimar las huestes; no reconocer que nos leen el corazón nos relaja, y nuestra ignorancia en ese aspecto les da ventaja; insistimos en negarle tal poder, y nuestro relax se lo pone fácil. Pero 1ªPe 5:8, advierte:

‘Sed sobrios, y velad; pues vuestro adversario el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar… ‘[Busca leer fisuras para poder entrar]

Sobre ese mismo poder satánico advierte Pablo en Efe 6:11-12:

‘Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. [Asecha lo que hay en nuestro corazón, lo lee] Porque no luchamos contra sangre y carne; sino contra principados, contra potestades, contra señores del siglo, gobernadores de estas tinieblas, contra malicias espirituales en los cielos’.

En general, la Biblia advierte una y otra vez sobre ese poder del AntiCristo:

Mat 13:19 “Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el maligno, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.” [Arranca lo que antes leyó como ‘no conveniente’].

Mat 13:39 El enemigo que la sembró [cizaña] es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles… [solo siembra si puede leer lo sembrado]

Mar 4:15 Y éstos son los de junto al camino: en quienes se siembra la palabra, pero después que la oyen, viene presto Satanás, y roba lo sembrado en sus corazones. [ roba lo que le conviene, seleccionando mediante ‘lectura’]

Luk 8:12 “Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.” [Quitó lo que leyó y que no le convenía]

Luc 22:3 Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce… [Entró al corazón… la cuna del pensamiento]

Luc 24:36-38 Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: “Paz a vosotros”. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero Él les dijo: “¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos?”

Jn 8:43-44 ¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? Porque no podéis oír mi palabra. Vosotros, de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir: él, homicida ha sido desde el principio…’

[¿Cómo podrían ellos saber los deseos del diablo, si no es por su potestad para imponer sus deseos sobre corazón y mente humana que se lo facilite?]

Jn 13:27 Y después del bocado, satanás entró en él. [en su corazón]

Hch 5:3 Y dijo Pedro: ‘Ananías, ¿por qué llenó satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?’

Hch 8:22-23 Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. [Corazón encarcelado por el diablo]

Hch 26:18 Para abrir sus ojos, que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios, para que reciban por la fe que es en mí, remisión de pecados, y suerte entre los que son santificados. [Potestad sobre el corazón]

Rom 1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón ‘fue entenebrecido’. [El diablo lee el corazón y lo ennegrece]

Rom 1:28-32 ‘Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada [a la lectura del maligno] para hacer lo que no conviene; atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte…’

1ªCo 7:5 No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia. [En el corazón, pues Jesús advierte que de ahí salen los malos pensamientos]

2Co 2:10-11 Al que vosotros perdonareis algo, también yo; porque también yo si algo he perdonado, a quien lo he perdonado, por vuestra causa lo he hecho en la persona de Cristo; para que Satanás no nos gane alguna ventaja; porque no ignoramos sus maquinaciones. [Gana ventaja al leer el odio en el corazón]

2Co 4:4 “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del Evangelio de la gloria del Cristo, el cual es la imagen de Dios.” [¿Cómo hacerlo sin leer el corazón?]

Efe 4:26-27 Airaos, y no pequéis: no se ponga el sol sobre vuestro enojo; Ni deis lugar al diablo. [Satanás lee el enojo en el corazón]

Fil 4:6-8 ‘Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. [Se alerta, porque el diablo puede leer el pensamiento]

¿Qué son los endemoniados bíblicos, sino personas cuyo corazón fue tomado por espíritus malignos? ¿Cómo pudieron dominarles, sino sometiendo su mente mediante su potestad sobre el corazón humano?

Cuando Saúl insistió en desobedecer a Dios, el profeta Samuel recibió la orden de ungir a David como el rey sucesor. Justo en ese momento, satanás actuó, y el espíritu maligno entró en su corazón, dominando sus pensamientos.

1Sa 16:14 “El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.”

La Biblia advierte acerca del poder de lectura e influencia que satanás tiene sobre el corazón humano… incluyendo a los propios pastores:

‘Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres. [Mat 16:23; Mar 8:33]

El diablo y sus huestes pueden leer lo que pensamos; y es nuestro deber ante Dios prevenir de ello en las iglesias. Si en un instante de debilidad, el maligno accede al corazón, que prevalezca siempre al fin nuestro letrero de prohibición:

“Satanás, recoge tu caña, tu anzuelo, y vete, que aquí no pican…”

**********


HALLOWEEN VS. LA INSTRUCCIÓN DE CRISTO

noviembre 3, 2009

3 de Noviembre/2009

Te requiero, pues, delante de Dios, y del Señor Jesucristo, que juzgará a vivos y muertos en su manifestación y en su reino: Predica la palabra; insta a tiempo y fuera de tiempo [o sea: siempre, sin cansancio]. Redarguye, reprende; exhorta con paciencia y disciplina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad sus oídos y se volverán a las fábulas. Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio. [2ªTim 4:1-5]

La pasada medianoche, víspera del 1º de Noviembre, salí de casa de un matrimonio cristiano y amigo, luego de compartir con ellos toda la tarde; por el camino topé muchos hombres y mujeres jóvenes disfrazados de esperpentos. Y me llamó mucho la atención que varias chicas vestían de rojo; cola y cuernos incluidos. Una loa a satanás, encubierta en un supuesto juego; aparentemente, sin segundas intenciones.

Halloween, fiesta tradicional de Estados Unidos y Canadá, cada noche del 31 de octubre, echa raíz en España. Aunque en realidad nació en Europa, mucho antes. Samhain fue la festividad celta más importante del periodo pagano europeo; predominó hasta la conversión al cristianismo. Festejaban el fin de la cosecha, considerándole el “Año Nuevo Celta”… pero también se daban a la apertura al ‘otro mundo’, reverenciando sus ancestros. En tales ritos, mediante un sacerdote druida [médium] se comunicaban con antepasados. Aparentemente, los espíritus’ ancestrales venían en esa fecha a visitar sus antiguos hogares, para guiarles en esta vida, hacia la inmortal.

El ‘Snap-Apple Night’, cuadro del artista irlandés Daniel Mac Lise en 1833, describe una multitud en plena bacanal festiva, en una gran barraca. Se inspiró en un Samhain céltico al que asistió en Blarney, Irlanda, en 1832… casualmente en los mismos tiempos  en que el profeta Joseph Smith presentaba las revelaciones de Jesucristo en América. ¿Fue casualidad? Les aseguro que no; el mundo está en guerra abierta entre Jesús de Nazaret y Lucifer desde el inicio de los tiempos, y los humanos somos los verdaderos protagonistas, según las trincheras que elegimos.

Las hogueras [¿acaso podrá el diablo eludir la llama?] jugaron su papel: en cada hogar se encendía la chimenea, y los otros fuegos se apagaban; se sacrificaban animales, y sus huesos se lanzaban a esa fogata. Y si el festejo se extendía al pueblo, se sumaba la adivinación, por lo general implicando borracheras y bacanales. Así la practicaron pueblos celtas en Europa, por más de tres milenios. Hoy, Samhain aun se festeja por grupos neo-paganos, como los devotos de la wicca y el druidismo: un canto a la hechicería o brujería.

El Papa Gregorio IV abrogó el rito pagano en el 840; y nació el universal ‘Día de Todos los Santos’, reubicado del 13 de mayo, al 1 de noviembre, cuya celebración vespertina es la ‘vigilia’ católica del 31 de octubre. Velada que en inglés fue: ‘All Hallow’s Eve’, luego ‘All Hallow Een’ [eer= espectral], y el ‘Halloween’ actual. Un festival falsamente cristiano e inocente, supo ser usado por el enemigo de Dios, como herramienta propia, dándole un carácter comercial, aunque la sola presencia de los cuernos ya le convierte en poco cándido. ¡Con ese peligro sinuoso trabaja el evil, cada vez que el hombre que se cree poseedor del don religioso crea nuevas normas, apartándose de la instrucción de Cristo!

Como la guerra espiritual es tenaz, un milenio después, con la hambruna e emigración irlandesa del 1840, en pleno apogeo de la iglesia mormona concebida por Dios para nacer en América desde emigrantes judíos, y como oposición a ella, satanás llevó la festividad a ese país tal cual la había creado; este período constituyó la etapa de madurez humana que necesitaba el antiCristo para su cosecha.

El cine y la TV se encargaron de la posterior globalización del festival, a fines de los 70 y principios de los 80. En 1978, se estrenó en EEUU [y el mundo entero] ‘La Noche de Halloween’, de John Carpenter; película ambientada en la víspera de Todos los Santos; un clásico del cine de terror. Hoy día, el veneno psicológico inunda un planeta festivamente infiel, gracias a populares series de TV. norteamericanas.

La actividad típica, su ‘truco o trato’, le vincula al pacto satánico. Las fiestas de disfraces, hogueras, visitas a casas encantadas, bromas, lectura de historias de miedo, y las películas de terror, culminan tal relación. Constituyó un firme paso para institucionalizar el rechazo a Dios en el mundo: se extrapoló al naciente imperio americano, donde nacía también la iglesia nueva de Jesucristo,  una práctica profana, contraria a la Instrucción del Señor. ¿O es que algún cristiano puede ver en esas fiestas algún punto coherente con la instrucción de Jesús? No se engañen: la apariencia infantil de tales festejos encubre en realidad propósitos recónditos del eterno enemigo de Cristo.

La sensual Hallowen gustó más que la sensatez bíblica: el ‘vive la vida’ del maligno, sentó cátedra ante la alternativa de eternidad bajo el reino Mesiánico que demanda fortaleza de fe. Ya se abordó en otros artículos de este blog el plan infernal para ateisar la humanidad hasta su Apocalipsis, aislando al corazón humano de su Creador. Propósito cuya intencionalidad intangible, se hizo evidente con toda claridad en una misma década histórica, en un entramado diseñado en el propio nido del antiCristo. Halloween [1840] solo fue un recurso más para minar el terreno de la fe. Luego lanzó su ofensiva:

— Año 1848: Marx y Engels publican el ‘Manifiesto Comunista’, cuya consecuencia fue que en el 1917, con la revolución bolchevique, se proclamara el primer estado ateo en la Rusia cristiana, y se comenzara a perseguir la iglesia de Dios contemporánea.

— Año 1850: Se fija la escala del tiempo geológico internacional; se habla de un mundo eónico, contradiciendo la Biblia que enseña una Creación de unos pocos  miles de años. Geólogos y paleontólogos usan ese patrón, tergiversando dataciones, puesto que una roca no contiene un solo isótopo, sino varios, por lo que el método, arrojaría tantas edades como isótopos fueran registrados en el espectrómetro. Y esa ‘locura’ es aceptada, aunque convierte la técnica en sí misma no apta científicamente para datar.

— Año 1859: Darwin publica el origen de las especies, y el anti cientificismo filosófico roba con impunidad la bata blanca, convirtiéndonos de un plumazo en descendientes de monos, solo para negar la Palabra de Dios. Por primera vez la Ciencia, hasta entonces aceptando solo hechos probados por la evidencia, admitió conceptos fantasiosos, basados en fábulas de ranas volviéndose príncipes, alterando por completo el rigor científico. Por vez primera se aceptó una teoría cuyo fundamento científico, el paso procariota-eucariota, jamás ha sido visto en ningún laboratorio del planeta.

Nada es azar en los planes de satán, sino cálculo; en ellos el mundo vio puerta liberadora en la opción de vetar un Dios al que habría que darle respuestas. Al asumir que resultaba progre y divertido el disfrazarse de demonios, brujos, muertos andantes y todo tipo de seres diabólicos, rompen el hilo sagrado que conecta al Creador, y niebla la mente para que acepte la absurda fantasía de la seudo ciencia atea.

El interés de satanás es precisamente ese: hacerlo pasar por una actividad inocente, relacionarlo con lo divertido, lo agradable; una forma de entregarle, el subconsciente con la excusa de ‘no aburrirse’. Así, su verdadero potencial de peligro es inadvertido y la irresponsabilidad nos convierte en vulnerables. Cuando la gente se dé cuenta, ya está fumando porros, alcoholizándose, cayendo en desenfrenos sexuales de varios tipos… haciendo todo lo que se hace cuando el espíritu ha sido eficazmente anestesiado. Y la iglesia tiene una enorme responsabilidad en ese aspecto; su única posición fiel ante los ojos de Dios, es el rechazo, el mismo rechazo que le hace el propio señor Jesús.

Debemos alzar nuestra voz en contra de esa costumbre, pues es una forma de iniciar el proceso adaptativo que en un futuro no lejano les llevará a vender su alma al diablo, deslizándose por la ancha avenida de desatinos, alejándose por completo de las leyes que nuestro Dios nos dejó escritas, para entregarse al proyecto de la falsa felicidad de su enemigo de siempre.

En Europa, demasiada gente ha decidido importar el Halloween. La imagen de niños norteamericanos vagando por oscuras calles, disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los vecinos del barrio, en lugar de ser repudiada, ha calado en la mente de muchos padres irresponsables. Y hasta en la de la propia adolescencia, que por aquello del y yo más, están convirtiendo el día en otra excusa para los excesos, dejando pequeños a los propios seguidores americanos.

Hay que estar alertas; debemos ser celosos con el fundamento dado por el Señor Jesucristo, porque los cimientos que nos fueron entregados resultan indispensables para poder ser hallados inocentes en el día de su juicio, en su regreso imparable. Leyes que Jesús ratificó, erigidas para que nos fuera bien ante el Creador, en la hora de responder por nuestros actos. El tiempo del pago prometido: premio de vida eterna bajo el gobierno del crucificado… o del ardor dispuesto para los culpables del sumario.

El peligro de la guerra espiritual que está pendiente sobre cada persona, ya nos fue alertado hace unos cuantos miles de años:

Porque he aquí, los malos tensan el arco, preparan sus saetas sobre la cuerda, para asaetear en oculto a los rectos de corazón. Y, si fueren destruidos los fundamentos, ¿Qué podrá hacer el justo?”  [Sal 11:2-3]

¿Dónde están los fundamentos? El día 1º, la TV recogió el festejo en un parvulario. Fue siniestro ver niños entre 2 y 4 años, a los que sus propios padres vistieron de diablos. ¿Acaso no saben que responderán ante Dios por la educación que dan a hijos cuya formación futura depende de ellos? El Proyecto del Hogar es algo vital para el Creador; la familia constituye la base de la sociedad celestial más cercana prevista por Dios; y en el futuro vendrá Jesús a cumplir ese proyecto. Tengan por seguro que todos deberemos responder ante Él, sobre cómo hemos hecho nuestros deberes al respecto.

Menos Halloween, menos toreo entre trapos rojos, y más cerebro espiritual. Despojémonos del hombre natural, enemigo de Dios. El Pastor examinará con lupa sus ovejas al reunir su rebaño, antes de guiarlo a pastos eternos y limpias aguas. Y una cosa es segura: para nada le interesarán las cabras.

**********