¡EL ADN GOLEA AL DARWIN!

ADN: UNA EVIDENCIA IRREFUTABLE

Cuando charlamos por el móvil con alguien y le comentamos acerca del estado de un amigo común accidentado, pese a la distancia, las vibraciones de nuestra voz se transforman en oscilaciones electromagnéticas que llegan hasta su oído medio. De ahí, esas ondas pasan al oído interno, ya convertidas de nuevo en vibraciones y estimularán a las células nerviosas, la última secuencia del procesamiento del sonido. Entonces él oirá nuestro mensaje.

Luego, frente a su ordenador wireless, (sin cables) comienza a mandar e-mails a todos los conocidos que de una forma u otra se relacionan con el accidentado; de nuevo, las ondas electromagnéticas se difunden por el espacio para llevar la noticia a distintos destinos, y a veces, en distintas lenguas.

Uno de ellos, de origen parisino, recuerda a otro amigo común que está viviendo en esa ciudad; no tiene su correo electrónico, pero sí la dirección de su domicilio, así que hace una carta manuscrita, la mete en un sobre y la certifica en una oficina de correos para que llegue lo antes posible. Otro es un misionero; el correo de Internet le llega, pero en esos instantes visita una aldea indígena que se halla en un cerro lejano. El único medio de comunicación en la zona es el boca a boca, pero ha ocurrido un desprendimiento y nadie puede salir para el lugar; así que hacen una fogata y usan un patrón de señales de humo. Alguien de la aldea, capacitado para interpretarlas, se acerca al misionero y le hace partícipe de la desagradable nueva.

Ni un solo átomo ni una molécula de ninguna sustancia se movieron entre los puntos involucrados. Sin embargo, la noticia se desplazó por los itinerarios necesarios.

De esa forma tan variada se manifiesta la ‘información’; el medio de tránsito del mensaje puede ser muy versátil, pero los datos contenidos se mantendrán inalterables. Al margen de la lengua original, los informes serán los mismos, con independencia del sitio de donde provengan.

El medio utilizado, jamás será ‘la información’, sino sólo la ‘vía’ para que esta llegue.

El materialismo enseña que la materia no se crea ni se destruye, sino que se transforma; basado en este argumento, ve la vida de un ente biológico como un elemento que obedece a estrictas leyes químicas y físicas. Pero el ser vivo es algo más que química y física: es un portador de inconmensurable información. ¿De dónde salieron ‘esos informes’ que la sustentan?

Alguien podría plantear que todos los medios de comunicación usados por el hombre se subordinan a leyes químicas y/o físicas. Mas, un ordenador no escribe mensajes por sí mismo, ni un bolígrafo, ni las señales de humo salen por sí solas, si no hay antes un orden de pautas y formas. Sin embargo, una mente sí tiene la posibilidad de crear determinado paquete de datos y codificarlo de forma efectiva y universal, entendible en cualquier idioma.

Un ejemplo: a partir del momento en que un animal fecunda a otro, se comienza a formar una nueva criatura, con características muy similares a sus padres. ¿Quién dicta esa maravillosa ‘elaboración’, tan precisa y magnífica? ¿Qué patrón se sigue para que un chimpancé nazca con sus propias características, y un humano crezca también con sus peculiaridades únicas? ¿Cómo se ha trasmitido desde los ancestros de los primeros ejemplares, ese mensaje repetitivo? ¿Por qué nace un cóndor y crece como tal, en lugar de formarse un cedro?

¡Porque todos los seres vivos poseen, intrínsecamente, una información ‘codificada’ que los identifica: el ácido desoxirribonucleico, más conocido como ADN!

Esta molécula de doble hélice, como la conocen científicamente, es como un largo collar, arrollado en el centro de cada célula del cuerpo. Es ella quien porta los programas para la vida de un ser específico; la información que se transmite de generación a generación.

Algunos piensan que tiene vida en sí misma, pero esto es un error: es una molécula con INSTRUCCIONES para la vida. Un paquete con 12 mil millones de bits de información; datos que regulan la vida de todo ser, desde su etapa embrionaria hasta su muerte. Y  ‘no es capaz de autocopiarse’, como sugieren los evolucionistas; se necesita la maquinaria de una célula viva para hacer las copias de una molécula ADN, que ‘no es la información, sino que la contiene’. Solo es el ‘rollo orgánico’ sobre el cual se escribe el mensaje.

 La fecundación humana ocurre por la fertilización del óvulo femenino por parte del espermatozoide masculino. Así nace la primera célula del nuevo ser, llamada zigoto, que luego originará el resto de las células del organismo, por divisiones sucesivas.

Ese primer zigoto recoge la herencia contenida tanto en el óvulo como en el espermatozoide, en el ADN de sus cromosomas, y la transmite luego a lo largo de incontables divisiones. La herencia ADN del organismo humano está contenida en 46 cromosomas, en el núcleo de cada una de las células. Para ello, cada uno de los 46 cromosomas del zigoto [23 del padre y 23 de la madre] se duplicarán también en cada división celular, de modo que cada célula del organismo tenga en principio igual participación de la herencia materna y paterna. Esta división de cada cromosoma en otros dos idénticos se realiza por un proceso llamado ‘mitosis‘.

Al final, resulta una información recogida; como dos ‘collares de cuentas’ paralelos entre sí. En cada célula humana, (y en todos los organismos eucariontes), el ADN está organizado en cromosomas. Cada especie tiene un número característico: la cebolla tiene 16 (organizados en 8 pares), la mosca de la fruta Drosophila melanogaster, 8, y los seres humanos, 46. O sea,  tenemos 23 pares de cromosomas: 22 de ellos se llaman cromosomas autosómicos, y trasmiten el carácter hereditario. Los del par 23 se conocen como ‘sexuales‘ y son diferentes entre sí. (XX en el caso de una hembra/ XY en el caso del macho)

El ADN contiene un ‘programa‘ que hace que se integren dos cromosomas en cada nuevo par [trasmitirán la herencia genética al espermatozoide fecundar el óvulo]. La información contenida en uno corresponderá a la madre y la del otro,  al padre; de ahí surgirá todo el proceso de ‘elaboración’ del nuevo ser, con un ADN único y exclusivo. 

Pero no sucederá nada si no hay una maniobra de ‘lectura y transcripción’ de los datos contenidos como ‘en una receta de cocina‘, indicando qué proteínas habrán de formarse en el ribosoma, y a partir de qué aminoácidos específicos se sintetizará cada una. Vea el ADN como una cadena de letras enlazadas entre sí bajo un código extricto; a menos que sean unidas en la secuencia correcta, según ese código,  no darán ningún mensaje coherente.

Por ej.,  el escribir ‘elleavmaloniicáaodapsgaranicaheaiirlsobamo’ no dice nada, por estar codificado de acuerdo a un orden; pero si es conocido tal código, como se ha hecho en este caso, se ve el enunciado: ‘lleva el aminoácido asparagina al ribosoma.’

Por tanto, para leer el mensaje se necesita conocer un cifrado lingüístico ‘pre-existente’ así como el ‘sistema decodificador’. Y todo eso existe dentro de la célula; al igual que un artilugio fabricado por el hombre, no surge por sí mismo de las propiedades de su materia prima. Si Ud. mezcla los ingredientes básicos para elaborar una célula viva, sin información, no ocurre nada.

Las máquinas y los programas no surgen por sí solos de las leyes de la física y de la química, sino que precisan de una inteligencia que las cree. Jamás se ha visto nada complejo, surjir sólo con materia prima, tiempo y azar. El intelecto es lo opuesto al azar; si existe un código, es porque antes hubo un ‘codificador inteligente’ que lo diseñó.

Cuando los seres vivos se reproducen, pasan información al nuevo ente, que transportada en el ADN de los padres, resulta el ‘manual de instrucciones’ que le permite a la maquinaria de una célula elaborar, a partir de la materia prima, el nuevo ser viviente. ¡El milagro de la Creación!

Esto se hace combinando cromosomas de la cadenas materna y paterna; así los niños no serán fielmente iguales a sus padres y tendrán sus particularidades específicas. La información codificada en el ADN de todos los seres vivos señala directamente hacia una Creación inteligente, no hacia cambios casuísticos sin dirección ni orden.

La información genética de un ser tiende a alterarse (mutaciones generacionales); de ahí las anomalías físicas o psíquicas de los individuos que se ven afectados, pero nunca que se ha incrementado,  ha  generado nuevos órganos, con funciones específicas, sino que ha sido para generar caos, enfermedad y/o muerte.

Como la cadena es doble (madre-padre) a veces uno de los dos genes prevalece sobre el mutante y se da un tipo de auto corrección paliativa, como por ejemplo, arcos bucales con menos dientes, pero que no impiden la función de la dentadura. (Mi caso específico: nunca me nacieron los incisivos superiores y dos premolares salieron desde el lateral del maxilar; hubo que extraerlos pese a estar en buen estado)

De regresar en el tiempo a lo largo de la línea genética de cualquier ser vivo, los humanos por ejemplo, veríamos como patrón general una mejora genética gradual en la medida que retrocedemos, pues siempre hay merma de información a partir de varias generaciones.

Ninguna población es infinitamente vieja ni contiene información infinita, por lo tanto, tuvo que haber un punto en el tiempo en el cual el primer programa surgió sin otro pre-existente; es decir: el primero en su especie, sin padres. Porque la evidencia es una: si existe una cadena de ADN ‘codificada’, debe también existir alguien que la ‘codificó’.

Razonando con inteligencia, la perfección biológica de la Naturaleza entera, en toda su diversidad, no pudo haber surgido caóticamente espontánea, sin el ADN, guía de procesos específicos, calculados y establecidos de antemano. Si la evolución quiere dar otra explicación que la del Diseño Inteligente bíblico, más que abordar la explosión casuística de vida a partir de un alga unicelular, debe decir cómo esa alga trasmutó en la compleja célula eucariota que constituye a más de un millón de animales y casi otro millón de plantas. 

¿Por qué no presentan ‘sus pruebas’  de un procariota adquiriendo los orgánulos solo visibles en la célula eucariota? Eso jamás ha podido ser comprobado en ningún laboratorio del mundo; y hay microscopios desde el año 1600.

No podemos decir que el hombre evolucionó del mono y que este provino de una especie de alga marina ‘unicelular’ que llegó a la tierra, dando origen a la biología; a la vida… transformándose por sí misma en árboles, arbustos, aves, peces, cuadrúpedos, chimpancés… y ¡dinosaurios! De organismos simples a complejos, por sí solos. Eso es menos inteligente que decir que la inmensa complejidad de la suma de entes biológicos existentes, plantas y animales, es producto de un diseño bien definido. Hay demasiada complejidad en la información ADN, para suponer que somos producto de una evolución azaroza, sin orden ni programa.

¿Cómo es posible que el mundo no ‘Vea’ la locura de esa definición? Está ciego y sordo. ¡Todo es tan simple! Solo tenemos que mirarnos a nosotros mismos por dentro. ¿De verdad puede alguien creer que este laboratorio tan complejo y cronometrado como el nuestro puede haber surgido de un caos, por generación espontánea? ¡Venga ya!

Esto me recuerda lo escrito en Ro 1:18-20:

Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa’

¡El código del ADN es una prueba irrefutable de que no procedemos del ‘caos’, sino del ‘orden’ cronometrado por una mente infinitamente superior a la humana: la del Creador! Es el sello de Dios.

**********

28 respuestas a ¡EL ADN GOLEA AL DARWIN!

  1. jolimu dice:

    Kasbish.
    Sobre las citas de Roger Lewin, ahora tendría que buscar; no estoy seguro, pero creo que fue sacada de su libro, ‘Complejidad, El caos como generador del orden’

    Con respecto al dúo: orgánico/inorgánico, no tergiverse mis palabras. Fíjese que no escribí ‘materia’, sino que ‘la evolución plantea que lo orgánico procede de lo inorgánico’ o dicho de otra forma: que lo inorgánico dio lugar a lo orgánico.
    No me referí a la definición puramente química, sino a lo ‘orgánico’ como representativo de los órganos imprescindibles para que exista un ente biológico, partiendo por supuesto, de los orgánulos de la célula procariota, la forma más elemental de vida, que según la tesis evolutiva, se crearon de manera accidental, gracias a la participación de algún tipo de energía sobre materia inorgánica.

    En términos médicos, por ejemplo, la Disfunción Orgánica es un proceso biológico, donde los diferentes componentes de los sistemas y sub-sistemas que rigen los distintos órganos del cuerpo, pierden la organización que contempla su programa biológico y comienzan a actuar en forma desordenada, generando diferentes patologías.

    Esa expresión correspondió al contexto de crítica a la enseñanza evolutiva, que obliga a aprobar exámenes, aceptando que gracias al azar, con energía y materia inorgánica, (agua, por ejemplo), se constituyeron todos los organismos vivos existentes; comenzando por todos los órganos (orgánulos) celulares.
    Lo motivó el hecho de que fuercen a los alumnos a dar por hecho sucesos que cada vez que los científicos de la selección natural han intentado evidenciar, han fracasado estrepitosamente.

    Jamás han podido demostrar lo que se exige en las aulas, jamás han logrado crear ni una simple célula básica, partiendo de sus teorías; ni siquiera Miller, que desistió, luego conseguir unos pocos aminoácidos que nunca logró que interactuaran, después de andar kilómetros dentro de su laboratorio, buscando el arca perdida. Y le repito que eso que consiguió, no es nada, porque lo importante es lograr que se reprodusca una información ADN, tal cual se nos presenta hoy en cada célula. Por eso digo que el ADN es el cuño de Dios.

    Con respecto a la Tierra, me ratifico en lo que escribí desde el principio: es un sistema cerrado pues no hay relación termodinámica; no INTERCAMBIA energía con el sol, sino que solo es su receptora.

    Lo de ‘semicerrado’ fue un aporte personal, una especificación, debido a que la energía fluye, pero en una sola dirección: del sol hacia la Tierra, como una electroválvula unidireccional, que solo permite flujo en un sentido. De hecho, es una evidencia de que no corto y pego nada, sino que escribo tal cual pienso las cosas, luego de estudiarlas.

    Lo planteado con respecto a que la organización en los sistemas aislados los lleva al equilibrio perpetuo, es una definición teórica sobre la entropía, en aquellos casos en que no haya intercambio de energías. Fue una frase escrita en el contexto de Abeledo, donde interpreté ‘equilibrio perpetuo’, cuando se refería a la máquina de movimiento perpetuo.

    Y basta por hoy; no tengo tiempo para contestar más descréditos sin base.

  2. jolimu dice:

    A Manuel; no sé por qué cita a Newton y la pelota y la fuerza de gravedad… en fin.

    Ud. sabe perfectamente que en el campo evolucionista hay preocupación con respecto a la 2ª Ley de la Termodinámica. No es el de un solo hombre; en mi artículo sobre la 2ª Ley de la Termodinámica expongo otros más.
    El planteamiento evolucionista tiene eso: en un primer momento hacen un comentario, y cuando se dan cuenta de que han metido la pata, hacen otro intentando enmendarlo. Yo presento los originales y ustedes las contraréplicas; buscaré el libro donde aparece el apunte…

    Ahora, con respecto a los sistemas Tierra-sol, repito que lo que plantea que debe ocurrir durante el intercambio entre sistemas cerrados, no se aplica a esta situación, pues en la relación Tierra-sol no existe el INTERCAMBIO termodinámico. La energía viene del sol; pero con respecto a él, la Tierra es un sistema cerrado termodinámicamente, que solo absorbe, no interactúa, no irradia, no entrega nada al sol. No existe intercambio termodinámico entre el sol y la Tierra. El sol da sin recibir.

  3. kabish dice:

    jolimu,

    resumiendo, que ya no es un sistema cerrado, es definitivamente semicerrado. En todo el tiempo que llevamos ya no sé cuántos cambios y contradiciones ha habido.

    Le voy a hacer una pregunta y quiero que me la responda, porque de verdad pienso que nos está tomando el pelo. Dígame, ¿por qué cuando copia directamente de la Wikipedia la definición de la segunda ley de la termodinámica, hace exactamente igual que con la cita de Roger Lewin, y la corta dónde le interesa?

    Le pongo yo lo que se ha comido sin querer: “Más sencillamente, cuando una parte de un sistema cerrado interacciona con otra parte, la energía tiende a dividirse por igual, hasta que el sistema alcanza un equilibrio térmico. En un sentido general, la segunda ley de la termodinámica afirma que las diferencias entre sistemas en contacto tienden a igualarse. Las diferencias de presión, densidad y, particularmente, las diferencias de temperatura tienden a ecualizarse.”

    ¿Me explica esto dentro de su contexto de su recién inventado sistema “semicerrado”, y mucho más importante, nos explica por qué amputa las citas según le convenga?

  4. jolimu dice:

    Abeledo:
    Lo que plantas: ‘La biosfera es un sistema abierto porque absorbe energía externa.’, no es real; eso no se corresponde con la teoría de sistemas, que señala que un sistema es abierto cuando entre este y sus sub-sistemas, existe un intercambio termodinámico. Y ¿qué intercambio termodinámico hay entre la biosfera y el sol? ¡Ninguno! El sol entrega calor, la biosfera no le da nada a cambio. Por eso es un sistema cerrado.

    La Teoría General de los Sistemas dicta que los sistemas existen dentro de sistemas: cada uno habita dentro de otro más grande. El de la Tierra existe dentro del sistema solar, y se aisla de este por la exosfera.

    La segunda ley termodinámica expresa que la cantidad de entropía de cualquier sistema termodinámicamente cerrado, tiende a incrementarse con el tiempo, hasta alcanzar un valor máximo. Y la entropía no es más que el grado de desorden que poseen las moléculas.

    Un sistema cerrado termodinámicamente con respecto al sol, es todo aquel que no ‘intercambia’ calor con él. Ese es el caso de la biosfera: recibe su calor sin exportarle nada a nuestra fuente de energía por excelencia, sin interactuar; solo absorbe, actuando como un invernadero. Mi planteamiento personal de semi cerrado es porque la energía fluye en una sola dirección, sol-Tierra, y luego se distribuye por el planeta. No fluye nada en la dirección tierra-sol, no hay INTERCAMBIO.

    Según La 2ª Ley, en este caso de evidente sistema cerrado, pues no existe INTERCAMBIO termodinámico, el desorden (entropía), se incrementaría con el tiempo, haciendo imposible que se organice la vida por sí misma. La organización de la vida en la biosfera solo es posible si existe un agente externo que determine el orden necesario: un Creador que diseñe y eche a andar todo el engranaje de control que se precisa; el ADN es ese programa, la mencionada fotosíntesis y el sistema digestivo animal, son consecuencias de la instrucción que encierra.

    Con respecto a la máquina de movimiento perpetuo, no lo leí correctamente; no voy muy sobrado de tiempo como vosotros. De hecho no sé si pueda seguir rebatiendo las descalificaciones, pues estoy trabajando en el próximo artículo. En la lectura lo asumí como ‘equilibrio perpetuo’ que se postula en la organización de los sistemas aislados; en base a eso fue mi respuesta.

  5. kabish dice:

    jolimu, intenemos ser rigurosos. Elija una: la biosfera es un sistma abierto, cerrado, o su última proposición, “semi cerrado”, porque de tanto saltar de una posición a otra ya no lo tengo claro.

    Debería entender lo de los dioses: por tercera vez se lo digo, la ciencia no tiene problemas en replantear sus teorías cuando se prueban incorrectas. Este no es el caso de la teoría de la evolución. La 2ª ley no va contra la teoría de la evolución: eso por supuesto no lo dice ningún científico evolucionista como usted dice (y no me ponga más citas que ya sabe que no le creeré) y desde luego no “los más importantes” como nos cuenta; y lo que desde luego no plantea es que de materia inorgánica no se pueda transformar en orgánica. (¿Pero usted sabe lo que es materia orgánica? Ya se lo digo yo: un compuesto orgánico es aquel que contiene Carbono. ¿Me explica qué tiene que ver con la entropía de un sistema cerrado?)

    Mire jolimu, ha ido adaptando su definición de sistema cerrado hasta crear un nuevo tipo, sistema “semicerrado”, del que no tengo noticia. En un párrafo dice que “Lo que dicta la 2ª Ley que ustedes pretenden eludir, es que en un sistema que no sea abierto, la entropía tiende a aumentar y con ella el caos” y en el siguiente que “la 2ª Ley de la Termodinámica, plantea que la organización en los sistemas ‘aislados’, los lleva al equilibrio perpetuo”. Es evidente que no tiene muy claro de qué habla la segunda ley de la Termodinámica porque luego la mezcla con reacciones químicas orgánicas y no cesa de contradecirse a sí mismo.

    Creo que nos está tomando el pelo.

  6. Manuel dice:

    Bueno, aquí hay dos cosas. La primera que se pasa de puntilla, como si no fuera con usted: mutila la afirmación de un científico para que cuadre a su antojo. Todo un alarde de honradez!!. Lo segundo: tomar la biosfera como sistema cerrado!. Ja!. Es como decir que una pelota no debería caer al suelo, sino ir directa al Sol, porque al fin y al cabo tiene más masa, y es lo que predice la ley de Newton.
    Explique de donde saca la energía una planta y busque en la wikipedia lo que son las redes tróficas, quizá así le quede más claro. E intente entender qué pasaría si la radiación del Sol aumentara sólo un 10%, vería lo “cerrado” que es nuestro sistema.
    Por cierto, la fotosíntesis es tan inteligente como la fijación de nitrógeno. ¿A que no tiene sentido lo que acabo de escribir?. Pues eso.

  7. manuelabeledo dice:

    -Si admites que la biosfera no es un sistema cerrado, admites que la segunda Ley de la Termodinámica no es aplicable. Así de simple. La biosfera es un sistema abierto porque absorbe energía externa. La flora y la fauna no podrían existir sin el Sol, el cual es una fuente de energía externa.
    Que me llames ignorante es de chiste. Vamos, si esta clase de temas se dan en el colegio. Un chaval de quince años te daría un repaso en cuestión de Ciencia que te dejaría tieso. Vergonzoso.
    Y soberbio, ¡soberbio ni más ni menos! Ése que dice sacarse de la manga todos sus textos, sin enlaces, claro está, porque los considera “indignos”. El que está dispuesto a tirar abajo la mitad de los descubrimientos de los dos últimos siglos, empezando por la Evolución, pasando por la Datación radiactiva y terminando con la Genética. ¡Y soy yo el soberbio!
    Por cierto, me refería a una máquina de movimiento perpetuo, esto es, una máquina que es capaz de producir energía sin consumirla, lo cual es uno de los mitos que la Termodinámica derribó en su tiempo.

  8. jolimu dice:

    Abeledo:
    La 2ª Ley de la Termodinámica, enseña que la organización en los sistemas ‘aislados’, los lleva al equilibrio perpetuo. Y los sistemas se consideran aislados cuando no tienen intercambio de energía entre ellos.

    Aquí se ha planteado que la Tierra es un sistema aislado, (pudiera considerarse semi cerrado, pues recibe energía del sol, aunque sin intercambios termodinámicos con él) y que en la relación de ambos, no aporta nada. Esa energía recibida, bajo los distintos patrones de control PROGRAMADOS, es distribuida en ‘su medio terrestre’, a través de las diversas reacciones químicas o físicas que se manifiestan en la biosfera, mediante los seres vivos.

    Por eso, la teoría de selección natural incumple la 2ª Ley de la Termodinámica, que habla del aumento de entropía o desorden del sistema, dejando patente que el orden que existe en la Biología del planeta solo puede conseguirse desde una intervención ajena, bien definida en la programación y codificación de las intrucciones que aparecen en el ADN, el proceso de transcripción, y el resto de secuencias que ocurren en una célula para permitir la vida.

    Se ratifica que la Ciencia le niega la razón a la absurda selección natural que propugna la teoría de la evolución, pues para ello la reconocida 2ª Ley Termodinámica tendría que ser abolida.

    O sea, que, te estás riendo de ti mismo; siento mucho que tu soberbia haga que abandones tu blog y vengas a este para lanzarte de cabeza a los brazos del autodescrédito. Un poco de humildad no te vendría mal; que Dios te proporcione todo aquello de lo que careces, y te refuerce en todo lo bueno que ya puedas tener consolidado.

  9. jolimu dice:

    Kabish: ¿Por qué se va a los dioses? No entiendo.
    Lo que planteo aquí, es que la energía procede del sol y para transformar esa energía en vida, es necesario un orden, lo que permita que el hierro, el magnesio, el fósforo… forme parte del circuito de la vida.
    Eso solo se logra a través de la fotosíntesis o de los procesos digestivos de los animales; algo tan cronometrado y complejo no pudo haber sido diseñado de la nada, sin una energía inteligente detrás. La Termodinámica asegura que en un sistema cerrado, la entropía (desorden) tiende a aumentar, por lo que descarta ese ‘orden’ fortuito y azaroso que propugna la selección natural.

    Lo que dicta la 2ª Ley que ustedes pretenden eludir, es que en un sistema que no sea abierto, la entropía aumenta y con ella el caos. Solo se logra orden mediante de un agente exterior al sistema. Niega, por tanto, lo que propugna la selección natural: que la vida surgió azarosamente y que lo inorgánico dió lugar a lo orgánico.

    Estamos en un debate intelectual, no religioso; intente dar respuestas desde el conocimiento humano, y no trate de evadir un tema que los científicos más importantes de la evolución, reconocen como bastante escabroso e imposible de compaginar con lo que se enseña en las escuelas.

    Repito: la 2ª Ley de la Termodinámica, una ley promulgada desde la Ciencia, a la cual constantemente pretende abrazarse la teoría evolutiva, dice que la selección natural no puede ser posible. Y no hablo de mí, sino de una prestigiosa y reconocida Ley internacional, encomiada por el propio Einstein.

    No se refugie en la retórica religosa para provocar despretigio, sino intente dar respuesta desde su propio campo. La Ciencia les niega, trate de abortar eso.

  10. manuelabeledo dice:

    Muy bien Jolimu, si la biosfera, que no la Tierra, es un sistema cerrado, ¿entiendo que estamos ante la primera y única máquina de movimiento perpetuo del Universo?

    Como bien indica Kabish, el sistema biológico terrestre obtiene energía de múltiples fuentes. Según tu visión del mundo, la biosfera no obtiene energía de ninguna parte.

    Es ridículo. Pero claro, la biblia te da potestad no sólo para anular los hechos biológicos, sino también los físicos.

    Me río por no llorar😀

  11. kabish dice:

    Mire jolimu, iba a empezar la explicación cuando he visto el post de Manuel que ya lo aclara. Para completarlo mínimamente, he de añadir que (y cito a Richard Feynman cuyo “Six easy pieces” tengo aquí al lado) el hombre adquiere energía no sólo del Sol, sino también del Uranio, el Hidrógeno, el carbón y la lluvia (y sin querer corregir a Feynman diría que también del viento).

    Verá jolimu, la ciencia no tiene dioses. Cuando llegó Einstein y fue necesario corregir y mejorar la física de su vaca sagrada Isaac Newton, la ciencia no tuvo escrúpulos ningunos, porque entendió que era un paso adelante en el camino hacia la verdad. Nadie pensó que Einstein era un hereje. Se lo repito: el día que llegué una prueba irrefutable de que la evolución es falsa, la misma comunidad científica se encargará de hacer limpieza.

    Mientras tanto aquí podemos perder todo nuestro tiempo. Usted nos ofrece citas y un breve vistazo en Google saca a a luz que lo que nos cuenta es mentira (no siga citando y abusando de nuestra bondad, yo, al contrario que Manuel, había creído sus fuentes sin comprobarlas, pero ya no le creeré más). Usted nos ofrece pruebas irrefutables de que la 2ª ley de la Termodinámica “golea” la teoría evolucionista pero no estamos hablando de un sistema cerrado, cuya definición creo que está bastante clara y nos dice que se trata de un sistema que no intercambia energía (vuelvo a Feynman).

    La ciencia evoluciona, ahí nadie se “atrinchera”. La Biblia, aunque ha sido reescrita en muchas versiones por distintos hombres, no evoluciona tanto. Usted sigue ahora hablando de que la Tierra es un sistema cerrado y ahí se quedará, ahora sí, “atrincherado”. O dedicirá, pasado un tiempo, cambiar de “demostración que refuta absolutamente la teoría de la evolución” de igual modo que un día la Iglesia decidió dejar de quemar a los heliocentristas para pasar a otra cosa.

    Ya sé que ha pensado mucho todo esos artículos, pero no es suficiente con pensar: hay que querer hacerlo. Si no quiere, me parece estupendo. Pero vuelvo a lo de antes: dejen por favor a los niños en paz. No intervengan en la educación e intenten desacreditar una teoría apoyada por la comunidad científica durante más de un siglo. Yo quiero que la sociedad avance, y avanza a traves de la ciencia, que es una, y no “este pedacito de la ciencia sí está bendecida por Dios y este no”.

    Un saludo.

  12. jolimu dice:

    Un sistema termodinámico es una parte del Universo que se aisla para su estudio.
    La definición de si la Tierra es o no un sistema cerrado resulta contradictoria en la literatura, en función de los dogmas del autor; las versiones evolucionistas dicen que es abierto, para huir de la 2ª Ley de la Termodinámica que les anula su teoría. Se atrincheran en ese concepto porque saben que lo que propugnan no puede ser aprobado por la Física. Pero un simple análisis convence de que no es así.

    Todos los libros que definen el tema, coinciden en que un sistema resulta ‘abierto’, cuando intercambia materia y energía con el exterior, y se considera ‘cerrado’ cuando no interacciona con otros entes físicos situados fuera de él, por no estar conectado ‘causalmente’ ni correlacionalmente con nada que le extrapole.

    Partiendo de este principio, la Tierra debe conceptuarse como un sistema cerrado respecto al sol [la fuente de energía], en el que la exosfera, a unos 500 kms, es su frontera atmosférica. Es la zona de tránsito entre la atmósfera terrestre y el espacio interplanetario; la última capa de la atmósfera terrestre, que contacta con el espacio exterior, donde existe prácticamente el vacío.

    La tierra no ejerce influencia sobre el sol y el aire pierde sus cualidades fisicoquímicas; por lo que, como una inmensa esfera invisible, fija su límite, convirtiendo al planeta en un colosal invernadero. Contiene mucho polvo cósmico que nos baña constantemente, y que hace aumentar su peso en unas 20.000 toneladas; sin embargo, las substancias del planeta jamás escapan al espacio exterior ni interrelacionan con el sol, que es la fuente.

    No hay interacción, condición imprescindible para considerarla como sistema abierto. El sol nos irradia, sí, pero desde ‘su sistema cerrado’; la Tierra no tiene la capacidad de interactuar con él, no le envía nada ni intercambia nada con él; constituye un sistema cerrado y por eso se cumple en ella la 2ª Ley de la Termodinámica. Por eso es que la fotosíntesis, por ejemplo, resultaría imposible sin un programa atrás regulando los procesos, neutralizando la entropía generada.

    Un ejemplo lo vemos en el agua, que siempre se está moviendo a nuestro alrededor, a través y sobre la Tierra; ya sea en forma de vapor, líquida o hielo. Y según la 1ª Ley de la Termodinámica, que dicta que ‘la materia ni se crea ni se destruye, sino que se transforma’, la misma agua, en el inicio de la Creación de Dios, es la que nos garantiza la vida hoy. Gracias a su reciclaje continuo, es muy posible que alguna molécula que bebamos, le quitó la sed a un dinosaurio, unos cuatro mil años atrás.

    Por otra parte, aunque la vida deriva de la energía solar y de esa agua; su interacción energética, ya sea física o química, solo se puede lograr a través de sistemas inteligentes tales como la fotosíntesis vegetal, y los no menos sabios y cronometrados procesos digestivos de humanos y animales. Nada es posible sin esa maquinaria precisa; jamás se ha demostrado que la energía pueda generar vida por sí misma, ya sean los sistemas abiertos, cerrados o como se pretenda.

    Los propios experimentos de Miller no llegaron más allá de generar unos pocos aminoácidos, sin ninguna relación biológica entre sí; nunca logró obtener vida celular, y por supuesto, y es lo más importante: NO HABÍA ADN EN ELLOS.

    Por eso expuse en el artículo de la 2ª Ley de la Termodinámica que ‘Un medio termodinámico sin mecanismo de conversión energético, no apoya la evolución; sea abierto, cerrado o entrejunto. Una gran dificultad de su ‘teoría sintética’, es el hecho de explicar de forma razonable cómo pudieron surgir por sí mismos esos verdaderos ‘ingenios’: la fotosíntesis vegetal y los distintos procesos animales: digestivos, circulatorios, neuronales, respiratorios, etc, que permiten la vida de cada célula.

    La influencia solar no es capaz de producir orden por sí misma, sino caos. La alta temperatura no asegura que los aminoácidos se unan en ordenadas secuencias. La energía por sí sola no es suficiente para que los aminoácidos creen moléculas complejas como las proteínas ni para que éstas formen las estructuras organizadas de los orgánulos celulares.’ Pon agua a hervir y te darás cuenta del caos molecular.

    En general, si no hay una inteligencia controladora, la entropía del mundo hace que las cosas tiendan a estropearse y no a ‘crearse’ solas. La 2ª ley de la Termodinámica lo afirma diciendo que el desorden de un sistema aislado debe incrementarse con el tiempo o, como mínimo, permanecer constante. Si algo se ordena es solo posible por la influencia de un dinámica externa al sistema.

    Por ejemplo, vemos que en la Tierra nacen plantas y animales, formas muy ordenadas de moléculas y átomos. Pero esto solo se da, gracias a la instrucción codificada en el ADN, y programada por una inteligencia que permite que los distintos diseños, todo un engendro intelectivo (no por algoritmos, pues estos no surgen si no hay programación inicial) sean capaces de procesar dichas instrucciones.

    Somos objeto de diseño; el internacional acuerdo científico, conocido como 2ª Ley de la Termodinámica lo aprueba con la misma fuerza que desmiente la ‘azarosa’ teoría de la evolución. Y por favor, quiero aclarar que no tengo nada personal con los científicos evolutivos, sino con la teoría que se enseña en las aulas; no me la juego con las personas, pues es probable que alguno resulte agradable a Dios y que éste solo esté esperando el kairos necesario para manifestársele, abriéndole los ojos del corazón y llevándole al terreno que Él considere oportuno… tal como lo hizo conmigo cuando yo ya había cumplido los 45 años.

  13. Manuel dice:

    Aquí la sesuda y estudiadísima fuente de Jolimu:

    http://www.darwinismrefuted.com/thermodynamics.html

  14. Manuel dice:

    Como siempre mintiendo:

    Lo que los creacionistas dicen que dijo Roger Lewin:

    One problem biologists have faced is the apparent contradiction by evolution of the second law of thermodynamics. Systems should decay through time, giving less, not more, order.

    Lo que en realidad dijo:

    One problem biologists have faced is the apparent contradiction by evolution of the second law of thermodynamics. Systems should decay through time, giving less, not more, order. One legitimate response to this challenge is that life on earth is an open system with respect to energy and therefore the process of evolution sidesteps the law’s demands for increasing disorder with time

    Lo bueno de la Internet es que las fuentes están ahí, para quien QUIERA verlas. La biosfera es un sistema abierto, la energía entra del Sol. Demuestre lo contrario.

  15. manuelabeledo dice:

    Ay, tanta retórica para nada…

    http://ocurrenciashabituales.wordpress.com/2008/05/09/segunda-ley-de-la-termodinamica-otra-vez/

    Que no, que es mentira, que no convences a nadie… ¿Y tú eras técnico en una central nuclear? Será nucelar, supongo.

  16. jolimu dice:

    Kabish: No es desde la soberbia que se gana un partido, sino jugando bien y limpio, sin intentar callar a quien no piensa igual, mediante la ofensa, porque se sabe que resulta imposible desde la razón.
    No despotrique ni intente descalificarme más, sin intentar al menos, demostrar que lo que digo es falacia e ignorancia. Demuestre a la gente que está leyendo esto cada día, que los planteamientos evolucionistas que yo critico son los que tienen la verdad.

    La 2ª Ley de la Termodinámica plantea que en sistemas físicos compuestos por múltiples entidades, la naturaleza favorece al desorden y niega el orden. Si tenemos, por ejemplo, unas cuantas sustancias ordenadas de determinada forma, y se bloquea al sistema de influencias externas, la composición de dicho conjunto tenderá a desordenarse a medida que el tiempo pase. Eso determina la ‘Entropía’ de un sistema y es el fundamento de dicha Ley, que el propio Einstein describió como la madre de todas las leyes físicas.

    La Ley de la Entropía sostiene que el Universo avanza ineludiblemente hacia la desorganización. De modo que niega categóricamente que las sustancias inorgánicas, en un momento X del tiempo, pudieran dar lugar a una vida orgánica organizada, tal como la básica célula procariota.

    Los propios defensores de la evolución lo reconocen; el científico evolucionista Roger Lewin expresa el atolladero termodinámico de la evolución en un artículo de la revista “Science”:
    “Un problema que han enfrentado los biólogos es la aparente contradicción de la evolución con la Segunda Ley de la Termodinámica. Los sistemas deberían deteriorarse con el paso del tiempo, disminuyendo en vez de aumentar el orden”.

    Por su parte, otro hombre de ciencias, el evolucionista G. Stravropoulos, cita en la revista “American Scientist”
    “Bajo condiciones ordinarias, nunca se puede formar espontáneamente ninguna molécula orgánica compleja, sino que se desintegrará, según la Segunda Ley. En realidad, cuanto más compleja es, resulta más inestable, y lo que se confirma, más temprano o más tarde, es su desintegración. La fotosíntesis, todos los procesos de la vida, y la vida en sí misma, pese a todo lo que se dice confusamente, deliberadamente o no, no puede comprenderse en términos de la termodinámica o de cualquier otra ciencia exacta”.

    Otro esforzado en unir termodinámica y evolución, fue el científico ruso-belga Ilya Prigogine, quien reconoció la problemática, cuando dijo:
    “Hay otra cuestión que nos ha fastidiado durante más de un siglo: ¿qué significado tiene la evolución de un ser viviente en el mundo descrito por medio de la termodinámica, un mundo de un desorden siempre creciente?”

    O sea, que es una espina reconocida por la propia Evolución; para prevalecer, intentan desmentir la propia Ciencia, pues Jeremy Rifkin manifestó al respecto:
    “La Ley de la Entropía dice que la evolución disipa toda la energía disponible para la vida en el planeta. Nuestro concepto es exactamente el opuesto. Creemos que la evolución, de algún modo mágico, crea un valor y orden energético más grande sobre la Tierra”.

    Es decir, que citan la Ciencia, y cuando esta les desmiente, desbaratan una ley reconocida por las mentes más prodigiosas del planeta, mientras acuden a la magia. ¿Qué hay de científico en el sortilegio? Cualquier cosa antes que reconocer que están equivocados. Jamás lo reconocerán; por eso hay que continuar sacando las verdades, para que los que se especialicen en otros frentes, se empapen de estos asuntos, no se dejen engañar, y comprendan que no hay nada científico en las teorías de la selección natural, sino mucha, mucha contradicción.

    Del otro punto, sobre los imprescindibles cambios necesarios en la información del ADN, para que una especie de lugar a otra, y tenga lugar una selección natural sin inteligencia externa, no ha hecho ningún comentario, porque les resulta imposible dar solidez al planteamiento.
    Solo desde la magia, el azar, y las mutaciones (que está demostrado que la mayoría de las veces resultan letales)y eso, será cualquier cosa menos Ciencia.

    Y por último, no pretendo que la humanidad se abandone en manos de la Biblia, no me adose frases que no he dicho. Ya he planteado una y mil veces que la Ciencia investigativa, la del avance tecnológico, que se preocupa por el bienestar de la sociedad, resulta bendecida por Dios.
    El problema lo tienen todos los que invierten esfuerzos, tiempo y dinero en hurgar en el pasado que nadie conoce, para intentar desmeritar la obra de la Creación, en lugar de incorporarse en la brecha de los que luchan por un futuro mejor.
    La Biblia no es Ciencia, sino la mejor guía del ser humano; nos enseña cómo debemos comportarnos en la sociedad, para acceder a una vida eterna por la que nuestro Señor Jesucristo se entregó en la cruz.
    Pero la evolución tampoco es Ciencia, sino que se contradice con ella; demuestre donde me he equivocado al señalarlo, e intente hacerlo sin entrar en descalificaciones.
    No se suben 70 artículos al blog, rebatiendo argumentos evolucionistas, sin haberlos estudiado antes.

  17. kabish dice:

    jolimu,

    Ya veo que se ha tomado mucho trabajo en leer sobre la evolución; el problema, que es lo que le estoy contando, es que creo que no ha entendido nada. Cada una de sus respuestas consiste en describir en 500 palabras un proceso biológico, uno cualquiera, para concluir que tiene que haber una inteligencia detrás de ese proceso. La segunda ley de la termodinámica habla de energía, la teoría de la evolución ni la contradice ni la afirma; habla de otras cosas totalmente distinas.

    No he hablado de ignorancia, he hablado de falacias ad ignoratium, que puede consultar en la Wikipedia lo que son ya que las sigue utilizando sin tasa.

    A mí todo este discurso me parece que se podría extrapolar a cuando la Iglesia mandaba a la hoguera a cualquiera que no respaldase el geocentrismo. Sólo que ahora es tan evidente que claro, qué teólogo va a decir que la Tierra no gira alrededor del Sol. Hay que buscar otro tema.

    Mire jolimu, para terminar: a mí me da exactamente igual lo que la gente crea. Pero una cosa sí me parece seria: por favor dejen a los niños en paz. No se les ocurra intervenir en el sistema educativo, no embutan a los niños con “ciencias de la creación” y “diseños inteligentes”. Esto es terrible. Ya hay una asignatura de religión para contarles lo que les apetezca. Si el avance del conocimiento natural dependiese de la Iglesia, ya hace mucho que nos habríamos quedado con Adán, Eva, Lucifer y Cristo, y desconoceríamos a otros personajes como Júpiter, Saturno, el cometa Halley o la supernova que la NASA acaba de descubrir. En la Biblia no está escrita la vacuna del SIDA, ni la cura del cáncer. Es un libro escrito por hombres cuando los hombres desconocían casi todo lo que hoy conocemos. Por favor, las futuras generaciones DEBEN ser educadas en la ciencia para que la humanidad avance. Y teoría de la evolución es parte de ella. Cuando aparezcan pruebas (que no “evidencias”) en contra de ellas, la misma comunidad científica se encargará de rechazarla sin necesidad de ayudas clericales, no se preocupe. Pero por ahora no han aparecido, y no, sus artículos no demuestran nada. Puede presentarlos a la comunidad científica si quiere; los puede enviar por correo a todos esos miles de científicos creyentes para que ellos mismos las presenten en su nombre.

    Qué peligro correría la humanidad si se abandonase en manos de la Biblia…

  18. jolimu dice:

    Esta página es una página cristiana; lo de Matusalén lo entenderán los cristianos perfectamente; esos datos son para ellos y para todos los que sean capaces de leerlos sin reaccionar con violencia. Olvida a Matusalén; soy consciente de que esa temática es como el idioma chino para ti. Circunscríbete a los otros planteamientos y demuestra que tu materia gris funciona sin recurrir a la descalificación.

    Como el evolucionismo plantea que su tesis se deriva de la Ciencia, yo me he tomado el trabajo de leer todo lo que ha llegado a mis manos sobre la evolución, para demostrar, en vuestro propio idioma, que lo que plantean en realidad se contradice con la Ciencia a la que aspiran convertir en colaboradora.

    -Descalifícame neutralizando lo que he planteado sobre la 2ª Ley de la Termodinámica a la que la evolución contradice.
    -Descalifícame demostrando que la selección natural puede cambiar las instrucciones del ADN desde el azar, sin necesidad de inteligencia que promueva la citada selección.

  19. jolimu dice:

    Kabish; mi objetivo no es entrar en discordias personales, pero si intentas descalificarme, tienes que reconocer que no me dejas opción.

    El primer proceso de la expresión genética, es la transcripción del ADN: las secuencias de ADN son copiadas a ARN mediante la enzima ARN polimerasa. Esta transcripción produce ARN mensajero como primer paso de la síntesis de proteínas, por eso también se le nombra a veces como síntesis del ARN mensajero. En el caso de las eucariotas, la transcripción se realiza en el núcleo, con mayor complejidad, pero de forma similar.
    Una vez transcrito el ARN, hay un proceso de maduración que, tras cortes y empalmes sucesivos elimina ciertos segmentos del ADN (intrones) para producir el ARNm final.

    El ARNm lleva esa transcripción, desde el núcleo a los ribosomas. Se sabe que los ARNm, asociados a ribosomas, se movilizan en los axones bajo la forma de ribonucleopartículas (RNPs), utilizando para ello proteínas motoras (miosina Va y kinesina). En ese sentido, son de transporte.

    Ahora bien, por otra parte, el ARN de transferencia (ARNt) , ‘transporta’ hacia los ribosomas los aminoácidos específicados en la ‘receta’ extraida del ADN, que servirán para producir las proteínas. A ellos me refería como los de transporte, pues llevan los aminoácidos hasta el ARN mensajero, donde se aparean el codón de éste y el anticodón del ARN de transferencia, por complementariedad de bases, y de ésta forma se sitúan en la posición que les corresponde.

    Y se sabe perfectamente que no son lo mismo, aunque ambos sean moléculas de ácido ribonucleico; como se conoce también su diferenciación con respecto al ARNr, el más abundante de la célula, ARN nuclear, las ARN-polimerasas, etc.

    Me referí a que hay mala praxis educativa cuando se enseña en las aulas que todo ese proceso, que está ESCRITO BAJO CÓDIGO, exigiendo un necesario codificador, ha surgido del azar, y planteando luego de eso, que la teoría de la evolución es un razonamiento científico. Mi objetivo es hacer todo lo que pueda por demostrar que lo que hace es enfrentar a la Ciencia.
    – Enfrenta la 2ª ley de la Termodinámica, cuando dice que el azar es capaz de generar orden.
    – Señala que toda la Biología existente surge por ‘selección natural’; lo cual implica contradicción, pues cualquier selección, precisa de análisis para definir qué hacer para modificar la expresión genética, de forma que las especies vayan mutando de unas a otras. Es decir, necesita una inteligencia que la propia evolución niega.

    Y con respecto a la Biblia, la cito para dejar patente que su Palabra no se contradice con la Ciencia. Si no quieres creer en los 969 años de Matusalén, es tu opinión; contra eso no puedo hacer nada. Pero lo importante para mí es que lo que se conoce hasta ahora del ADN no desmiente esa posibilidad, sino que la confirma. La Biblia cita claramente cómo, a través de miles de años, las generaciones fueron cayendo en cuanto a longevidad.
    Se sabe perfectamente que la genética determina la expectativa de vida de una persona. No creo que eso sea un punto de discusión, pues está demostrado que es así; de hecho comenté el criterio científico que considera a los telómeros como un reloj biológico. Y la aparición cada día de enfermedades genéticas nuevas, implican que se continúa involucionando.

    La expectativa de vida cada día mayor, a la que tú te refieres, es una falsa mejoría, pues las enfermedades van en aumento; lo que se hace es paliar sus efectos, gracias a los adelantos de la Ciencia. Es solo posible en las naciones ricas, con una Seguridad Social efectiva; pero vete a los países más pobres y verás miles y miles de ancianos, que no pasan de los 40 años, y cada vez más mutaciones que acortan sus tiempos y la calidad de sus existencias.

    Por otra parte, no comprendo que no resulte posible un intercambio de opiniones sin que ustedes terminen ofendiendo. Siempre que se quedan sin argumentos, acudan a la descalificación. Un hombre no ofende en la distancia, eso no es correcto; lo que hace es reflejar su falta de capacidad de respuesta intelectiva.

    Si hablas de ignorancia, por favor, por respeto a las personas que entran aquí, señálalas con rigor e intenta desmontar los planteamientos que he citado en contra de la teoría evolutiva, desde el análisis científico, no desde el despotrique que canta la ausencia de recursos convincentes.

    Y por último, como siempre, se acude a la verdadera Ciencia para lanzar una ofensiva. Yo no tengo nada contra la investigación, la lucha y abnegada dedicación de tantos y tantos biólogos que se esfuerzan por mejorar la salud y la calidad de vida de los seres humanos. Ya he dicho que esos científicos son honrados por el Señor; cada hora que pasan en sus laboratorios, representa un tiempo que les dignifica e incrementará el favor de Dios, en el momento que tengan que hincar su rodilla para dar cuenta de sus actos en esta dimensión.
    Pero esa actividad no tiene nada que ver con aquella que dicta que no hubo Creación, que Dios y Jesucristo son un par de mentirosos, y que no hay un plan para cada hombre. Esos se están enfrentando al Todopoderoso, y lo peor es que están arrastrando en la vorágine, a todos aquellos inocentes que les escuchen y les creen.
    La evolución no representa a la Ciencia que mira hacia el futuro, en busca de soluciones para la humanidad, sino a una alternativa que provoque que Dios salga de la ecuación de la vida, hurgando en las tumbas, poniendo quijadas de monos en cráneos de hombre, mientras les exhiben con nombres en latín, y otras incontables falacias SÍ demostradas, a través de más de 150 años de planteamientos absurdos, al margen de la razón, de la lógica… y de la propia Ciencia, que poco a poco les está poniendo en el lugar de la historia que les corresponde.

  20. Manuel dice:

    Kabish, no sabes donde te estas metiendo…..
    Un saludo

  21. kabish dice:

    jolimu,

    a mí me parece que la mala praxis educativa le hizo aprender algunos conceptos científicos al azar sin llegar a tenerlos muy claros. Los expone como si dominases el tema pero está claro que no, como cuando me pregunta quién creo el ARNm y el de transporte (como si fueran dos cosas distintas), por ejemplo.

    Como ya me avisó Manuel, tengo poco que hacer aquí. Cita “muriendo morirás” como prueba de que en la Biblia ya anunciaba el ADN y las enfermedades genéticas.Con esa misma rigurosidad puedo coger cualquier pasaje al azar de la Biblia para demostrar cualquier cosa que se me ocurra.

    Las “leyes” no son “demostraciones”. Y afortunadamente, no hay tampoco ninguna “ley física” que demostrara la existencia de mi amigo Luyk, un goblin invisible que me chivaba las respuestas de los exámenes cuando estaba en primaria. Gracias a este goblin amigo pude acabar la escuela sin abrir un libro, y como ningún profesor ni científico pudo demostrarlo, pasé cursos sin problema.

    Lo de Matusalém no demuestra nada, porque la esperanza de vida se recoge desde hace unos años y se sabe que va a más, no a menos. De Matusalém no tenemos ningún registro fiable me temo. Pero en cualquier caso luego va y se contradice diciendo que “resulta obvio que la esperanza de vida aumenta mientras menos mutaciones genéticas existan”. No entiendo nada.

    Y por favor, abandone las falacias ad ignoratium: que en este punto de la Historia no se haya conseguido crear una célula en laboratorio, que no se pueda demostrar esto o lo otro *NO contrademuestra nada*: no se podían hacer transplantes de órganos hasta que la ciencia lo logró, no se conocía el origen de la gravedad hasta que la ciencia lo descubrió, no se curaba la neumonía hasta que la ciencia la curó.

    No: en la Biblia no está la receta para curar el cáncer, no busque. Pero un día la ciencia encontrará la cura, a pesar de todo.

  22. jolimu dice:

    Todo es programación; y todo programa obedece a determinados intereses. Si no te es posible mirar lo que para científicos creyentes resulta obvio, es sencillamente porque tu mente ha sido programada para negar todo lo que no responda a la expectativa de la evolución de las especies; no eres culpable de pensar así, sino una consecuencia de mala praxis educativa.

    Te he contado todo desde el inicio, precisamente para demostrar que si está escrita toda la información de las secuencias proteicas y cada elaboración de enzimas y agentes que intervendrán en el metabolismo, es porque ‘alguien’ lo codificó y lo puso en el ADN. ¿Acaso has visto tú algún programa surgir desde el azar? ¿Si ves un tornillo en medio de la calle piensas que se hizo por azar? ¿Por qué entonces darle a la casualidad una capacidad jamás vista en la experiencia de la vida?

    No existe ninguna ley física, química o de cualquier tipo, que demuestre que un programa se crea solo, y que además sea capaz de codificarse a sí mismo. Y el planteamiento de algoritmos no es válido, pues este solo pasa a existir desde un programa ya creado; en ese punto ‘0’ pre-programación hay que situarse, en los inicios, la ausencia de programa.

    Por otra parte, las enfermedades genéticas ya son manifiestas por el propio Creador, cuando sentencia el ‘muriendo morirás’ de Bereshit 2:17, debido al pecado original, unos cuantos miles de años antes de que el hombre fuera capaz de llegar al ADN.

    Lo de Matusalén/Abraham lo cuento, para que se vea como la Ciencia va demostrando la coherencia bíblica, pues los datos expuestos fueron escritos mucho antes de que accediera a la molécula de doble hélice y sus enigmas.

    El ADN de los inicios de la humanidad, aun sin afectar, permitió que las personas vivieran tanto. Ese tiempo se fue acortando, según su información genética se iba alterando, progresivamente. Hoy se ha demostrado el papel que juegan los telómeros, regiones de ADN no codificante, en la expectativa de vida de una persona.

    Y sí, resulta obvio que la esperanza de vida aumenta mientras menos mutaciones genéticas existan. Mientras menos se manifiesten, ocurrirán menos enfermedades malignas como el cáncer, entre otras muchas. ¿Tampoco estamos de acuerdo en eso?

    Mira si la Biología y su diseño es grande y no resulta una chapuza, que la sabiduría humana, pese a contar con todas las tecnologías, el conocimiento y el tiempo (casi dos siglos), aún no ha sido capaz de crear una sola célula; y mucho menos, demostrar la absurda conversión de un procariota en eucariota.

    Sin eso, toda la teoría es un flan; tiene la misma solidez que los argumentos usados en el mutante de Waterworld.
    Siento mucho que no puedas verlo; me gustaría que me explicaras entonces quién codificó el ADN, los codones de Stop-Start, y todo el entramado que hace que exista un ARNm, uno de transporte, las proteínas que detectan y curan defectos (AT, Ku, P53…). Es que el planteamiento evolucionista, de que todo orden surge de la casualidad, va incluso contra las más elementales leyes de la termodinámica.

    El azar es caos, nunca es orden; y además es incapaz de codificar nada, de razonar nada, y mucho menos, de discernir quién resulta mejor que otro, para poder ‘seleccionar’ de manera natural. Si se habla de selección natural, hay ímplicita una inteligencia que seleccione. ¿Dónde está ese intelecto evolutivo indispensable?

    Los procesos biológicos no se pueden responder desde los tiempos eónicos evolutivos, pues durante la síntesis de una proteína, si un solo paso se tarda más de lo necesario, la cadena se rompe. O sea, los miles de millones de años no es la solución, puesto que la realidad dice que un ser con 12 mil millones de bists de información [bases nitrogenadas], necesita la cronicidad exacta, o no hay vida.

    Una selección precisa inteligencia; cualquier otro planteamiento resulta incongruente y fuera de toda lógica/razonamiento.
    Sin embargo, sí hay mucha inteligencia en la Creación; lo que no hay aun, es la necesaria voluntad para apreciarla. Ojalá que lo antes posible te abras a esa posibilidad, aunque yo no me entere, pues es tu propio bien el que está en juego, no el mío.

  23. kabish dice:

    jolimu,

    para serle sincero, no entiendo nada de lo que dice.

    Primero me cuenta la estructura de la célula, del ADN, del ARN; todo eso ya me lo sé, no es lo que estaba preguntando. Y no, no logro ver ninguna inteligencia perfecta coordinando un sistema que es a todas luces imperfecto.

    Luego me cuenta que la información codificada en el ADN degeneró desde Matusalém (969 años) hasta hoy (85 años), como si la esperanza de vida dependiese exclusivamente de la información genética y como si en cualquier caso fuese cierto que la esperanza de vida humana decrece con el tiempo (como si Cervantes hubiese vivido 250 años).

    Por último me dice que la existencia de enfermedades “raras” es una “prueba” (que no una “evidencia”, por cierto) de que la información contenida en el ADN denegera, y esto lo que había preguntado pero como respuesta no quiero una lista alfabética con 400 enfermedades sino una explicación inteligible de por qué esto es una prueba.

    A mí lo que me parece es que la mera existencia de enfermedades, raras o populares, implica que el Coordinador que está detrás de todo esto no está muy atento a lo que hace.

  24. manuelabeledo dice:

    Kabish, estás ante un creacionista de la Tierra joven. No sé si vas a responderle razonadamente, yo me lo ahorraría😉

  25. jolimu dice:

    Desde que un oocito, la célula germinativa o sexual femenina, (óvulo al madurar), es fecundado por un espermatozoide, comienza el milagro de la vida.
    Se inician una serie de operaciones de construcción del nuevo ser. Se procede a la ‘lectura y copia’ de toda las ‘instrucciones’ codificadas en el ADN cromosomático, mediante el ARN mensajero, y su posterior transcripción en dicho ARN.

    Luego tiene lugar la síntesis de proteínas (traducción), en los ribosomas del citoplasma celular. Los aminoácidos son transportados por el ARN de transferencia (ARNt), específico para cada uno de ellos, y son llevados hasta el ARN mensajero (ARNm), donde se aparean el codón de éste y el anticodón del ARN de transferencia, por complementariedad de bases, y de ésta forma se sitúan en la posición que les corresponde. Al finalizar la síntesis de una proteína, el ARNm queda libre y puede ser leído de nuevo, siendo frecuente incluso, que antes de terminarla, empiece a crearse otra; con lo cual, una misma molécula de ARNm, sea leída por varios ribosomas al mismo tiempo.

    ¿Cree usted posible que toda la ‘escritura’ de la información contenida en el ADN, su lectura y posterior transcripción en ARNm, así como la compleja traducción que dará inicio a la síntesis proteica, logró perfeccionarse a sí misma? ¿No logra ver la inteligencia coordinadora que existe detrás de toda esa gestión de factoría?

    Como muchas fábricas, la célula con nucleo posee un muro principal, una estructura edilicia: vehículos para el transporte interno; una Direccion General y Departamentos de Energía, de Elaboracion, de Empaquetado y Distribucion. Igual que la fábrica, usa energía y materia prima provenientes de otros departamentos, para mantener su funcionamiento y elaborar productos. Y también, como ella, produce desechos… mientras otras proteínas son creadas para controlar cada una de las operaciónes, con un servicio de mantenimiento, hospedaje de células enfermas y curas incluidas.

    ¿Quién está detrás de esa enigmática y perfecta programación de toda la ‘fórmula’ humana?

    Si el ADN no ha sufrido pérdida de información original, todo marcha sobre ruedas, pero si, producto de radiaciones ionizantes, alcohol, drogas, exposiciones prolongadas al sol, química contaminante introducida en el organismo a través de la respiración en forma de aerosoles o a través de los alimentos… etc, parte de esta información resulta dañada, recortada, quemada, asfixiada… perdida, entonces surgirán las mutaciones genéticas, que la mayoría de las veces generan trastornos y/o enfermedades.

    El conocimiento de la genética y el posterior incremento de este, gracias a la genética comparada, y los avances tecnológicos en este campo, han permitido clasificar HOY, muchas de estas enfermedades existentes, que afectan a gran parte de la población mundial. Pero que tuvieron su inicio mucho antes, desde que la información codificada en el ADN, correspondiente a la generación de Matusalén (969 años), degeneró hasta la de los hijos de Noé (600-400 años), hasta la de Abraham (175 años), y hasta la actualidad.( unos 85)

    Pero hay otros síndromes de origen genético, mucho más recientes, que evidencian que la información del ADN continúa involucionando, echando por tierra la teoría de la evolución, ya que esta implica una mejora genética, a partir de los hipotéticos homínidos.

    Una de ellas es la del síndrome de Aarskog, considerada por la ciencia como ‘rara’. Este es un mal congénito (desde el nacimiento), que se caracteriza por la presencia de múltiples malformaciones. Sus síntomas más destacados son: retraso del crecimiento, rasgos faciales típicamente alterados con respecto a la normalidad, manos y pies cortos, retraso mental y anomalías genitales en los varones. Fue descrito por primera vez, en 1970, por Dagfinn Aarskog y un año después Charles I. Jr. Scott, completó la definición del mal. Solo aparecen en la literatura médica unos 100 casos en el mundo entero.

    Existe una página en Internet, donde se presentan todas las conocidas hasta el momento; son tantas, que las han clasificado por índice alfabético:
    http://iier.isciii.es/er/prg/er_bus1.asp?letra=A&procedencia=er_busal.

    He comentado sobre la primera; la última de la letra ‘A’, es el síndrome Axenfeld Rieger, una enfermedad rara congénita y progresiva del desarrollo ocular, que afecta al segmento anterior del ojo y presenta también alteraciones extraoculares acompañantes; pero que si perturba exclusivamente al ojo se conoce como ‘anomalía de Axenfeld Rieger’. Entre ambas, hay unos 400 casos reconocidos.
    Imagine ahora cuántas de esas enfermedades nuevas, resultantes de pérdidas más recientes en la información contenida en el ADN, sumarán al llegar a la letra ‘Z’… ¡son miles! Y la tendencia es hacia el aumento, no hacia la positiva evolución que las iría eliminando, según se enseña en las aulas.

    Todas se deben a mermas de dicha información codificada; el ‘muriendo morirás’ que sentenció el Creador luego del pecado de Adán.
    (Según el Torá judío, en su libro Bereshit 2:17, la Escritura original que Jesucristo usaba para discipular, y que luego dio lugar al ‘Génesis’ de la traducción griega).
    La verdad que resulta para los incrédulos como el ‘cuento de la Caperucita’, aunque para contradecirlo, como alternativa, presenten versiones fuera de toda razón y de lógica, como la del ente marino que fue del agua a la tierra, se convirtió en gran mamífero y luego regresó al mar, transformando sus patas traseras en una gran cola y perdiendo las delanteras, mientras la nariz se le subía a la cabeza… Una fantasía no superada ni en Harry Potter, y presentada como ‘criterio científico’.

    Lo que la teoría de la selección natural, (pretendida explicación científica), instruye, es que en cada proceso, se fue capaz de variar por sí mismo toda la información genética de un ser hasta el otro. Pese a que está experimentado, que cuando cambia en lo más mínimo, lo que hace es crearse mutaciones dañinas, en el 99% de los casos, y pese a que jamás se ha logrado demostrar tampoco el fundamento de estos cambios: la indispensable transformación de la célula procariota en eucariota, que pudiera hacer esto, al menos, ínfimamente creíble.

    Le aconsejo que visite la página y razone luego si es posible la mejora genética a partir de mutaciones provocadas por desbarajustes inducidos en las intrucciones precisadas en el ácido desoxirribonucleico. Verá enfermedades hasta hartarse; no estará ante evidentes procesos en que el hombre ‘evolucionó’ desde el hipotético homínido hasta la perfección lograda hoy, sino, en todo caso, lo contrario: pasos en los que la raza humana se dirige hacia su extinción. El final programado por el Creador: una cada vez más limitada vida material, que dará lugar a la eterna vida en el espíritu, la energía que en realidad sustenta al ser humano.

  26. kabish dice:

    “La información codificada en el ADN del ser vivo tiende a decrecer; la evidencia está en las múltiples enfermedades consideradas como raras”

    !?

  27. jolimu dice:

    Perdone no haber respondido antes a su planteamiento; no lo he visto hasta ahora, que he entrado para clasificar este artículo dentro del tema ‘Evolución’, recién creado.
    1- Con respecto a los cromosomas madre/padre; es obvio que estaba mal planteado y señalaba hacia el error, así que lo he corregido; muchas gracias por su aclaración.

    2- Ahora bien, sobre los algoritmos, (que suceden porque ‘alguien’ ya estableció antes una secuencia de operaciones en un programa), creo que usted soslaya lo más importante: Cuando según la teoría evolutiva, surge la célula procariota inicial, a partir de sustancias inorgánicas, ¿cómo se codificó la primera información del primer ADN?
    Si según los biólogos evolutivos, ese proceso no se derivó de una inteligencia, se desprende que no existía programa aun; el planteamiento de la ‘selección natural’ dicta que todo surgió del ‘azar’. Luego, si no hubo programa, tampoco pudo haber algoritmo.

    Y por otra parte, si lo hubo [como obviamente tuvo que haberlo], ese hecho señala hacia una inteligencia, no hacia el azar. El azar es incapaz de situar en orden cronológico 12 mil millones de pares de bases. El azar es incapaz de situar en su punto específico del genoma, los codones de inicio y fin de cada secuencia que codifica para cada proteína.

    ¿Surgió ya con toda esa precisión, órdenes de síntesis proteica, codones de ‘Inicio’, ‘Parada’, el proceso de la transcripción, etc, por sí misma? ¿Se programó a sí misma la célula? ¿’Codificó’ ella misma la información necesaria, que aun no existía hasta entonces, para una síntesis de proteínas a partir de aminoácidos?
    ¿Es qué no se dan cuenta de la incongruencia de tal planteamiento? ¿Cómo es posible que personas con tantos estudios no sean capaces de percibir esta incoherencia?

    La selección natural supone que hubo una primera célula procariota que logró hacerse eucariota. Pero eso nadie lo ha visto nunca, ni siquiera la intención genética de tal paso, pese a que hay microscopios desde el 1600, y pese a que cada bacteria crea millones de cepas nuevas cada 15 minutos. ¿Quién entonces creó el primer ‘programa’ con las instrucciones que existen en la célula procariota? ¿Quién creó el que existe en la eucariota, la que conforma todos los animales y plantas?

    Hoy, los ribosomas, el ‘taller’ de confección, ensamblan proteínas solo a partir de la información genética que les llega del ADN, transcrita en ARN mensajero; pero si usted, aun con la experiencia celular adquirida en los hipotéticos miles de millones de años, altera la información en el ADN, habrá células mutantes, y no es posible revertir la situación para crear las células normales originarias que surgieron sin dicha información.

    Lo saben muy bien; ¿cómo insisten en tal contradicción, e incluso plantean que tal criterio resulta ‘científico’?

    ¿Cómo surgió el primer programa que engloba todo un código genético? Debe entender que, siempre según la teoría de la evolución, en los inicios, al no existir ni siquiera la célula eucariota, era imposible que existiera la progamación adecuada para crear la mitocondria, el núcleo, citoesqueleto, aparato de Golgui…

    Es esa, exactamente la cuestión; la evolución plantea que toda la información programada en el ADN surgió luego de miles de millones de años, por su propia organización. ¿Y antes qué? Porque no debemos olvidar que la información antecede a la célula: primero la instrucción para elaborar cada una de sus partes, y luego la elaboración de estas. Eso es lo que se ve en todos los laboratorios del mundo.

    La teoría evolutiva insinúa que primero surgió ella sola, por azar, y luego comenzó a codificarse a sí misma, y eso no es real; mucho menos científico, pues donde hay código, es imprescindible que exista antes un codificador. ¿No se da cuenta de que resulta imposible razonarlo de otra forma?
    La evolución es incapaz de explicar la aparición del código genético, por mucho que se esfuercen: si no hay inteligencia, no hay programa; si no hay programa, no hay algoritmo.

    3- La información codificada en el ADN del ser vivo tiende a decrecer; la evidencia está en las 20000 enfermedades genéticas ya reconocidas, y en las múltiples enfermedades consideradas como raras porque van apareciendo poco a poco y aun los cromosomas no la han multiplicado lo suficiente en la sociedad. La prueba de que están en los inicios es la poca afectación sobre las personas. Un ejemplo de esto lo tenemos en la ‘telangiectasia’, que afecta a una de cada 40/100 mil personas en el mundo entero.

    Por otra parte, está el caso de las “Formas L”, que no son más que un tipo especial de crecimiento bacteriano derivado o inducido; variantes morfológicas observadas en algunas bacterias.
    En algunas oportunidades la bacteria, al ser revertida, conserva todas las características de la célula original, pero en otras, se pueden observar algunas diferencias en la composición de la pared, producción de metabolitos, así como también en la estructura antigénica y resistencia a antibióticos.

    Pues bien, estas diferencias han sido atribuidas, entre otros mecanismos, a pérdida de ADN cromosómico y pérdida del ADN del plásmido.

    Científicos creacionistas (microbiólogos, zoólogos, etc) están trabajando, por citar un caso, sobre el que las mutaciones que aparecen de forma natural, se deban a una pérdida de la información codificada en el ADN, que motiva, durante la síntesis proteica, la alteración de un aminoácido por otro mientras se ejecutan los tripletes.

    Las duplicaciones génicas que usted plantea no tiene nada que ver con lo que yo digo; me refiero al ADN original. Ya sé de todo el bombardeo al que ustedes someten a distintas entidades que caiga en sus manos; he visto a una mosca drosophila saliéndole una pata de la cabeza debido a las radiaciones de laboratorio. Algo que no es nuevo, pues todos conocen los efectos mutantes de las radiaciones ionizantes: Hiroshima, Nagasaki, Viet-Nam y otros, han sido vivos ejemplos. Pero no es eso de lo que se habla, ni de las replicaciones y duplicaciones, sino de las mutaciones, las delecciones, las trisomías…

    4- Sobre un Creador sin necesidad de hacer ‘prueba y error’ al mismo tiempo, recordarle que Él es perfecto; no se sube a un mango de 15 ms de altura para caerse luego, ni le gustan los deportes de riesgo, que someten al cuerpo a todo tipo de trauma. Él sabía lo imperfecto y ‘limitado’ del conocimiento de quien sería su obra maestra, así como los riesgos a los que se sometería durante toda su vida; por eso creó la reparación tisular, la proteína AT, la Ku, la p53… y todos los recursos de regeneración celular que usted debe conocer.

    Es decir, preparó todas las condiciones de ayuda fisiológica para un ser autosuficiente, que piensa que no comete errores y que ‘se las sabe todas’, aunque constantemente, desde hace siglos, la Ciencia le demuestre un conocimiento nuevo.

    5- Con respecto a su suspicacia hacia la ‘perfección biológica de la Naturaleza’, le recuerdo que la evolución, pese a contar con todos los recursos mnemotécnicos, y con la especial ‘sabiduría’ de los biólogos evolutivos, aun no ha sido capaz de crear una simple célula eucariota, con sus orgánulos correspondientes. Creo que sería sabio no criticar algo, a cuya altura aun no se ha podido llegar.

    6- En cuanto al hueso del cóccix, recordarle que se flexiona anteriormente, de forma ligera, indicando que ayuda a soportar el peso del cuerpo, como un amortiguador. Así como que ofrece apoyo a los músculos glúteo mayor y coccigeo, y al ligamento anococcígeo. También a la intersección fibrosa de los músculos pubococcígeos, indicando todo esto que tiene una participación en la función articular del cuerpo y de sostén muscular.

    Solo es un vestigio para los evolucionistas, que a todo lo que no pueden darle respuesta lo clasifican a su modo. Lo mismo ocurrió con la hepífisis, la hipófisis, las amígdalas, el epéndice… órganos a los cuales ya la verdadera Ciencia, no la especulativa, le ha puesto función.

    ¿Tengo que recordarle que el evolucionista Robert Wiedersheim publicó una lista de casi un centenar de órganos vestigiales en los que incluyó a las amígdalas, el bazo, el apéndice, el oído externo, la glándula pineal, todos estos con sus funciones bien definidas actualmente?

    ¿Tengo que recordarle que Stephen Jay Gould declaró también al clítoris como vestigio? Sin embargo, la Ciencia ya ha definido exactamente como se forma, diferenciándose perfectamente del pene, cuando ocurre el proceso embrionario y en su dotación genética se incluye el cromosoma Y, principal determinante de la diferenciación sexual, postulando la existencia del gen SRY.

    Hoy se sabe que en ausencia de este factor, las gónadas derivan hacia ovarios, el tubérculo genital forma el clítoris; el pliegue uretral crea el meato urinario y la tumefacción existente se transforma en los labios mayores de la vulva femenina.

    7- También está confundido con el cáncer, al atribuirlo a la imperfección de la Creación de Dios. Esto ya fue alertado por el mismo Creador en el Génesis, cuando le dice a Adán, debido al pecado: ‘Muriendo morirás’, en el original judío Bereshit 2:17. El libro usado por el propio Jesús cada vez que recurría a las Escrituras, que luego de una no muy buena traducción, por lo incomprensible en aquel momento, dio lugar al ‘de cierto morirás’ del Génesis griego.

    Las investigaciones científicas ya han podido clasificar las demás causas de la siguiente forma: alimentación: 35%, contaminación: 2%, trabajo: 4%, alcohol: 3%, el tabaco: 30%, radiación solar: 3%, infección: 10%, radiación nuclear: 1%.

    8- Sobre su ‘caos espontáneo’, me parece que ya he hablado lo suficiente: no han logrado crear una simple célula, pese a que disponen de todos los adelantos tecnológicos posibles, y de una inteligencia de la que se jactan. Sin embargo, pretenden hacer creer al mundo que toda la Biología del Planeta, con trillones de células a la ‘n’ potencia, fue capaz de surgir por casualidad, gracias a ambiguos cambios del entorno… ¡Por favor, seamos al menos un poco racionales, que hay cerebro y materia gris escuchándoles!

    9- Por último, decirle que mi motivación no es el miedo, sino el razonamiento; de hecho, todo lo que he escrito aquí creo que deja patente que soy capaz de razonar, al menos, normalmente. Considero que su mención de la Ciencia, lejos de favorecer la selección natural, constituye un clavo en su ataud, pues ya se ha visto que el ADN, la reparación tisular, la proteína Ku, la AT, la magia del Telómero… todo obedece a un programa, y nadie ha podido demostrar nunca que un primer programa surga de una casualidad; eso es tan improbable, como que se origine una riada en el desierto de Atakama.

    ‘¡Háganme una célula y moveré al mundo! ‘
    ¿No es eso lo que está pidiendo Darwin desde su tumba?

  28. aloctavodia dice:

    “la información de una corresponde a la madre y la de la otra al padre.” Esto no es así. Los seres humanos tenemos 23 pares de cromosomas la mitad viene del padre y la otra mitad de la madre. cada cromosoma es un sola cadena de DNA (es decir cada cromosoma es una doble hélice).

    “Jamás se ha visto que nada surja sólo con materia prima, tiempo y azar” usted se equivoca la evolución biológica lo hace (pero como usted se empecina en no aceptar las pruebas…) En informática existen lo que se llaman algoritmos genéticos o evolutivos. Como funcionan… emulando la evolución por selección natural. Estos programas toman un trozo de información digamos por ejemplo un programa que ejecuta una tarea determinada e introduce modificaciones al azar en el código del programa generando programas hijos, estos programas se ejecutan y se mide la eficiencia con la cual funcionan los mas eficientes sobreviven y el resto es eliminado el procesos se itera una y otra vez y al cabo deun tiempo se obtiene un programa que hace la tarea requerida de forma más eficiente. Esta estrategia también se usa en general para optimizar variables. Estos programas demuestran que mutaciones mas selecciones pueden producir adaptaciones…

    “La información genética de un ser tiende a decrecer” esto es absolutamente mentira, si usted dice esto desconoce las duplicaciones génicas, o la evolución dirigida (tome un conjunto de bacterias que son incapaces de alimentarse de algún compuesto o que son incapaces de sobrevivir a un antibiótico, por que carecen de las enzimas necesarias para hacerlo) sométalas a radición UV u otros agentes mutagénicos, cambie las condiciones del entrono de forma gradual (por ej, reduzca las cantidades de alimento y aumente las del compuesto que no pueden aprovechar). al cabo de unas generaciones tendrá bacterias capaces de aprovechar una nueva fuente de alimento o de resistir un antibiótico.

    “debe también existir alguien que la ‘codificó’. ¿O no?” si esto fuera así el DNA hubiera sido la primer y única molécula capaz de alojar información, hoy tenemos pruebas de que en realidad primero “se uso” RNA e incluso puede que algunas moléculas más simples hayan sido primero que el RNA. Si Dios hubiera sido el “Creador” que necesidad hubiera tenido de hacer prueba y error????

    “la perfección biológica de la Naturaleza entera”, ehhh la naturaleza dista mucho de ser perfecta… existen vestigios como los huesos del coxis, incluso la maquinaria celular o el sistema inmune no son perfectos (si así lo fueran el cancer no existiría).

    “con toda su diversidad, no pudo haber surgido caóticamente espontánea: sin guías de leyes y procesos diseñados, calculados y establecidos de antemano.” Claro que existen leyes quien las niega??? pero son leyes de la física y la química y biológicas la que siguen los seres vivos, y hay una guía que es la selección natural (que no es más que una forma abreviada de decir las interacciones de un organismo con todo su entorno). y no no hace falta que de antemano se fije un curso. Al menos de forma metafórica se puede decir que los organismos evolucionan hacia estados de equilibrio guiados por optimización de ciertas variables (de forma similar aunque mucho mucho más compleja que como transcurre una reacción química). La cuestión es que el equilibrio cambia con el tiempo por que el entorno cambia .

    “Si la evolución quiere dar otra explicación que la bíblica, debe comportarse con seriedad e ir también a los orígenes de las montañas, el cielo… el mar.” A ver la ciencia se hace fragmentando problemas y estudiándolos por separado, la Teoría de la evolución es una teoría de la biología por ende solo explica que sucede con seres vivos. La geología se encarga del estudio de las montañas (y es la Teoría de la tectónica de placas la que explica el surgimiento de las montañas), el cielo es estudiado por la meteorología. Muchas veces se da que eventos estudiados por disciplinas separadas a veces se unen, por ejemplo la geología nos dice que la creación de las montañas requiere de mucho tiempo e incluso nos dice que la edad del planeta tierra e de muchos millones de años, lo mismo que nos dice la paleontología y lo mismo que nos dice la biología molecular y es lo que predecía la teoría de la evolución…

    “No podemos decir que el hombre evolucionó del mono” Claro que no quien lo diga es estúpido o desconoce las evidencias, tanto el mono como el hombre descienden de un ancestro común.

    “Eso es menos inteligente que decir que la inmensa complejidad de la suma de entes biológicos existentes, plantas y animales, es producto de un diseño bien definido.” Señor si usted no tiene un ápice de imaginación o no es capaz de ver las evidencias el problema creo que es suyo… Lamento decirle que eso del sentido común no es muy valido que digamos, si así fuera, la cuántica, la teoría de la relatividad y otras teorías más serían puras falacias…

    El problema con gente como usted es que tienen miedo de aceptar la realidad y prefieren seguir creyendo mitos creados cuando el ser humano no comprendía prácticamente nada de su entorno. La ciencia no se trata de creer, se trata de cotejar evidencias y todas las evidencias nos dicen que la evolución es un hecho. La ciencia no puede decir que Dios existe o no, pero si puede decir que es una hipótesis innecesaria.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: