EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA I vs. EL PROYECTO DEL HOGAR.

¿MAMÁ CON ERECCIÓN Y PAPÁ MENSTRUANDO?

Ha sido dado el pistoletazo de salida: los nuevos tiempos -según algunos- no deben medirse con relojes viejos, y si de algo puede jactarse la nueva ley que tanta efervescencia ha despertado entre los españoles, es que este nuevo ‘cronómetro’ ha sacudido los fundamentos de la base constitutiva de la sociedad: la familia.

No es que todos los puntos que engloba el nuevo reglamento estén mal; pero la bonanza que encierran aquellos que resultan positivamente regulados, queda apagada por la gigantesca sombra que despliega el de la generalizada ‘igualdad de géneros’ sobre el sector más importante de la nación,  los futuros dirigentes del país: los niños.

No se puede instruir a un inocente, limpio aún de la perversidad humana, sobre el que un matrimonio puede ser entre ‘dos padres’ o ‘dos madres’, de la misma forma que ha venido siendo internacionalmente, desde que la primera mujer se unió al primer hombre para traer al mundo a un primogénito. No existe tal igualdad ni biológica ni síquicamente.

Todos tenemos los mismos derechos… pero no todos somos iguales. La ‘Naturaleza’, siempre por delante de la inteligencia humana en cuanto a conocimiento, diseño y planificación, se encarga de dejarlo todo bien clarito. En cuanto a los atributos sexuales, la única similitud es que todos tenemos pezones, pero, ¿implica ello que en algún momento, en esa ‘fantasía’ IMPROBABLE que es la evolución de las especies, el macho amamantó alguna vez a un bebé prehistórico y que el pezón en el hombre es un órgano vestigial?

Esto se responde en el libro de Bergman y Howe ‘Vestigial Organs’ are Fully Functional: (Creation Research Society Monograph No. 4) Los varones tienen pezones por el patrón embriológico común seguido durante el inicio fetal: los embriones empiezan produciendo rasgos comunes al varón y a la mujer (un ejemplo de “economía diseñada”) Los pezones forman parte de este diseño económico; mas, tal como Bergman y Howe indican, el afirmar que son inútiles, es discutible.

La testosterona indicadora de la masculinidad, llega en el tercer mes de embarazo, (para los del cromosoma Y) formando la actividad genérica de los genitales y la zona asociada del cerebro. Pero para entonces, esas papilas mamarias ya no se moverán de ahí.

El calificativo: ‘vestigial’, se aplica a la parte biológica que ha perdido su función, pero que la tuvo en ‘sus antepasados’. Algo con lo que no estoy de acuerdo, pues  la ‘ciencia’ ha calificado anteriormente como tales, a elementos que posteriormente se ha descubierto su oficio en el organismo. En 1893, Robert Wiedersheim publicó una lista de 86 órganos humanos de los que se desconocía su función. Teorizando que eran vestigios de la evolución, los llamó “vestigiales”; pero la misma Ciencia le ha hallado funciones a la mayoría de ellos y la lista de órganos humanos considerados como vestigiales es mucho menor, y muy debatida.

Tal vez la estructura “vestigial” más conocida fue el apéndice vermiforme. Hasta finales del siglo XX, no se le atribuían funciones identificadas claramente, pero la revista New Scientist manifiesta en uno de sus artículos que aunque se solía creer que el apéndice no tenía función y era un vestigio evolutivo, ya no se piensa igual, pues se le supone una actividad inmunológica que provee al embrión que se desarrolla, y que continúa funcionando incluso en el adulto. Se deduce que actúa sobre las células inmunes que circulan, los antígenos de las bacterias y otros organismos que cohabitan en su intestino, para que su sistema inmunológico les identifique, diferenciándoles del enemigo y no cause daño a las procariotas que coexisten felizmente en el cosmos interno del ser humano.

Conforme pasa el tiempo, aumenta el conocimiento del hombre y se ratifica la perfección del cuerpo humano.

Pero volvamos al tema: los niños y la familia.

Existen países donde está aprobada por ley la adopción de niños por parte de homosexuales. Esa legislación responde a la continuada reivindicación del colectivo gay y lésbico: parte constitutiva ineludible de toda civilización, desde tiempos ancestrales. En Levítico y Éxodo, aparecen las primeras leyes de comportamiento en las que se ve implicada esta parte de la sociedad que ya existía desde entonces.

Para un grupo importante de personas, el sexo es visto como una inmensa e incomparable fuente de placer; para otros, que se decantan por el poder, las artes o la religión, no lo es tanto. Pero, de cualquier manera, el fundamento del sexo es la ‘procreación’: la familia en un hogar.

Hay todo un complejo aparato reproductivo que así lo confirma; diferencias genitales que exigen que una parte de la pareja sea ‘donante’ y la otra ‘fecunda’. Es decir, el diseño original responde a las expectativas del espermatozoide que busca un óvulo para fertilizarlo y comenzar el mágico prodigio de la concepción.

Esta establecerá otro complejísimo proceso por el que comenzarán a diferenciarse las nuevas células entre sí: el hueso será hueso y la carne, carne. Igual ocurre con la piel, el aparato circulatorio, sistemas nervioso central y periférico, los órganos, etc. Así funciona el diseño; y este ser, a su momento, deberá sentirse atraído por alguien del sexo opuesto, para repetir el mismo ancestral ciclo. Lo que esté fuera de esto: hombres con hombres, mujeres con mujeres o seres humanos con animales, va contra lo programado genéticamente; prueba de ello es que los homosexuales pasivos también tienen erección.

Si alguien de inclinación distinta a la normal reclama el derecho de satisfacer sus apetitos, será una opción de responsabilidad personal por la que, créanlo sin ver provocativas amenazas: tendrán que rendir cuentas. Todos, sin excepción responderemos; cada cual por su lastre.

Ahora bien, si se reclaman derechos individuales, se debe ser coherente con los derechos del niño a vivir en un ambiente familiar; no por un decreto real o legislación humana, sino por el dictado de la propia Naturaleza. Un niño abandonado por sus padres o el huérfano víctima de un accidente que les arrebató a los suyos, ya tienen suficiente con haber comenzado su enfrentamiento con el mundo, contando con un mal juego de naipes: los que la vida les ha entregado sin considerar sus propios anhelos.

¿Por qué arrastrarlos además a convivir con dos personas imposibilitadas biológicamente a tener descendencia? ¿Por qué obligarles a ver los ‘mimitos sexuales’ de dos seres del mismo sexo? ¿Por qué negarles la misma opción de un padre y una madre, hasta que sean capaces de decidir por sí mismos su orientación sexual? ¿Por qué ese egoísmo sin frenos?

No se puede justificar la imposición de un estilo de vida, con el ansia personal por incluir al niño en una familia que les diferenciará del resto de compañeros del aula. No se trata de adoptar a un perrito o gatito, sino de un ser humano con los mismos derechos de todos; una decisión tan grande y con tantas implicaciones debía ser más seriamente meditada por los organismos competentes, más allá del ‘voto’  potencial y del ‘rasgado de vestiduras ante lo políticamente incorrecto’.

¿Qué a esto? ¿Soy homófobo? ¡De ninguna manera! A lo largo de mi vida, haya sido por motivos de trabajo o porque de alguna forma estuvieran vinculados en mi familia o la de alguna amistad, he tenido relaciones personales con gays; todos los que he conocido han resultado excelentes personas y compañeros: buenos hijos e inmejorables trabajadores, serviciales y de buen corazón.

Mi sangre es ‘0’ negativo, soy donante universal; si alguien, sea gay o lesbiana, la necesita, puede contar con ella sin dudarlo. Si hay que aliarse a alguien, y en una de las esquinas hay un asesino, un pederasta, un violador, un maltratador o alguien de ese estilo, yo estaría junto al homosexual, ¡sin dudarlo!

Todos somos conscientes de cómo están funcionando los hogares actualmente: los divorcios se han disparado y cada día son más los niños separados de uno de sus padres. La pregunta es: ¿Resuelve esta problemática la adopción homo? ¡Pues va a ser que no! Ahí también pululan las infidelidades, las discusiones de ‘pareja’, las separaciones… y la vuelta a unirse con gente nueva. Tanto o más que en las relaciones convencionales hombre/mujer.

En el próximo artículo, como continuación de este, se profundizará sobre ello con la estadística de la que disponemos, intentando abordar las consecuencias que hereda la sociedad, debido a las fallas en el Proyecto del Hogar.

Pero, ahora, en lo referente al hogar y los niños, sí tengo que posesionarme (desde el amor, aunque parezca incongruente) en contra de toda adopción que no contenga la raíz que genera la familia: un matrimonio constituido por un papá y una mamá de esos de toda la vida; bien definidos, estructurados y que representen la mejor de las expectativas para quien no conoce hogar afectivo.

¿Papá menstruando o Mamá con erección? ¡A mí que me busquen donde eso no exista!

**********

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: